Cómo lograr los Objetivos de Desarrollo del Milenio

por El Reverendísimo Njongonkulu Ndungane.

Hay muchas formas de opresión y sufrimiento – pueden ser físicas, mentales, emocionales o espirituales. La pobreza es causada a menudo por la opresión, y normalmente causa sufrimiento. La pobreza debilita a las familias y daña las comunidades.

Hay 63 mil millones de personas en el mundo hoy en día. Más de mil millones viven con menos de un dólar al día. Casi 850 millones (una de cada siete personas) padece de hambre.

Los ocho Objetivos de Desarrollo del Milenio son el compromiso más ambicioso que los gobiernos mundiales hayan adoptado jamás para combatir la pobreza. El primer Objetivo de Desarrollo del Milenio es reducir la pobreza extrema y el hambre a la mitad antes de 2015.

Los siguientes seis objetivos se enfocan en las causas y consecuencias de la pobreza. Sus metas incluyen la reducción de la mortalidad infantil y el mejoramiento de la salud materna, el logro de la educación primaria universal, la lucha contra el VIH y el SIDA, el paludismo y otras enfermedades además de brindar acceso sustentable al agua potable.

El último objetivo del milenio es desarrollar una asociación global para el desarrollo. La única manera en que podemos siquiera empezar a lograr los otros siete es que todos trabajemos juntos. Esto incluye a los gobiernos, las instituciones internacionales, el sector comercial, el sector privado y la sociedad civil.

Si actúan juntos, los cristianos pueden jugar un papel vital al ayudar a sus asociados internacionales a cumplir con sus compromisos. Cuando trabajamos en conjunto, unidos como naciones y razas, como ricos y pobres y como hombres, mujeres y niños, tenemos una voz inmensamente poderosa e influyente. Debemos hablar fuerte y claro.

Los gobiernos del mundo pueden permitirse el lujo de hacer todo lo que sea necesario para lograr los Objetivos de Desarrollo del Milenio. Pero la pregunta es si tenemos o no la dedicación. Los gobiernos pueden proferir las palabras, pero necesitan todo el estímulo y presión que podamos entregar para lograr sus compromisos. Ellos necesitan oír que sus ciudadanos verdaderamente quieren que tomen las difíciles medidas que se requieren, para que podamos vivir en un mundo en el que haya ‘un poco para todos’, no ‘todo sólo para algunos’.

Desafío Miqueas

El Desafío Miqueas es una campaña contra la pobreza creada por 270 organizaciones miembros de la Red Miqueas y por la Alianza Evangélica Mundial que representa 3 millones de iglesias locales en todo el mundo. Busca movilizar a los cristianos de todo el mundo para trabajar juntos y hacer campaña por la justicia para los pobres, los sufrientes y los oprimidos. Anima a los cristianos a que pongan presión sobre los líderes mundiales para que logren los Objetivos de Desarrollo del Milenio.

Este desafío empieza con un pequeño versículo, en un pequeño libro de la Biblia: ‘Ya se te ha dicho lo que de ti espera el Señor: Practicar la justicia, amar la misericordia y humillarte ante tu Dios.’ (Miqueas 6:8)

Practicar la justicia – vivir según la necesidad y no según la codicia.

Amar la misericordia – reconocer en cada persona la imagen de Dios y concederles la misma dignidad, el mismo respeto, las mismas oportunidades que disfrutamos, en esta vida así como en la vida por venir.

Humillarte ante tu Dios – reconocer que toda la creación es el regalo de Dios, y que nosotros somos sus mayordomos, llamados a cuidar los recursos del mundo y compartirlos con todos.

Es un desafío para todos nosotros, extender la esperanza en este mundo sufriente. Como individuos todos podemos ayudar a poner presión sobre los líderes del mundo, para que trabajen para garantizar un mundo más justo y misericordioso.

Que el Señor nos bendiga mientras tratamos de seguirlo humildemente por el sendero a que nos llama.

El Reverendísimo Njongonkulu Ndungane es el Arzobispo de Ciudad del Cabo. Este artículo se adapta con su permiso de un discurso que pronunció en el lanzamiento del Desafío Miqueas en las Naciones Unidas en octubre de 2004. Para mayor información sobre el Desafío Miqueas, ver la pág 14.
E-mail: regine.nagel@micahchallenge.org
Web: www.micahchallenge.org


Los Objetivos de Desarrollo del Milenio

OBJETIVO 1 Erradicar la pobreza extrema y el hambre
OBJETIVO 2 Lograr la enseñanza primaria universal
OBJETIVO 3 Promover la igualdad entre los géneros y la autonomía de la mujer
OBJETIVO 4 Reducir la mortalidad infantil
OBJETIVO 5 Mejorar la salud materna
OBJETIVO 6 Combatir el VIH/SIDA, el paludismo y otras enfermedades
OBJETIVO 7 Garantizar la sostenibilidad del medio ambiente
OBJETIVO 8 Fomentar una asociación mundial para el desarrollo