La historia de Ilinanga

por la Dra Connie Osborne.

Las historias pueden ayudar a la gente a aprender más sobre el VIH/SIDA. Esta historia puede usarse como un ejercicio de capacitación con trabajadores de salud o personas que cuiden a otros. Contar la historia y cambiar los nombres a los que sean comunes en la región y luego repasarla de nuevo lentamente y hacer las preguntas para la discusión.

Cuando Nakala quedó embarazada por cuarta vez, tenía la esperanza de un varón, puesto que ya tenía tres chicas encantadoras. Fue a la clínica prenatal para el control regular, incluyendo un examen de sangre y para controlarse la presión sanguínea y el aumento de peso.

El nuevo bebé fue una chica, Ilinanga, que nació saludable y fuerte. Nakala amamantó a su bebé ya que sabía que este era el mejor alimento para ella. Sin embargo, durante el primer año, Ilinanga tuvo muchas enfermedades e infecciones y dejó de engordar a los nueve meses. Nakala estaba sorprendida y se procupó ya que esto no había pasado con sus otras niñas. Luego Ilinanga desarrolló una fuerte tos que no se curaba. La enfermera sugirió una prueba de VIH, la que Nakala y su marido aceptaron, aunque ellos estaban seguros que el bebé no tenía VIH. Esperaban que la enfermera buscaría con cuidado otras causas para la enfermedad de Ilinanga una vez que comprobara que la prueba era negativa.

Sin embargo, cuando se recibieron los resultados, Nakala y su marido, Samson, se choquearon. La prueba era positiva. Luego se hicieron las pruebas a Nakala y Samson y se encontró que ambos estaban contagiados con el virus de VIH. Nakala se preguntó ‘¿Cuándo me contagié yo?’ Ella y Samson nunca habían usado condones en su matrimonio. Nakala había sido una esposa fiel y nunca se había acostado con nadie más, pero ¿podía decir ella lo mismo de Samson? ¿Y cuándo contrajo Ilinanga el VIH? ¿Antes o durante el parto o durante la lactación?

Nakala se preocupó por la salud de toda la familia. Estaba preocupada de cómo decirles a las chicas sobre la enfermedad de Ilinanga. Ella y Samson estaban de acuerdo en no hacerles las pruebas a las tres chicas pero estaban preocupados de si podrían contagiarlas a través del contacto estrecho. Para muchas de sus preocupaciones parecía no haber respuestas fáciles. La enfermera podría sólo darles información sobre el contagio de VIH y qué apoyo había disponible localmente para ayudarlos. Nakala y Samson tenían que tomar sus propias decisiones e intentar mantenerse tan saludables como fuera posible – comer bien, hacer ejercicio regular y prevenir infecciones o tratarlas temprano. Su fe los ayudó a ‘poner a Dios primero’ y a aprender a confiar en él para el futuro.

La Dra Connie Osborne es consultora pediátrica en la University Teaching Hospital, Private Bag RW1X, Lusaka, Zambia. Este artículo se adaptó de un artículo que primero apareció en Child Health Dialogue/AIDS Action.

Preguntas para la discusión

  • La mayoría de las mujeres no sabe si son seropositivas cuando quedan embarazadas. ¿Deben proporcionar los trabajadores de salud información sobre el VIH durante las clínicas prenatales? ¿Qué clase de información sería útil?
  • Samson probablemente le pasó el VIH a Nakala durante el acto sexual. ¿Podría Nakala haber hecho algo para evitar contagiarse?
  • ¿Qué deben considerar los trabajadores de salud antes de sugerir una prueba de VIH?
  • ¿Cómo se siente un padre sabiendo que ha contagiado a su niño con VIH?
  • ¿Cómo pueden ayudar los trabajadores de salud a que los padres no se preocupen de pasarles el contagio a sus otros niños?
  • ¿Quién necesita saber que un niño está contagiado con VIH? ¿Necesitan los maestros saber la verdadera razón por qué un niño puede estar enfermo más a menudo que otros niños?
  • ¿Por qué una de las hermanas de Ilinanga no querría hablar sobre el contagio de VIH?
  • ¿Corren las hermanas de Ilinanga el riesgo de contagiarse con VIH por el hecho de vivir con otros miembros de la familia?
  • ¿Dónde puede la gente de la comunidad averiguar más información sobre VIH/SIDA?

Para información sobre VIH y la lactación, escribir a la OMS para su paquete informativo (producido con UNICEF y ONUSIDA) llamado El SIDA y la alimentación del lactante, a: Avenue Appia, CH-1211, Geneva 27, Suiza. Fax: +41 22 791 0746

Actualización sobre el SIDA

  • El SIDA está en casi todos los países del mundo.
  • 50 millones de personas se han contagiado con el virus del VIH.
  • 16 millones de personas se han muerto hasta ahora como resultado del SIDA – el 85% de ellos en Africa.
  • Más de diez millones de niños africanos han perdido a uno o ambos padres a causa del SIDA.
  • Un informe reciente de la ONU indica que la mitad de los varones jóvenes africanos morirán de esta enfermedad.
  • Un cuarto de la población adulta de algunos países africanos está contagiado.
  • Las proporciones de contagio se duplican cada tres años si no se interviene.
  • El virus del VIH sólo puede traspasarse a través del contacto sexual (80% de casos), jeringas sin esterilizar u hojas de afeitar (5%), transfusiones de sangres con sangre infectada (5%) o de la madre al niño durante el embarazo, nacimiento o a través de la lactación (10%).
  • El virus del VIH daña el sistema inmune del cuerpo por lo que no puede combatir las enfermedades.
  • Se han desarrollado varias vacunas pero ninguna ha proporcionado todavía una respuesta.
  • En la India y el SE Asiático, cuatro millones de personas están contagiadas con SIDA y el contagio se está extendiendo rápidamente.
  • En América Latina y el Caribe, el número de gente con VIH está subiendo a niveles muy altos.
  • No hay todavía ninguna cura médica para el VIH o el SIDA. La educación sigue siendo vital para prevenir la expansión del SIDA.
  • En algunos países hay tratamientos para reducir la velocidad y la tasa a la cual el virus de VIH se transforma en SIDA, pero tienen muchos efectos laterales, necesitan cuidadosa vigilancia médica y cuestan un mínimo de US $2000 por paciente, aunque ahora se están desarrollando medicamentos mucho más baratos.

Fuentes: OMS, Financial Times, Newsweek, ACET, ONUSIDA