Cómo movilizar a las ciudades para proteger a niños y jóvenes

Todo empezó con pequeños pasos en 2011, cuando la campaña Bola na Rede (Pelota en la red) fue soñada y planeada. En el transcurso de tres años, individuos, redes, iglesias y organizaciones empezaron a asociarse con la esperanza de ver a niños y jóvenes ser liberados de la amenaza del abuso y la explotación sexual por parte de turistas durante la Copa Mundial de la FIFA 2014. El movimiento creció. Para el verano de 2014, la campaña involucraba a más de 300 iglesias, decenas de organizaciones y cientos de personas.

Voceros de la campaña invitan a las personas a “salir al campo” a tomar acción en contra de la explotación sexual de los niños y jóvenes por parte de turistas. Foto: Bola na Rede
Voceros de la campaña invitan a las personas a “salir al campo” a tomar acción en contra de la explotación sexual de los niños y jóvenes por parte de turistas. Foto: Bola na Rede

Participación de niños y jóvenes

Se llevaron a cabo actividades para evitar el abuso de niños y jóvenes por medio de lo siguiente:

  • acoger y proteger a niños y jóvenes; y
  • capacitar a niños y jóvenes en comprender su propio valor y los peligros del abuso.

Los espacios de acogida ofrecían un ambiente seguro para niños y jóvenes en 11 de las 12 ciudades anfitrionas durante la Copa Mundial. En total, había 40 espacios de acogida durante la Copa Mundial, incluyendo 25 escuelas bíblicas de la Copa Mundial. Un proyecto tenía como objetivo fomentar la autoestima de los niños y evitar la explotación sexual al proporcionar kits que contaban la historia de Jesús acogiendo a los niños (Marcos 10:13-16) por medio de un guion gráfico y hojas para colorear. Las iglesias y organizaciones en las ciudades anfitrionas distribuyeron los kits a niños vulnerables.

Para educar y despertar la conciencia, se realizó un taller de lucha en contra del abuso con la participación de niños y jóvenes de las municipalidades de Anori, Beruri y Coari. El alcalde de Coari, sospechoso de ser el cabecilla de una red de explotación sexual de la ciudad, fue enviado a prisión algunos meses antes de la Copa Mundial, pero parecía que todavía tenía dominio sobre la ciudad. Incluso las iglesias estaban divididas entre quienes apoyaban al alcalde y quienes se oponían a él. Bajo estas circunstancias, era especialmente importante ayudar a proteger a los niños y jóvenes.

Los turistas como objetivos

Equipos de personas que podían hablar otro idioma despertaron la conciencia entre los turistas en aeropuertos, estaciones de metro, plazas de ciudades, playas, el FIFA Fan Fest, atracciones turísticas y zonas conocidas por la prostitución. Se llevaron a cabo más de 100 actividades de sensibilización en 16 ciudades en todo Brasil, incluyendo obras dramáticas, vigilias de oración públicas y distribución de panfletos informativos.

Denuncia de incidentes

En Río de Janeiro, tres turistas le informaron al equipo que les habían ofrecido paquetes de sexo que incluían niños. El equipo reportó los casos a la Policía Federal para que ésta pudiera ir a los hoteles, arrestar a los gerentes y multar a los establecimientos.

Asociación con las autoridades

Haber sido invitado a asociarse con las autoridades públicas le abrió las puertas al equipo para ocupar espacios visitados por turistas, como el aeropuerto, lugares de eventos e incluso el Camino del gol en Porto Alegre que se extendía desde el centro de la ciudad, atravesaba el mercado público y terminaba en el Estadio Beira Río. Tener acceso al Camino del gol era especialmente eficaz en los días en que se celebraban partidos.

Retos

En varias ciudades, como Belo Horizonte, São Paulo y Río de Janeiro, algunas actividades fueron entorpecidas por guardas de la FIFA que impidieron la realización de actividades como distribución de volantes, uso de música y altavoces, bailes y cualquier movilización que pudiera “molestar” a los turistas. En Río de Janeiro, el gobierno municipal negó el permiso para realizar una actividad con 100 adultos y 60 jóvenes que iba a llevarse a cabo frente a la playa de Copacabana. Sin embargo, se llevaron a cabo otras actividades con grupos más pequeños que no necesitaban de un permiso.

Iglesias unidas en acción y oración

Al igual que las ciudades anfitrionas de la Copa Mundial, que animaron actividades para crear conciencia y de acogida, varias otras ciudades expresaron su apoyo a Bola na Rede. En la ciudad de João Pessoa, la organización AME Brasil se comunicó con el equipo de Bola na Rede y rápidamente empezaron a trabajar juntos. Adoptaron la consigna de campaña: “La explotación sexual de niños y jóvenes no es turismo. Es un delito”.

Ediomare Nóbrega, una de las coordinadoras, describe la actividad que se llevó a cabo el 28 de junio de 2014: “Cientos de voluntarios, de varias iglesias de diferentes denominaciones, diseminados en los semáforos de toda la ciudad con un único mensaje: ‘Amamos «firmemente» y nos unimos en la lucha contra el abuso y la explotación sexual de nuestros niños’. Todos juntos con una misma voz. ¡Qué increíble! ¡Qué emocionante!”

