Un mejor aprendizaje para una mejor incidencia

Personal de una ONG entrevista a jóvenes con respecto a sus conocimientos sobre el VIH/SIDA en el sur de China. Foto: Bless China International
Personal de una ONG entrevista a jóvenes con respecto a sus conocimientos sobre el VIH/SIDA en el sur de China. Foto: Bless China International

por Joanna Watson

La incidencia tiene que ver en su totalidad con influir sobre las decisiones, políticas y prácticas de personas con el poder de tomar las decisiones, usualmente en el Gobierno. Se lleva a cabo para dar respuesta a las causas subyacentes de la pobreza, llevar justicia y apoyar un buen desarrollo. Aprender sobre un tema de incidencia (p. ej., el acceso a los servicios de salud o el derecho a que los animales pasten en tierras comunes) es importante porque toda labor de incidencia debe estar basada en información correcta que provenga de una fuente a la que también tengan acceso los que están en el poder.

Los proyectos de incidencia tienen muchas etapas. Se debe empezar por identificar, investigar y analizar el tema más apropiado para abordar por medio de la incidencia. Seguido se debe desarrollar e implementar un plan de acción de incidencia. Luego se puede monitorear y revisar el impacto que se ha logrado.

Generalmente, el éxito o fracaso de una iniciativa de incidencia depende de la investigación y del análisis que se realicen antes de empezar a abordar a las personas que toman las decisiones.

Es como construir una casa: ¡se necesitan cimientos fuertes para estar seguro de que no se caiga! Por lo tanto, es importante preguntar:

  • ¿Hemos identificado el asunto más pertinente que requiere llevar a cabo incidencia?
  • ¿Hemos investigado y analizado lo suficiente?
  • ¿Hemos aprendido tanto como sea posible sobre el tema antes de tomar acción?

Investigación y análisis

Con frecuencia, únicamente se pueden obtener conocimientos sobre el tema a través de la investigación, lo cual implica la recopilación enfocada de información y datos, y del análisis, lo cual implica pensar sobre lo que significan estos datos e información para su labor. Lo que usted aprenda le ayudará entonces a crear un plan de acción.

Es bueno empezar recopilando información que sea cuantitativa (p. ej., información, cifras y datos) y cualitativa (p. ej., historias y citas de personas afectadas por el asunto). La investigación puede ser primaria o secundaria:

  • La investigación primaria proviene de fuentes originales. Se obtiene información directamente de las personas involucradas en un asunto o afectadas por éste por medio de entrevistas, encuestas o conversaciones informales.
  • La investigación secundaria proviene de fuentes confiables que ya han recopilado información sobre su tema. A menudo se denomina “investigación de despacho” porque puede realizarse utilizando sitios web, libros, informes o conjuntos de estadísticas. Éstos pueden encontrarse en Internet o en los periódicos, así como a través de bibliotecas, universidades, departamentos gubernamentales, ONG o instituciones de investigación.

El análisis implica hacer preguntas sobre la información que ha recopilado e identificar patrones y temáticas que pueden ser comunicados fácilmente a los demás.

Preguntas para la investigación

Para ayudarle con su investigación, a continuación algunas preguntas para hacerse a sí mismo:

