Cómo preguntar

Foto: Isabel Carter
Foto: Isabel Carter

Todos usamos preguntas en nuestras vidas cotidianas. Frecuentemente el tipo de preguntas que hacemos puede representar diferencias importantes para la información que podemos recoger. El hacer el tipo erróneo de preguntas limitará la información descubierta.

Hay varios tipos importantes de pregunta:

  • preguntas cerradas que permiten a alguien sólo decir sí o no
  • preguntas capciosas que tienden a hacer a la persona que contesta responder de una cierta manera – normalmente sí o no – y que puede limitar la información recibida
  • preguntas ambiguas que son vagas y confusas de manera que la persona realmente no puede entender lo que está preguntándose
  • preguntas abiertas que permiten a la persona que contesta dar más información
  • preguntas de sondeo que buscan descubrir más sobre lo que yace detrás de las contestaciones iniciales.

No hay una manera correcta de hacer preguntas. Depende del propósito de la entrevista. Sin embargo, las preguntas abiertas y de sondeo normalmente son necesarias para descubrir información útil. Estas empiezan a menudo con una de los seis ‘palabras claves’: ¿Qué? ¿Cuándo? ¿Dónde? ¿Quién? ¿Por qué? ¿Cómo?

Un ejercicio de entrevista

Dividir a la gente en grupos de tres y pedirles que escojan a uno para actuar como entrevistador, uno como informador y el otro como observador. Sugerir algunos temas sobre los que hacer preguntas. Aquí hay algunas sugerencias:

  • atención de salud para la gente mayor en la región
  • diferentes usos para los árboles
  • buena práctica en el almacenamiento de suministros de agua para la casa
  • dónde obtener información sobre métodos para espaciar la familia
  • oportunidades de empleo en la región
  • vacunación del niño.

Dar diez minutos a cada grupo para intentar descubrir tanto como sea posible sobre su tema. Explicar que la buena indagación es como pelar las capas de una cebolla hasta que se alcance el centro o la razón. Antes de empezar, pedirle al grupo que sugiera algunas buenas preguntas de sondeo. Si les faltan las ideas, sugerir unas como ‘Pero ¿por qué?’ ‘Por favor, ¿me dicen más sobre eso?’ o ‘¿nada más?’

Permitir que cada grupo informe sobre sus hallazgos. ¿Se usaron preguntas capciosas? ¿Qué observaciones hizo cada participante? Si dos grupos han tomado el mismo tema, permitir que uno informe después del otro y comparar sus hallazgos.

¿Cuán fácil encontraron la entrevista? ¿Cuán bien mantuvieron las entrevistas? ¿Qué errores cometió la gente?

Errores comunes

  • no escuchar cuidadosamente (pero preparando la próxima pregunta)
  • hacer demasiadas preguntas cerradas o capciosas
  • ayudar al informante (a menudo contestando las preguntas propias)
  • hacer preguntas vagas o ambiguas
  • no explorar las respuestas de la gente
  • no darse cuenta de que ya se ha llegado a las propias conclusiones
  • retener al informante por mucho tiempo.

Tal vez a los participantes les guste repetir el ejercicio de grupo con un tema diferente para ver si sus habilidades de entrevista han mejorado.

Adaptado de ‘Improving listening and observation skills’ en A Trainer’s Guide for Participatory Learning and Action, 1995, por el International Institute for Environment and Development (IIED) E-mail: info@iied.org Web: www.iied.org

Ejercicio práctico

Usar este ejercicio para descubrir las diferencias entre las varias preguntas. Primero, decidir qué tipo de pregunta es cada una de las que siguen. Discutir situaciones donde estas podrían ser apropiadas y cuando podrían ser impropias. Luego sugerir maneras alternativas de hacer la misma pregunta.

  • ¿Cómo consigue usted su medicina?
  • ¿No es maravillosa la nueva posta de salud?
  • ¿Cómo encuentra usted la escuela?
  • ¿No debería cubrir usted su vasija de almacenamiento de agua?
  • ¿Qué hace usted la mayoría del tiempo como visitante local de salud?
  • ¿Lleva usted a sus niños a vacunarse?
  • ¿No preferiría usted cultivar variedades de papa mejoradas?
  • ¿Es verdad que es difícil encontrar información sobre el espaciamiento de la familia?