Editorial

Nuestra salud tiene mucho que ver con lo que comemos. Sin una dieta equilibrada y sana no tendríamos el cuerpo sano, capaz de combatir enfermedades e infecciones. En este número estudiamos conceptos que nos ayudarán a mejorar tanto en agricultura como en nutrición.

Como la doctora Pamela Goode nos recuerda, “Dios vio que la cosa era buena” nosotros tenemos que ser buenos administradores de la tierra en la cual vivimos. Cultivar huertos familiares fértiles es una forma de asegurarnos de que no sólo cuidamos la tierra, sino que hacemos que ésta produzca alimentos variados y nutritivos para la dieta de nuestras familias. Los huertos familiares no son comunes en todo el mundo, pero mucha gente verá que las ideas en este folleto se pueden adaptar a la situación de cada uno.

Mantener la tierra fértil es vital para obtener cosechas buenas y continuas. Ensaye alguna de las técnicas en su tierra. Poco podemos hacer para que haya más épocas de lluvia, pero el uso sencillo de la bomba de soga y arandelas puede ayudar a regar la tierra en la época de sequía. La idea de inocular vegetales es, tal vez, nueva para algunos, pero es una técnica sencilla que puede aumentar notoriamente la producción y abonar la tierra. Si usted está metido en la enseñanza básica de Información Sanitaria considere cómo podría incluir “Horticultura” para mejorar la nutrición, como parte de su programa.

por Isabel Carter