W6 Lavarse con poca agua

Es de provecho hacer que lavarse las manos con regularidad sea lo más rápido y fácil posible. Si el agua es limitada, hay maneras de lavarse las manos que utilizan muy poca agua. El agua usada del lavado de manos se puede recolectar y utilizarse para lavar el piso y las letrinas o para mojar los huertos domésticos.

Se puede elaborar un bidón grifo usando un envase plástico (observe en la página opuesta) o una calabaza. El cuello de la calabaza se tapa con un pedazo de madera que tiene un pequeño orificio. Los bidones grifo sólo permiten que fluya un poco de agua cada vez que son inclinados. Son sencillos y rápidos de elaborar. Se pueden colgar fuera de la letrina o cerca de la puerta de la casa. No los llene demasiado, pues no funcionarán bien.

El jabón puede ser costoso pero hace más efectivo el lavado. Las barras de jabón se pueden atar con cuerda para evitar que se pierdan o se disuelvan en el agua. Si hay precipitaciones fuertes, se puede colgar sobre el jabón una pequeña lata de aluminio para mantenerlo seco. Si no hay jabón disponible, se puede colocar ceniza de madera, arena o tierra en una pequeña lata de aluminio y usarlos en su lugar.

Discusión 

  • ¿Por qué es tan importante lavarse las manos con regularidad?
  • ¿Qué es más fácil obtener aquí – un envase plástico vacío o una calabaza de cuello largo y encorvado? ¿Podemos encontrar un envase adecuado y elaborar uno?
  • ¿Alguna vez hemos visto en uso un bidón grifo o una calabaza que gotea? ¿Qué ventajas tiene usar éstos en lugar de usar un bol con agua?
  • ¿Sería probable que la gente se robe un bidón grifo? ¿Dónde pueden colgarse?
  • ¿Cómo podemos recolectar y utilizar el agua residual? 

Cómo hacer un bidón grifo

1. Caliente la base del mango sobre una vela y después apriete suavemente con alicates para sellar el mango de manera que el agua no pueda pasar.

2. Caliente la punta de un clavo pequeño sobre una vela y haga tres orificios tal como se muestra.

3. Pase una cuerda por los dos orificios de la parte trasera y amarre la botella a un palo. Coloque el jabón (con una lata de aluminio vacía encima del mismo para protegerlo de la lluvia) y haga un mango que se pueda halar y deje salir agua poco a poco.