Apoyo a las Juntas Administradoras de Agua en Honduras

por José Vidal Lanza

Foto: Edwin Urbina / PAG
Foto: Edwin Urbina / PAG
En Honduras, se establecen Juntas Administradoras de Agua y Saneamiento (JAAS) en la comunidad para manejar el sistema de agua de la comunidad. Estas Juntas están bajo el mando del SANAA (Servicio Autónomo Nacional de Acueductos y Alcantarillados), el Servicio Nacional de Agua, que es el ente responsable de organizar el suministro de los servicios de agua potable en toda Honduras. Para que las Juntas puedan ser efectivas, tanto la comunidad como el SANAA deben hacer que éstas rindan cuentas.

Rendición de cuentas de las Juntas de Agua

Los usuarios de los servicios eligen democráticamente a los miembros de las Juntas. Ellos mantienen sus cargos durante cuatro años y pueden ser reelectos. Por otra parte, su posición en la Junta puede ser anulada en cualquier momento si el miembro no cumple su papel eficientemente.

Las Juntas están conformadas por líderes que están comprometidos con sus comunidades, como pastores, líderes locales, miembros de asociaciones comunitarias y líderes de otros grupos organizados. El hecho de que las iglesias estén involucradas, otorga a las Juntas más credibilidad ante los usuarios porque las iglesias por lo general son respetadas por su grado de responsabilidad en sus actividades. Las Juntas cuentan con un reglamento por escrito aprobado por la comunidad y la municipalidad. Este reglamento autoriza a las Juntas de Agua a establecer tarifas, realizar conexiones o suspensiones de las mismas cuando sea necesario, solicitar expansiones de los sistemas, y fomentar la utilización adecuada del recurso, entre otras cosas. Las Juntas tienen acceso a asesoramiento jurídico, si alguna vez lo necesitan, para poder asegurar que cumplan con su responsabilidad de ofrecer un sistema de agua que funciona.

Técnicos de la SANAA o técnicos de otras organizaciones locales capacitan a los miembros de la Junta. La capacitación incluye la reglamentación de tarifas, la administración y el mantenimiento de acueductos rurales y el manejo de las Juntas de Agua. También reciben capacitación en cómo llevar a cabo una auditoría social que garantice el manejo adecuado y transparente de los recursos. Cada Junta tiene un libro de actas para registrar las reuniones así como un libro de cuentas diarias para registrar los ingresos y los gastos. Se practica regularmente una auditoría interna.

La participación de PAG

Durante muchos años la organización Proyecto Aldea Global (PAG) ha diseñado e implementado proyectos relacionados con el agua en el Departamento de Comayagua. PAG ha apoyado a las Juntas para permitirles rendir cuentas a los usuarios del agua y al SANAA; también ha empoderado a la comunidad. Por ejemplo, PAG ha proporcionado capacitación intensiva a los líderes de las iglesias y a las Juntas. Esta capacitación se fundamentó en las necesidades de capacitación identificadas por los participantes. PAG se aseguró de que tanto los hombres como las mujeres tomaran parte en la capacitación.

La labor de PAG ha ayudado a las comunidades a organizarse y a asegurar lo siguiente:

  • Un suministro eficiente de agua potable.
  • Los mecanismos para proteger el agua como un recurso y conservar las cuencas.
  • El acceso para toda la comunidad.
  • La calidad del agua.
  • Tarifas justas que aseguren el acceso al agua para todos y la sostenibilidad del sistema.

La capacitación y el apoyo que los miembros de la Junta han recibido les ha permitido ser más transparentes, y es más fácil para los usuarios del agua hacerlos rendir cuentas. Los usuarios del agua pueden confiar en regulaciones y tarifas que aseguren la transparencia en el uso de los fondos y en tener un sistema de suministro de agua que sea funcional, sostenible y accesible a todos.

José Vidal Lanza es el Coordinador de Proyectos de PAG.

E-mail: lanzalanza72@yahoo.com
Sitio web:
www.paghonduras.org