Cómo convertir residuos leñosos en briquetas de carbón

Paso a Paso 107 - Desechos

Paso a Paso 107 ofrece numerosos consejos prácticos e interesantes experiencias sobre cómo abordar el problema de los desechos en nuestras comunidades.

Una mujer prepara briquetas de carbón para llevarlas al mercado, en Gambia. Foto: Mike Webster/WasteAid
Una mujer prepara briquetas de carbón para llevarlas al mercado, en Gambia. Foto: Mike Webster/WasteAid

Cómo convertir residuos leñosos en briquetas de carbón

Los residuos leñosos, como las hojas secas o las cáscaras de coco, se encuentran por todas partes. Estos materiales se pueden transformar, en pocos pasos, en briquetas de carbón, una excelente fuente de combustible para cocinar.

Las briquetas son más económicas que el carbón tradicional, y proporcionan más calor durante más tiempo. Cuando se usan como combustible para cocinar, emiten menos humo que la madera, con lo cual se reduce el problema de la contaminación dentro del hogar. No es necesario talar árboles y, de este modo, se protege el medio ambiente. El equipo es económico y el proceso de fabricación es fácil. 

Resumen: carbonice el material en un barril con poco aire (como cuando se fabrica carbón), muélalo hasta convertirlo en polvo y mézclelo con aglutinante. Comprima la mezcla en un molde de briqueta y deje secar las briquetas al sol. 

Residuos que puede utilizar: hojas secas, ramitas, paja, cáscaras de coco, cáscaras de baobab, mazorcas de maíz, cáscaras de cacahuetes (maní) y serrín. No utilice nada que sea demasiado húmedo y use únicamente hojas secas o residuos leñosos. Asegúrese de que no haya absolutamente ningún plástico entre los residuos. 

Pruebe diferentes mezclas de materiales que pueda encontrar en su área. Por ejemplo, una mezcla que da resultado es 50 kilos de cáscara de cacahuetes o de coco y 25 kilos de hojas de mango. Para elaborar un aglutinante para las briquetas, necesitará un kilo de harina de yuca (o de otro tipo de almidón similar) y dos litros de agua. Si opta por utilizar hojas, le sugerimos intentar incorporar algunos residuos más leñosos (como cáscaras de coco). Le recomendamos obtener una mezcla uniforme de materiales para que las briquetas ardan a un ritmo constante.

la seguridad es lo más importante

  • Esta actividad involucra el contacto con el fuego y la combustión, de modo que le recomendamos asegurarse de tener agua a mano para apagar las llamas en caso necesario. 
  • Debido a que entrará en contacto con el fuego y el calor, también es necesario usar guantes resistentes al fuego (que sean de tela, NO de goma) y botas resistentes al calor (que NO sean de goma), y de cubrirse los brazos y las piernas con un overol o pantalones gruesos. 
  • Tenga en cuenta que el proceso emite mucho humo y debe llevarse a cabo en un espacio exterior bien ventilado. Nunca se ponga delante del barril con humo y asegúrese de que el humo no afecte a nadie en el entorno.  
  • Aléjese del barril cuando lo abra después del proceso de carbonización, ya que es posible que salten llamas. Asegúrese de que haya alguien preparado para tirar agua a las llamas y rociar agua sobre el material para que no arda al aire libre.

Si no cuenta con una prensa de briquetas ni puede fabricar una, puede hacer las briquetas con las manos, utilizando solo serrín y aglutinante. En este caso, no necesitará carbonizar el material. Solo tendrá que formar bolas con la mezcla y dejarlas secándose entre 2 y 8 días, dependiendo del clima. Sin embargo, las briquetas de serrín arden más rápido, como la leña, mientras que las briquetas de carbón arden más lento.

Tenga en cuenta que, en algunos países, fabricar carbón es ilegal o se exige tener un permiso especial. Le recomendamos averiguar si en su lugar de residencia está permitido fabricar briquetas de carbón de esta manera.


Equipo necesario:

  • Overoles, guantes, máscaras y botas o zapatos protegidos. 
  • Residuos leñosos secos (ver más arriba). 
  • 1 barril de metal: bidón de aceite con varios agujeros en la base, mangos a ambos lados y un agujero grande en la parte superior con una tapa o chimenea. 
  • Un palo o barra para revolver el material. 
  • Carretilla de metal o contenedor resistente al calor para depositar el material carbonizado después de su incineración. 
  • Agua para rociar sobre el material carbonizado. 
  • Mortero y mazo u otro utensilio para moler el carbón. 
  • Goma o almidón de yuca o sustancia similar que sirva de aglutinante (incluso se puede utilizar arcilla). 
  • Cocina, combustible y un contenedor para calentar y mezclar el aglutinante con agua. 
  • Un lugar para mezclar el material con el aglutinante (una mesa o una lámina de plástico en el suelo). 
  • Prensa de briquetas (ver más abajo).

Cómo convertir residuos leñosos en briquetas de carbón (continuado) (PDF 131 KB)

Zoë Lenkiewicz y Mike Webster