Las enfermedades no transmisibles: un desafío creciente

‘El aumento de las enfermedades no transmisibles crónicas presenta un enorme desafío… Las enfermedades no transmisibles propinan un doble golpazo a las economías y al desarrollo. Todos los años provocan pérdidas de miles de millones de dólares del ingreso nacional y empujan a millones de personas por debajo del umbral de pobreza’.

Dra. Margaret Chan, Directora General, Organización Mundial de la Salud

Las enfermedades no transmisibles (ENT) no se adquieren por contagio, sino en cambio, se desarrollan debido a factores tanto genéticos (heredados a través de su línea familiar) como a factores del estilo de vida. Las cuatro principales ENT – las enfermedades cardíacas, el cáncer, la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (enfermedades del pulmón conocidas como EPOC) y la diabetes – son la mayor causa de muerte en todo el mundo. Más de 36 millones de personas mueren cada año a causa de ENT (el 63 por ciento de las muertes en el mundo), incluyendo nueve millones que mueren antes de cumplir los 60 años. Más del 90 por ciento de estas muertes a destiempo ocurren en países en vías de desarrollo y la mayoría podría ser prevenida.

Las enfermedades cardíacas provocan la mayoría de las muertes por ENT (17 millones al año), seguidas por el cáncer (7.6 millones), la EPOC (4.2 millones) y la diabetes (1.3 millones). En conjunto, estas cuatro enfermedades provocan el 80 por ciento de todas las muertes ocasionadas por ENT.

Una carga para las comunidades

Las ENT pueden tener un grave impacto sobre las personas que están viviendo en la pobreza. A menudo las personas padecen de ENT durante muchos años, ocasionando que las familias enfrenten una gran carga financiera, así como la angustia de la enfermedad misma. En muchos casos la persona que está enferma no puede trabajar, o sólo puede trabajar a tiempo parcial, y a la vez se necesita la presencia en el hogar de otros miembros de la familia para cuidar de la persona enferma. El costo de los cuidados médicos también puede conducir a que las familias se endeuden.

El crecimiento económico se afecta, porque si las personas están enfermas, no contribuyen con la economía. Muchos gobiernos se están dando cuenta de que prevenir las ENT es una manera significativa de reducir la pobreza.

Factores de riesgo compartidos

Las cuatro ENT principales comparten cuatro factores de riesgo en común que aumentan las probabilidades de que una persona desarrolle una enfermedad cardíaca, diabetes, cáncer o una EPOC:

  • uso de tabaco
  • inactividad física
  • uso dañino del alcohol y
  • una dieta no saludable.

Si los principales factores de riesgo de las ENT ya no estuvieran presentes, se evitaría aproximadamente el 75 por ciento de las enfermedades cardíacas y de diabetes y el 40 por ciento de los casos de cáncer.

Acción mundial

En septiembre de 2011, las Naciones Unidas realizaron la primera reunión de alto nivel sobre ENT para establecer una nueva agenda mundial y hacer un llamamiento a la acción. En ella se dieron cita Jefes de Estado y de Gobierno, parlamentarios, organizaciones no gubernamentales (ONG), académicos y redes que trabajan en la prevención y el control de las ENT. El Secretario General de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, reconoció el gran desafío que aguarda. ‘Este será un esfuerzo masivo, sin embargo, estoy convencido de que podemos lograr el éxito’, dijo en su discurso para la sesión de apertura.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) cree que el costo de reducir significativamente los índices de las ENT en los países de bajo ingreso sería de entre US$1-3 por persona. Por lo tanto, es una forma muy económica de aumentar la esperanza de vida. Se espera que los casos de ENT aumenten significativamente en el transcurso de la siguiente década, por lo que es necesario tomar acciones urgentes.

¿Qué podemos hacer?

A nivel comunitario, los trabajadores de la salud, las iglesias y otros grupos comunitarios pueden promover la salud y educar sobre los principales factores de riesgo compartidos. También pueden ofrecer apoyo a las personas que quieran cambiar sus estilos de vida, por ejemplo, al dejar de fumar o al mejorar sus dietas. De manera individual, las personas pueden hacer su parte convirtiéndose en defensores de una mejor salud y haciendo que el hecho de vivir de una manera saludable les luzca atractivo a las personas a su alrededor.

Para obtener mayor información sobre el modo en que se están colocando las ENT en la agenda mundial, visite el sitio web de la NCD Alliance [Alianza ENT]: www.ncdalliance.org (sitio web sólo en inglés)