  • Efectos: ¿Cómo está afectando este asunto a las comunidades pobres y vulnerables?
  • Contexto: ¿Cómo es visto el asunto en el lugar donde estamos trabajando? ¿Cuál es la situación más amplia en el país, en cuanto a factores sociales, culturales, económicos, religiosos y ambientales?
  • Causas: ¿Cuáles son las causas del asunto? ¿Cuáles factores lo están empeorando?
  • Papel del Gobierno: ¿Cuál es el papel de Gobierno en el asunto? ¿Cuáles leyes, políticas y prácticas se relacionan con el mismo? ¿Qué información presupuestaria se encuentra disponible con relación al mismo? ¿Qué estrategias formales, planes de acción oficiales, declaraciones de intención o proyectos de propuestas existen?
  • Grupo meta: ¿Quiénes tienen el poder y la autoridad para provocar cambios? ¿Pueden estas personas realmente tomar acción sobre este asunto? ¿Están estas personas de acuerdo en que tienen la responsabilidad de ocasionar los cambios? ¿De qué manera nos comunicaremos con esas personas? ¿Están abiertas a conversar?
  • Soluciones: ¿Qué pensamos que debe hacerse para resolver el problema? ¿Qué vamos a proponer? ¿Nuestras propuestas son realistas? ¿Qué diremos si hay personas que no están de acuerdo con nosotros? ¿Tenemos una visión clara del cambio y un plan claro sobre cómo va a suceder el cambio?
  • Involucrar a otras personas: ¿Quién más está interesado en el problema? Si están a favor de lo que estamos pidiendo, ¿cómo podemos trabajar con ellos como aliados? Si están indecisos, ¿cómo podemos persuadirlos para que nos ayuden? Si se oponen a lo que estamos pidiendo, ¿cómo podemos responder a sus objeciones?
  • Recursos: ¿Cuáles recursos podrían estar disponibles (incluyendo dinero, equipos, voluntarios, espacio en una edificación, etc.) para ayudarnos a llevar a cabo nuestra incidencia?

Joanna Watson es la Asesora de Incidencia de Tearfund.

Árbol de problemas

Una poderosa y popular herramienta visual de mapeo es el árbol de problemas. Puede ser útil para analizar una situación principal y todos los asuntos relacionados, incluyendo las causas de un problema, los factores que lo están empeorando, así como los efectos de un problema y el modo en que éstos están impactando a las comunidades pobres y vulnerables. Partiendo del árbol de problemas puede desarrollarse un “árbol de soluciones”; una herramienta valiosa para resolver lo que tiene que hacerse y lo que debe proponerse para solucionar un problema. 

Árbol de problemas - grande


Estudio de caso de Nepal 

Nepal tiene una ley de planificación nacional que tiene la intención de ser inclusiva, permitiéndoles a las comunidades locales contribuir con los planes y presupuestos locales y del distrito.

Si bien el Gobierno central mantiene la capacidad de desarrollar sus propias prioridades, la ley ofrece un mecanismo que empodera a las comunidades locales para hacer valer sus propias prioridades y hacer que sus motivos de preocupación sean formalmente escuchados. Lamentablemente, ha habido poco compromiso con este proceso. Muchas comunidades ni siquiera están conscientes de esta oportunidad y las decisiones con frecuencia son tomadas por un pequeño grupo auto-seleccionado de hombres con influencia política.

Uno de los asociados de Tearfund, United Mission to Nepal (Misión Unida para Nepal; UMN, por sus siglas en inglés) escuchó sobre la ley y se dio cuenta de que se relacionaba con la labor que ellos estaban realizando con las comunidades locales con respecto a una buena gobernabilidad. Como resultado, investigaron un poco sobre la ley utilizando Internet, comunicándose con los departamentos gubernamentales y preguntándoles a otras agencias lo que sabían sobre la misma. Esto les ayudó a comprender por qué el compromiso con la ley era débil y les permitió pensar sobre maneras para asegurar su implementación.

También decidieron crear conciencia sobre la ley, para poder facilitar los aportes de la comunidad en el proceso de planificación local y mejorar la transparencia y rendición de cuentas del Gobierno local. Esto lo realizaron por medio de reuniones comunitarias en las que participaron miembros y líderes de la comunidad, representantes de los partidos políticos y de los medios de comunicación, así como por medio de talleres de capacitación.

Después de aprender acerca de su derecho a participar en la planificación local, las comunidades recibieron apoyo para crear propuestas que reflejaban las necesidades y prioridades de la comunidad y presentarlas de conformidad con la ley. Estas reuniones participativas aseguraron que todas las voces fueran escuchadas y que las propuestas seleccionadas verdaderamente representaran los asuntos que preocupaban a la comunidad. También condujeron a que los miembros de la comunidad, recientemente empoderados, continuaran el proceso ellos mismos después de que el apoyo había terminado.