Bola na Rede celebró 16 eventos de oración y vigilias en casas y salones de oración en todo Brasil durante los 30 días de la Copa Mundial. Las ciudades de Fortaleza y Porto Alegre proporcionaron un espacio dedicado a la oración, abierto 12 horas al día.

Jugadores de fútbol apoyan Bola na Rede

Dos futbolistas que estaban bien informados sobre Bola na Rede se unieron a la campaña. Marcos Venâncio de Albuquerque, más conocido como Ceará, es el lateral derecho del equipo Cruzeiro y pastor de la iglesia Bautista Getsemaní en Belo Horizonte. Lucas Pierre dos Santos Oliveira también es cristiano y juega como mediocampista del Atlético Mineiro.

Rivales sólo en el campo, ambos son miembros de Atletas para Cristo y usan la misma camiseta para una causa mayor: la protección de nuestros niños y jóvenes.

Esto también es un triunfo para el movimiento Bola na Rede que está trabajando para movilizar a atletas cristianos a unirse a su equipo.

¡El juego sigue hasta 2016!

En nuestra opinión, la explotación sexual de niños y jóvenes sigue siendo un problema que debe confrontarse. La iglesia de Brasil ya entró al juego para ganar esta lucha y no podemos desperdiciar este impulso. Bola na Rede se está preparando para continuar con algunas actividades hasta 2016, cuando se llevarán a cabo los Juegos Olímpicos en Brasil.

Campaña y toma de acción masivas

Receta para el éxito…

  • Planificar actividades y crear redes con mucha antelación
  • Utilizar muchos tipos de enfoques distintos para dirigirse a diferentes grupos
  • Coordinar a personas, iglesias y organizaciones cristianas
  • Obtener el apoyo de personas famosas
  • Promover actividades a través de los medios de comunicación
  • Proporcionar material de apoyo para quienes están trabajando en la campaña y recursos publicitarios para todos.
 
Promoción de la campaña

 

En una campaña masiva con un buen financiamiento, hay oportunidad de producir diferentes tipos de materiales de apoyo para la campaña. A continuación algunos ejemplos. 

EXTRACTOS DEL MANUAL DE CAMPAÑA

El manual de campaña ofrece explicaciones sobre el abuso sexual, brinda ejemplos de sobrevivientes, utiliza versículos y reflexiones bíblicas para inspirar a los cristianos a tomar acción y describe cómo las personas pueden tomar parte en la campaña Bola na Rede.

Silencio de la víctima

Es el temor lo que hace que las víctimas permanezcan calladas.

Este temor se asocia con lo siguiente:

  • Seguridad personal  El agresor le dice: “Si le cuentas a alguien, te mato”. 
  • Reprobación de los demás  El agresor le dice: “Si lo cuentas, te van a despreciar”.
  • Terminar lejos de su familia  El agresor le dice: “Si lo cuentas, te enviaré lejos de tu casa”.
  • Perjudicar a los seres queridos  El agresor le dice: “Si lo cuentas, abusaré de tu hermana”.
  • Nadie creerá la historia de abuso  El agresor le dice: “Nadie te va a creer”.  

Lo que usted puede hacer  

  • Tratar de despertar la conciencia sobre la existencia del problema distribuyendo panfletos, dando charlas, etc.
  • Escribir a sus representantes políticos y reclamar la creación de un acuerdo internacional que estipule la deportación, sin derecho a regresar a Brasil, de extranjeros que cometan delitos sexuales que involucren a individuos vulnerables en nuestro territorio.
  • Animar a las empresas de turismo en su ciudad a publicar en sus propios sitios web e incluir en sus materiales de promoción información que motive un enfoque hacia la protección de los niños y jóvenes.
  • Monitorear y reportar cualquier divulgación de material (por medio de la radio, televisión, periódicos e Internet) que pudiera animar la explotación sexual de niños y jóvenes.
    PANFLETO DE CAMPAÑA


    Podemos aprender mucho de la forma en que Bola na Rede produjo su material de publicidad. La campaña utilizó el lenguaje del fútbol para atraer a las personas y conectar el tema de la explotación sexual con la Copa Mundial. El nombre de la organización, Bola na Rede, que significa “Pelota en la red”, es un buen ejemplo. Con frecuencia hacen referencia a “goles” (objetivos) y dicen que la gente está “entrando al campo” o “saliendo al terreno” para describir cuando las personas escogen involucrarse públicamente en la campaña. Las personas, organizaciones e iglesias participantes utilizaron los mismos materiales con las mismas imágenes y frases de campaña. El número telefónico de emergencia para “marcar por los derechos humanos” aparece muy a la vista en los panfletos, faldones publicitarios y otro material de publicidad.

    Artículo escrito por el personal de RENAS (Rede Evangélica Nacional de Ação Social – Red Evangélica Nacional de Acción Social), editado por Helen Gaw.

    Puede encontrar más recursos e información en el sitio web de la campaña: www.bolanarede.org.br (disponible únicamente en portugués e inglés).