Promoción de la salud en Darfur, Sudán

por Anne McCulloch 

Es importante conocer la mejor manera para mantener la salud propia y la de su familia. Este es el caso en especial de las personas en Darfur en Sudán, quienes han sido desplazadas de sus hogares debido a la lucha y están viviendo en condiciones básicas estrechas, en campamentos o con familiares. Tearfund está trabajando para suministrar agua potable y saneamiento en estas zonas y para ofrecer mensajes de salud apropiados de manera que las personas utilicen los recursos eficazmente

Clubes de salud

Foto: Anne McCulloch, Tearfund
Foto: Anne McCulloch, Tearfund

Se han establecido clubes de salud para poder comunicar mensajes de salud y ofrecer actividades divertidas a las mujeres y a los niños afectados por el conflicto. Los clubes en la frontera con Chad también incluyen a las personas nómadas quienes han tenido muy poco acceso a la educación y tienen el deseo de aprender sobre buena higiene. Hay clubes de mujeres para un total de 14.000 mujeres y clubes de niños para 65.000 niños en toda la región de Darfur. Para poder encajar en las rutinas diarias de las mujeres y permitir el acceso a los pocos niños que asisten a la escuela, los clubes suelen reunirse en la tarde dos veces a la semana.

Cada club es dirigido por un grupo de facilitadores locales voluntarios. Los clubes de niños también tienen un ‘animador’ en cada grupo de aproximadamente 50 niños. El animador es un niño que guía a sus compañeros y promueve la higiene por medio del ejemplo.

Los clubes de mujeres ofrecen la oportunidad de un momento social y para debatir el modo de asegurar que ellas y sus familias se mantengan saludables. Se utilizan varios métodos para comunicar y debatir sobre la salud. Por ejemplo, como saltar al son de la música es parte de la cultura de una de las tribus locales, las mujeres disfrutan saltando al son de varias canciones y rimas sobre higiene.

Los clubes de niños involucran una gama de actividades relacionadas con la salud, como el uso de marionetas, cuentos, canciones, franelógrafos, dibujos, teatro, rimas para saltar y juegos. Una actividad participativa es la ‘tabla de clasificación’ en la cual se hace una pregunta a los niños como, ‘¿con qué frecuencia te lavas las manos?’ Se muestran distintas opciones por medio de imágenes dibujadas en el suelo con un palo. Los niños utilizan una piedra para marcar su respuesta. Luego comparan su respuesta con las respuestas de otros niños. Las respuestas pueden registrarse y la actividad puede repetirse después de un tiempo para examinar cómo está cambiando la conducta relacionada con la higiene.

Alcanzar a los hombres con mensajes sobre higiene tiende a ser más difícil que alcanzar a las mujeres y los niños pues ellos creen que ya están muy bien informados sobre higiene y no les atraen mucho los métodos utilizados en los clubes de mujeres, como cantar canciones. A veces reciben este tipo de mensajes en las reuniones comunitarias. También aprenden por medio de visitas domiciliarias, otro de los elementos del programa. Algunos hombres se han ofrecido como voluntarios para participar como facilitadores en los clubes de niños.

Visitas domiciliarias

Visitadores domiciliarios visitan los hogares en la zona para transmitir mensajes sobre higiene y ayudar a las familias a poner en práctica lo que están aprendiendo en los clubes. Ellos ofrecen apoyo adicional a las familias vulnerables como al identificar a los niños desnutridos para el programa de nutrición. Los visitadores domiciliarios están capacitados para ofrecer apoyo psicosocial a las familias cuando es necesario.

El visitador domiciliario verifica que la letrina esté limpia y bien conservada, y que haya agua y jabón o ceniza disponible para lavarse las manos. Si la inspección es exitosa, el visitador domiciliario coloca una bandera afuera de la letrina para mostrar a los vecinos que está bien cuidada. En la próxima visita, si la inspección no es exitosa, el visitador domiciliario retira la bandera. Este método simple ha probado ser muy exitoso en motivar a las personas a cuidar de sus letrinas, aunque funciona mejor para letrinas que son utilizadas por un solo hogar que para letrinas compartidas. Por tanto, Tearfund está tratando de facilitar más letrinas domésticas. Este método también empodera a los visitadores domiciliarios, porque la presencia de las banderas muestra el fruto de su propia labor de educar a los hogares.

La capacitación de los voluntarios

Cada mes los facilitadores, los animadores y los visitadores domiciliarios de los clubes reciben capacitación. Los mismos voluntarios deciden el contenido de la capacitación. Por ejemplo, durante la temporada de mangos puede que soliciten capacitación sobre el lavado de las manos y la diarrea pues las personas tienden a recoger y comerse los mangos sin lavar la fruta o sus manos. En el invierno puede que los voluntarios soliciten capacitación sobre resfriados.

