AAP en acción

Brian Polkinghorne nos envió una interesante respuesta al número 29. He aquí algunos de los comentarios que hizo, junto con otros comentarios de Simon Batchelor (que escribió el artículo inicial del número 29).

Brian: Muchas gracias por otro estimulante número de Paso a Paso, a pesar de que el número de diciembre me planteó más interrogantes de las que pudo contestar. Mi experiencia me dice que el desarrollo ‘de abajo hacia arriba’ es tan falto de poder como el desarrollo ‘de arriba hacia abajo’ es elitista. En mi calidad de pastor con capacitación en agricultura, he trabajado en temas del desarrollo en Tanzania por más de 14 años y recientemente entregué un proyecto de reforestación muy interesante a la gente a la cual había capacitado. En su editorial, la primera frase es acerca del valor real de que cada individuo tenga la oportunidad de compartir sus puntos de vista. Mi experiencia dice que es más difícil para las mujeres compartir ideas en forma significativa o conseguir que se escuchen sus puntos de vista. 

Simon: Precisamente, el objetivo de un enfoque auténticamente participativo es el de ayudar a los marginados a que den a conocer sus puntos de vista. Si las mujeres no pueden hablar en público dentro de la sociedad, se deben encontrar enfoques nuevos e imaginativos para conocer sus puntos de vista. Con anterioridad, los llamados expertos han hablado a nombre de las mujeres, pero a menudo con valores que son totalmente distintos a los que se encuentran en la aldea. Han habido malentendidos en relación con las acciones, lo que ha causado más daño que beneficio e incluso, en algunos casos, conflictos. Se nos llama a ser pacíficos. Con anterioridad, los ‘expertos del desarrollo’ han encontrado las soluciones antes de que la gente haya reconocido las raíces de sus problemas, por lo que, cuando la intervención externa se marcha, los habitantes de la aldea vuelven a sus antiguas costumbres debido a que no son los verdaderos dueños del cambio.

Brian: Las aldeas que yo conozco en profundidad estan llenas de rivalidades y conflictos personales, estructuras de poder y sistemas de clase que limitan seriamente las posibilidades de una participación efectiva.

Simon: Debemos reconocer que la humanidad es imperfecta y que la mezquindad se puede encontrar en cualquier sociedad. Los enfoques participativos implican a menudo que las cosas se hagan de cara al público y en una sociedad imperfecta la acción participativa es una de las escasas formas en que se puede reducir la corrupción y el conflicto.

Brian: Estoy totalmente de acuerdo en que el desarrollo sostenible puede derivarse solamente de la acción comunitaria. pero no estoy muy seguro de que la acción deba siempre y solamente ser ‘iniciada’ por la comunidad misma. Por ejemplo, cuando se tiene una aldea cuyos habitantes no han viajado más allá que uno o dos días en bicicleta del lugar en que nacieron, que no tienen periódicos, pocas radios, un bajo nivel educacional y un nivel aún más bajo de conciencia del medio ambiente, además de un gobierno que siempre les ha dictado lo que tienen que pensar y hacer, ¿cómo se las van a arreglar para tener las ideas y estímulos para encontrar la salida de su situación?

Yo creo que debe existir una influencia externa. Sólo a partir de eso es posible ver algunos indicios de que pueda tener lugar un desarrollo sostenible.

Simon: El proceso comienza cuando la gente ve una necesidad o siente que algo anda mal. Lo que tu dices es correcto, que puede ser que no tengan ni la experiencia vital para reconocer la raíz del problema ni que sepan de una solución razonable. Pero eso no nos impide comenzar sobre la base de su propio análisis de los problemas. La acción participativa anima entonces a la sociedad para que busque la raíz del problema y su solución.

Brian: Si todas las sociedades son diferentes en cuanto a sus sistemas de valores sociológicos, económicos, políticos y espirituales, ¿cómo puede un enfoque en particular, como por ejemplo la acción participativa, proveer las respuestas adecuadas para ayudar a la gente a dar el paso siguiente en sus planes de desarrollo sino en unas pocas sociedades? Por ejemplo, puedo garantizar que para la gran mayoría de los africanos del campo la acción participativa basada en mapas y caminatas transversales no será de ninguna utilidad, ya que en esos lugares la gente no utiliza mapas. Debemos promover más experimentación y diversidad. ¿Por qué habrá Dios llenado el mundo con tantas formas y estilos variados de vida? ¡Sin duda El también está a favor de la diversidad!

Simon: Estoy de acuerdo en que no todas las herramientas se pueden aplicar a todas las sociedades. En Cambodia, los aldeanos mismos han creado nuevos juegos para comunicarse los principios entre ellos. Han creado nuevas herramientas para asegurarse que todos participen y entiendan. No debemos confundir las herramientas con los principios de participación. Nosotros trabajamos para conseguir que la gente crezca en su comprensión de la vida y de la verdadera naturaleza del universo a la vez que en sus capacidades creativas. ¿Qué mejor mecanismo existe para estimular la diversidad que estar inmerso en el proceso de identificar un problema y trabajar en conjunto para encontrar la solución?

Preguntas para la discusión

Estas tres personas, Alexis, Simon y Brian, han planteado un número de problemas realmente cruciales en relación con el desarrollo, los que tal vez sean buenos para la discusión:

  • ¿Cómo podríamos permitir que las mujeres y otros grupos marginados expresen sus ideas y sus prioridades?
  • ¿Son los agentes externos siempre necesarios para estimular el proceso de desarrollo?
  • ¿Es posible que los agentes externos actúen simplemente como animadores sin imponer sus opiniones y conocimientos?
  • ¿Cómo pueden los miembros de la comunidad ‘poseer’ su propio desarrollo?

Además hay líderes de la iglesia y proyectos de desarrollo que tratan de justificar su trabajo con las comunidades y que necesitan ‘resultados rápidos’ para probar que son útiles de manera que puedan obtener los fondos para el presupuesto del año siguiente…

Continuemos planteando estos problemas cruciales. Agradeceríamos que, especialmente las mujeres, compartan más abiertamente sus ideas.