Cadenas de valor en Kenia

Paso a Paso 103 - Espíritu emprendedor

Paso a Paso 103 contiene un sinnúmero de consejos prácticos sobre cómo tener una empresa exitosa.

ESTUDIO DE CASO: Cadenas de valor en Kenia

Compilado por Bertha Chunda 

Bertha Chunda

La organización Farm Concern International (FCI) se especializa en el análisis de cadenas de valor y el fomento del acceso de los granjeros a los mercados. FCI estimula a la gente a producir lo que se vende en lugar de limitarse a intentar vender lo que ellos siempre han producido.

En el subcondado de Marsabit, en el norte de Kenia, las constantes sequías y la escasa infraestructura han contribuido a los altos niveles de pobreza. FCI ha estado trabajando con las comunidades en Marsabit para ayudarlas a encontrar maneras de aumentar sus ingresos.

En primer lugar, FCI analizó el mercado local para determinar qué productos tenían demanda y cuáles tenían probabilidades de generar la mayor cantidad de ganancias a los granjeros. Una vez que identificaron estos productos, analizaron las cadenas de valor para determinar cuál era la etapa más indicada para implementar cambios con el fin de agregar valor.

Cambio de cultivos 

FCI llegó a la conclusión de que muchos granjeros cultivaban y vendían frijoles y maíz, es decir, cultivos que no se dan bien en las zonas con poca lluvia. Además, el maíz se vende solo por 46 chelines kenianos por kilo en los mercados. Por otro lado, había gran demanda de soya verde, un cultivo resistente a la sequía y adecuado para el clima de Marsabit. El precio de mercado de la soya verde en temporada alta era de 70 chelines kenianos por kilo. Los granjeros pronto comprendieron que iba a ser más rentable cultivar soya verde.

Los ingresos de Hakule Dida aumentaron cuando comenzó a cultivar soya verde en lugar de maíz y frijoles. Foto: Farm Concern International (FCI)
Los ingresos de Hakule Dida aumentaron cuando comenzó a cultivar soya verde en lugar de maíz y frijoles. Foto: Farm Concern International (FCI)

Nuevos productos y servicios de transporte 

Otro producto potencial que FCI identificó fue la leche de camello. Las familias de Marsabit producían leche de camello de sobra para sus propias necesidades, pero desechaban el exceso. FCI sabía que la leche de camello tenía una gran demanda y que sería una buena fuente de ingresos. 

Antes, los comerciantes no podían comprar leche de camello en la zona porque se habría echado a perder durante su recogida de las granjas. No obstante, FCI ayudó a los granjeros a organizar un punto de recogida central. Enseñaron a los granjeros a almacenar la leche en recipientes de acero inoxidable limpios, ya que en los de plástico se echaba a perder antes de llegar al mercado. 

Mercados para los granjeros 

La tercera cadena de valor que FCI determinó que podía mejorarse era la de cabras y ovejas. El mercado del ganado se encontraba a dos días de viaje y los animales perdían peso durante el viaje. Los granjeros tenían poco poder de negociación y aceptaban precios bajos por su ganado. En el mercado tenían que vender a través de intermediarios, que se llevaban un porcentaje de las ganancias.

FCI movilizó a las comunidades de Marsabit para crear «aldeas comerciales», donde pudieran vender sus productos juntos y mejorar su poder de negociación. Por medio de las aldeas comerciales, FCI organizó reuniones entre los granjeros y los comerciantes locales. Los granjeros acordaron llevar a su ganado a un lugar central de su comunidad, que los comerciantes pudieran visitar para hacer sus compras. Así, tanto los granjeros como los comerciantes ahorraban tiempo y esfuerzo, y los granjeros obtenían un precio justo. 

Alianzas para el cambio 

FCI también aprovechó las aldeas comerciales para vincular a los miembros de la comunidad con otras entidades. Por ejemplo, invitaron a los bancos a visitar estos pueblos para que enseñaran a la gente a abrir cuentas bancarias y le hablaran sobre la importancia del ahorro. El Ministerio de Agricultura proporcionó capacitación sobre técnicas agrícolas.  

Una comunidad transformada 

El proyecto representó un verdadero cambio en la vida de la gente. Los niveles de ingresos domésticos aumentaron de forma considerable. En uno de los pueblos, los ingresos de las mujeres aumentaron desde menos de 1 dólar al día a por lo menos 10 dólares diarios –y en algunos casos, a 30 dólares diarios– gracias a la venta de leche de camello. 

La zona era conocida por sus conflictos tribales. No obstante, el trabajo conjunto en el proyecto mejoró las relaciones entre las tribus y las personas de distintas religiones, y entre los hombres y las mujeres. Además, los índices de delincuencia disminuyeron. La gente joven ahora se dedica de lleno a ganar dinero y tiene menos probabilidades de involucrarse en comportamientos negativos, como el consumo de drogas. 

Varios participantes comentaron: «FCI ha demostrado el valor de lo que la gente ya tiene. La mayoría de las ONG traen cosas, pero eso no sirve para lograr una transformación. Pero FCI nos ha empoderado».

Este estudio de caso fue investigado y compilado por Bertha Chunda, asesora mundial de seguridad alimentaria de Tearfund. 

Sitio web: www.farmconcern.org 
Correo electrónico: bertha.chunda@tearfund.org

Si desea leer más sobre cómo analizar cadenas de valor, haga clic aquí.