La mujer que quería tener un retrete

Foto: Peter Caton/Tearfund
Foto: Peter Caton/Tearfund

Por Milind Ghatwai

Cuando Anita Narre se fue de la casa de sus suegros porque no tenía un retrete, los residentes de la aldea de Zitudhana quedaron impactados. La defecación al aire libre era algo usual, incluso entre los pocos profesionales de la aldea y las personas propietarias de grandes casas y tractores, por lo que la decisión de la recién casada causó revuelo en la comunidad.

Pero Anita no iba a cambiar de opinión. Si su esposo Shivram la quería de regreso, tenía que construirle un retrete. “No lo hice para hacerme famosa. Hice lo que estaba muy segura que debía hacer”, dice. La joven de 24 años regresó ocho días después, cuando Shivram construyó un retrete en su casa con la ayuda del gram panchayat (el gram panchayat es un organismo de gobierno autónomo de la aldea).

La inusual determinación de Anita condujo a grandes cambios en el saneamiento de la región, logrando lo que años de campañas gubernamentales no pudieron lograr, porque otras mujeres siguieron su ejemplo y exigieron tener retretes en sus hogares. Las mujeres dicen que si otra persona no hubiera servido de ejemplo, ellas nunca hubieran podido imponerse, a pesar de la inconveniencia de no tener otra opción que hacer sus necesidades fisiológicas en la penumbra justo antes del amanecer y en las últimas horas de la tarde.

Las señales de cambio son evidentes en la aldea. La mayoría de las casas en Zitudhana tienen un retrete o están en el proceso de obtener uno. Las personas han aprendido a bromear sobre sus costumbres de ir al retrete y sobre la claustrofobia que sienten los ancianos en los nuevos cubículos porque estaban acostumbrados a utilizar letrinas al aire libre. “Habíamos tratado de persuadir a los aldeanos antes, pero raras veces mostraron interés. Ahora, todos quieren un retrete”, dice la sarpanch de la aldea, Lalita Narre (como sarpanch, ella es la jefa elegida del gram panchayat de la aldea).

Anita pasó la mayor parte de su juventud en un pueblo a 15 km de la aldea de su esposo. Estos lugares no son muy distintos entre sí, pero la casa de su padre tenía un retrete. El padre de Anita la apoyó cuando ella regresó a su hogar dos días después de su boda. “Mi hija no estaba haciendo nada malo”, dijo. Señaló que no sintió temor por el descontento de las personas ya que sabía del programa gubernamental de construcción de retretes y tenía confianza en que su yerno cumpliría con la solicitud. “Sabía que Shivram es un hombre honesto y trabajador,” dijo.

Shivram recurrió al gram panchayat en busca de asistencia financiera. “Nos preocupaba más que Shivram se sintiera afligido si las personas llegaran a saber que su esposa lo había dejado y que él no tenía dinero para satisfacer su exigencia”, dijo el esposo de la sarpanch, Manohar.

El panchayat intervino porque se compadeció de Shivram, un joven que fue criado por su madre viuda, que trabaja como jornalera. Y entonces, unos meses más tarde, todos los adultos que votan por el panchayat decidieron otorgarle a Anita un pequeño premio en efectivo por concienciar sobre un asunto importante. Ella resaltó de manera notable ante todos por primera vez el tema del saneamiento. Desde entonces, se ha convertido en embajadora de campañas de saneamiento a nivel de distrito.

Artículo adaptado de “Cleaning Agent” [Agente de limpieza], escrito por Milind Ghatwai y publicado el 26 de febrero de 2012 en la revista Endeavour © The Indian Express Ltd. Todos los derechos reservados. Deseamos remarcar que la fotografía anterior no es de Anita Narre.


Preguntas para el debate

  • No fue el deseo de gozar de mejor salud lo que llevó a las personas de Zitudhana a cambiar sus costumbres de saneamiento. ¿Qué fue?
  • ¿Por qué el gram panchayat ayudó a Shivram a construir un retrete?
  • ¿Qué importancia tuvo el apoyo del padre de Anita?
  • Las mujeres de la aldea querían mejores servicios de saneamiento. ¿Cómo pueden las mujeres ganar confianza para pasar a la acción, como lo hizo Anita?


Ideas para utilizar este artículo

  • Léalo con un grupo de personas interesadas en mejorar los servicios de saneamiento y la higiene. Utilice las preguntas para el debate.
  • Lea o vuelva a contar la historia en sus propias palabras a mujeres que viven sin buenos servicios de saneamiento. ¿Qué piensan ellas sobre lo que hizo Anita?
Milind Ghatwai