Mejora de la nutrición en Bolivia

por el Pastor Eduardo Barja

Foto: Richard Hanson/Tearfund
Foto: Richard Hanson/Tearfund

En la zona montañosa de Chuquisaca, en el centro de Bolivia, las comunidades están descubriendo los beneficios nutricionales de los vegetales. La comida tradicional del pueblo indígena quechua era un caldo caliente hecho de trigo y papas hasta que SETESUR (Seminario Teológico del Sur) inició el proyecto Yanapanakuna en seis pequeñas comunidades aisladas. La palabra yanapanakuna significa ‘permítenos ayudarnos a nosotros mismos’ en el idioma quechua.

La desnutrición es un problema grave en Bolivia, especialmente en los niños y en las personas mayores. Esto se debe a una dieta básica consistente en papas y trigo, y a la pobreza que limita la capacidad de las personas de comprar otro tipo de alimento. Las frecuentes enfermedades también contribuyen a la desnutrición. Aproxima damente 27 por ciento de los niños bolivianos menores de cinco años de edad sufre de desnutrición crónica.

Yanapanakuna trabaja tres años en cada comunidad. Después de ese tiempo se espera que la comunidad pueda continuar el trabajo sin la ayuda de SETESUR. El trabajo exacto varía de una comunidad a otra, pero en todas las comunidades el trabajo se enfoca en lo siguiente:

AGRICULTURA Esto podría incluir: capacitar a los promotores comunitarios en agricultura orgánica e intensiva, salud animal y conservación del medio ambiente; construcción de invernaderos para sembrar frutas y vegetales; la reparación y la construcción de sistemas de irrigación.

SALUD Esto podría incluir: capacitar a los promotores comunitarios en atención básica de la salud comunitaria, manejo de las medicaciones, nutrición y desnutrición, vacunas, primeros auxilios y prevención del VIH; construcción de retretes; mejorar el suministro de agua; proporcionar cursos de planificación familiar y salud sexual.

EMPODERAMIENTO DE LA MUJER Esto podría incluir: capacitación en atención básica de la salud, salud sexual y reproductiva, nutrición, producción de textiles para el uso o para la venta, y los derechos y las responsabilidades de la mujer; ofrecer cursos de alfabetización.

CRECIMIENTO ESPIRITUAL Esto podría incluir: organizar reuniones de alabanza, estudios bíblicos y oración, con reuniones especiales para los niños; capacitar a los líderes comunitarios en el crecimiento y la sostenibilidad de la iglesia.

Por medio de estas actividades, la salud y nutrición de las personas más pobres en Chuquisaca está mejorando. Ya no tienen que comer principalmente trigo y papas, sino que disfrutan de una dieta más variada que incluye frutas y vegetales. Sus sistemas inmunes se están fortaleciendo, su capacidad de concentración ha mejorado y las enfermedades son menos comunes.

Por medio del trabajo espiritual del proyecto Yanapanakuna las personas están aprendiendo sobre la relación entre Dios, el hombre, la mujer y la tierra. El alcoholismo y el abuso doméstico se están volviendo menos comunes, pues hay mayor dignidad y respeto dentro de las comunidades.

En el 2009 Yanapanakuna iniciará un nuevo ciclo de tres años. Las nuevas comunidades se beneficiarán de las lecciones aprendidas en los ciclos pasados, y durante la planificación también se tomarán en cuenta asuntos emergentes, como el cambio climático.

El Pastor Eduardo Barja es el Director de SETESUR

Calle Sargento Tejerina No 101, Esq. Pando, Casilla 201, Sucre, Bolivia.

E-mail: edbarja@hotmail.com

ESTUDIO DE CASO

Mi nombre es Paulina Vedia. Estoy casada con Máximo y tenemos cinco hijos. En el pasado yo cuidaba de mis hijos y de los animales. Algunos días eran muy difíciles porque no teníamos suficiente para comer. Después de asistir a la escuela mis hijos tenían que salir a trabajar para ganar dinero para la familia.

Desde que existe el proyecto Yanapanakuna mi vida ha cambiado. Mi esposo y mi hijo mayor asistieron a los cursos de capacitación. Ahora ellos me ayudan, porque su actitud hacia la familia ha cambiado. Me construyeron una cocina que ha hecho más fácil la tarea de cocinar. Ellos están ayudando a los vecinos a hacer lo mismo.

Ahora podemos comer los vegetales que siembra mi hijo. En especial, nos gusta comer lechuga con un poco de sal y aceite pero mi favorita es la remolacha plateada [acelga].