Educación sanitaria para mujeres en Afganistán

por Mark Larson

Foto: Marcus Perkins
Foto: Marcus Perkins
La organización SERVE dirige un programa de educación comunitaria en salud para mujeres en la Provincia de Nangarhar, Afganistán. Trabajadoras de salud capacitan a mujeres y madres jóvenes en educación en salud preventiva por medio de clubes en los hogares en las aldeas. La mayoría de estas mujeres no sabe leer y tiene poco acceso a la educación. Por lo tanto, se ofrecen lecciones de alfabetización junto con la educación en salud para permitirles a las mujeres acceder a información escrita sobre salud, a orientarse en un hospital y leer las instrucciones que vienen con los medicamentos.

Masuda asistió a uno de estos clubes y describe su experiencia:

‘Cuando la maestra del club llegó a mi casa buscando estudiantes para el club de salud, ella me explicó sobre el programa. Yo decidí que esta era una buena oportunidad para las mujeres de modo que decidí participar en la clase. Unos días más tarde la clase inició y asistí a las lecciones. Pero desafortunadamente cuando mi esposo vio que no se ofrecía apoyo financiero, a diferencia de muchos otros programas de ONG que distribuyen alimentos, dinero y otras cosas, empezó a pelear. Me dijo, “No vayas a las clases de salud. ¿Qué beneficio tienen estas lecciones para nosotros? ¿Por qué estás perdiendo tu tiempo en lugar de estar en el hogar ocupándote de tus responsabilidades adecuadamente?” Se me hizo muy difícil explicarle lo importante que eran estas cosas. De todos modos y a pesar de todos los problemas, seguía asistiendo a la clase.

Un día cuando regresé de la clase mi hijito tenía una fiebre alta y estaba muy irritable. Mi esposo estaba muy enojado conmigo y me culpaba de no haber atendido apropiadamente a mi hijo. Afortunadamente, una semana antes había asistido a una lección sobre la fiebre y ya sabía qué hacer cuando una persona tiene fiebre. Inmediatamente seguí las instrucciones que había recibido en mi lección y después de unas cuantas horas mi hijo mejoró. Cuando mi esposo llegó para llevar a nuestro hijo al doctor encontró que ya estaba mejor. Me preguntó: “¿Qué le hiciste?” Yo le expliqué a mi esposo lo que hice. Ahora se siente satisfecho conmigo.’

Mark Larson es el Coordinador de Relaciones con el Donante de SERVE.

SERVE, PO Box 4015, Karte Char, Kabul, Afganistán.

E-mail: donorrelations@serveafghanistan.org