A los voluntarios se les enseñan mensajes sobre higiene y varios métodos para comunicar esos mensajes. Algunos de los facilitadores no saben leer, así que se proporcionan imágenes para ayudarles a recordar las diferentes actividades que ellos pueden compartir con la comunidad.

Distribución de jabones

Las Naciones Unidas ha contratado a Tearfund para distribuir jabón en las comunidades en Darfur. Esta distribución ha sido incorporada al programa de salud. Existen tres métodos de distribución de jabón:

Foto: Anne McCulloch, Tearfund
Foto: Anne McCulloch, Tearfund

1 Se distribuye jabón en los clubes de mujeres y de niños. En la actualidad se entregan dos barras de jabón mensualmente a cada persona.
2 Se distribuye jabón durante las visitas domiciliarias. Cada hogar recibe cuatro barras de jabón mensualmente. Esto está por debajo del mínimo recomendado, pero los niños que viven en muchos de estos hogares asisten a los clubes donde también reciben jabón.
3 Mensualmente se entregan ocho barras de jabón a cada facilitador, animador y visitador domiciliario como incentivo por participar en el programa. 

Esta distribución de jabón ha reforzado los mensajes transmitidos en los clubes y ha dado como resultado un aumento en el lavado de las manos. Sin embargo, la distribución gratuita de jabón presenta desventajas.

  • Se está agotando el dinero para el jabón, de modo que no es sostenible.
  • Si se detiene la distribución, la higiene puede verse afectada, pues pocas personas pueden costear la compra de su propio jabón
  • Aún cuando las personas asistían a los clubes antes de iniciarse la distribución de jabón, existe la preocupación de que si se detiene la distribución de jabón las personas dejen de asistir a los clubes.
  • Sin el incentivo de barras de jabón adicional para los facilitadores, los animadores y los visitadores domiciliarios, es posible que ellos retiren su ayuda al trabajo.

Para dar respuesta a estos problemas, se toman las siguientes acciones.

  • Se capacita a los facilitadores del club y a los visitadores domiciliarios para promover alternativas al jabón, como el uso de ceniza o arena limpia.
  • Se están suministrando pequeñas cantidades de dinero a grupos de facilitadores para iniciar proyectos de generación de ingresos. Esto ofrece un incentivo alternativo para participar en el programa cuando se detenga la distribución de jabón. Algunos de estos facilitadores han recibido dinero y capacitación para hacer pasta de jabón para la venta. Se espera que en el futuro ellos puedan elaborar y vender jabón, pero en la actualidad es difícil obtener los ingredientes.

Higiene en las escuelas

Otro elemento del programa implica la educación en higiene con los niños en edad escolar. En cada escuela hay un comité de niños conformado por un niño de cada aula. Este comité se asegura de que las letrinas estén limpias y de que haya agua y jabón o ceniza para lavarse las manos. Los niños que forman parte del comité reciben un uniforme especial que utilizan cuando limpian las letrinas para asegurar que no se ensucie su uniforme escolar. Como incentivo, se entrega a estos niños una insignia que pueden lucir y un certificado. Cada mes hay un premio para el salón de clase que mantenga más limpias las letrinas. Cada semana se comparten mensajes sobre salud durante las asambleas escolares.

Los niños pintan murales en las paredes exteriores de las letrinas. Esto las hace lucir atractivas y anima a los niños a cuidarlas. Por lo general, los murales contienen mensajes sobre salud. Inicialmente, el personal del programa ayudó con la pintura, pero ahora los niños mismos están inventando todo tipo de diseños creativos.

Anne McCulloch es la Coordinadora de Promoción de la Salud y Actividades Infantiles para Tearfund en Genina/Beida, Sudán del Norte. Para ponerse en contacto con ella, envíe un e-mail a: cath.haynes@tearfund.org 


Ejemplo de una actividad utilizada en los clubes de niños: ‘Compinches de inspección’

  • Divida a los niños en parejas.
  • Los niños deben inspeccionar las manos de su compañero y decidir si están bien, mal o aceptables en cuanto a limpieza.
  • Dibuje tres rostros grandes en la arena; uno feliz, uno conforme y otro triste. Pida a los niños cuyas manos estén limpias pararse sobre el rostro feliz, los que no tengan las manos limpias sobre el rostro triste y así en adelante
  • Pida a los niños contar cuántos niños están parados sobre cada rostro. Registre los resultados. Si hay más niños sobre el rostro feliz que en la semana anterior elógielos.
  • Proporcione agua tibia y jabón de manera que los niños que están parados sobre el rostro triste puedan lavarse las manos y moverse al rostro feliz. Haga que la actividad sea divertida de manera que los niños no sientan vergüenza.