Trabajo para la renovación urbana

por la Dra Ambika Rajvanshi

Asha es un programa de salud y desarrollo de la comunidad en Nueva Delhi, India que cree que no es suficiente proporcionar simplemente cuidado médico en las comunidades de los barrios bajos. Cree que la única manera de proporcionar mejoramientos reales y duraderos a estas comunidades es mediante un enfoque integral sobre la salud de la comunidad.

Asha (el nombre significa ‘esperanza’ en indi) trabaja en los barrios bajos de Delhi donde las condiciones son muy difíciles:

  • Más de 3 millones de personas viven en 1.500 comunidades en barrios bajos.
  • La dimensión promedio de una casa es apenas de 2 por 3 metros pero aloja de seis a ocho personas.
  • Una bomba de agua sirve, por término medio, a 1.000 personas.
  • Muchos barrios bajos no tienen ningún servicio de saneamiento.
  • El 40% de los niños está seriamente desnutrido.
  • El 75% de los hombres y el 90% de las mujeres son analfabetos.

Por definición, los barrios bajos son poblados informales construidos en cualquier terreno público desocupado que las comunidades migratorias puedan encontrar. Se construyen a menudo cerca de vías férreas, canales de desagüe o áreas bajas propensas a inundarse. Los moradores de los barrios bajos viven por lo general en chozas pequeñas construidas de cualquier material que puedan encontrar. A las chozas que se atestan a lo largo de estrechos senderos sin pavimentar les falta la ventilación apropiada y ofrecen escasa protección del extremo calor del verano, las lluvias del monzón y el frío del invierno. Las enfermedades y los incendios son problemas cotidianos. Los barrios bajos padecen de desventajas medioambientales serias y faltan los servicios más básicos. Los residentes tienen que luchar con desagües obstruidos, agua estancada, escaso suministro de agua además de eliminación de resíduos y saneamiento inadecuados. Estos problemas se agravan cuando hace calor y en la estación lluviosa de los monzones.

El medio ambiente de la gente, particularmente su acceso al saneamiento y al agua potable, tiene un impacto enorme en su salud. A la vez que proporciona atención de salud, Asha ve el mejoramiento de los servicios y el medio ambiente local como la clave de su trabajo. Desarrolla y apoya el empoderamiento y planes de autoayuda para los moradores de los barrios bajos, particularmente mujeres y niños. A través de la movilización de las comunidades de los barrios bajos, la gente encuentra la motivación para mejorar su medio ambiente.

Los voluntarios de salud comunitaria de Asha trabajan con muchos grupos comunitarios para realizar cambios. Estos grupos incluyen mahila mandals (asociaciones de mujeres), mal mandals (asociaciones de niños) y también grupos juveniles y de hombres. Asha proporciona capacitación para animar a los miembros y darles con fianza para cabildear a los políticos locales para que proporcionen ayuda y servicios.

Cambios a través de la sociedad

Después de identificar las áreas problemáticas, ‘agentes de cambio’ de la localidad trabajan a tres niveles – individual, doméstico y comunitario.

Objetivo individual Trabajan para educar y motivar a los miembros de las familias, a los amigos, y a la población de los barrios bajos en general. Animan a la gente a practicar una buena higiene doméstica y personal, a usar letrinas en lugar de defecar en los desagües o en las calles, a usar suministros de agua seguros y a limpiar y eliminar en forma segura los residuos. Sus esfuerzos hacen realmente la diferencia. Sin embargo, es limitado lo que puede lograrse mediante el cambio del comportamiento individual.

Objetivos de grupos Asha proporciona capa citación y apoyo para animar a los grupos a trabajar con el gobierno local y los funcionarios de salud pública. Su apoyo es importante para realizar mejoramientos en los servicios y condiciones de los barrios bajos. Se enseña a los residentes de los barrios bajos cuáles son sus derechos y las responsabilidades del gobierno local para proporcionar mejoras. También se proporciona a la gente habilidades para hacer presentaciones, para negociar, para la defensoría de derechos y para cabildear.

Los grupos de mujeres (mahila mandals) a menudo demuestran ser grupos de presión muy eficaces para cabildear a las autoridades a fin de que mejoren los servicios públicos. Esto ha producido un mejoramiento en el acceso a agua potable segura mediante la instalación de llaves de agua, bombas de mano, pozos de tubos, tanques y camiones cisterna. La construcción de baños públicos comunitarios ha reducido la defecación al aire libre. Ahora se pavimentan los senderos con ladrillos u hormigón y éstos tienen un sistema de desagüe apropiado. Los desagües mejorados y desbloqueados han reducido la cantidad de agua estancada en la superficie. Debido a la educación de la comunidad, hay un buen uso de letrinas, menos conflictos en la comunidad y un compromiso por parte de la comunidad de mantener limpio su medio ambiente.

Asha enfatiza la importancia del compromiso y la perseverancia para lograr resultados. El personal proporciona apoyo cuando se necesita, incluyendo el acompañar a los miembros de la comunidad cuando visitan a las autoridades pertinentes. Muchos políticos locales han llegado a respetar, confiar e incluso apoyarse en el consejo de los grupos comunitarios organizados para encontrar formas de mejorar las condiciones de vida en los barrios bajos. El empoderamiento de la comunidad ha aumentado en gran medida la responsabilidad del gobierno y los políticos locales. Ellos lo ven ahora como esencial cuando se llevan a cabo programas de mejora de los barrios bajos.

Objetivo de acción comunitaria La Dra Kiran Martin, fundadora y directora de Asha, también ha establecido proyectos innovadores de vivienda en los barrios bajos en colaboración con el gobierno municipal. Estos esfuerzos han llevado a conceder derechos de propiedad de los terrenos a través de una cooperativa de vivienda. Se asignan los terrenos con planes preparados por el personal de la municipalidad. Se lotean los terrenos y la gente se va a otra parte del barrio mientras se construyen las casas nuevas. Los materiales de sus casas actuales se vuelven a usar y se compran nuevos materiales mediante la obtención de préstamos. Se construyen nuevas conexiones de agua y de alcantarillado, sistemas de desagüe, alumbrado público, aceras y centros comunitarios.

La cooperativa de vivienda cobra a los residentes una pequeña cuota periódica para cubrir los costos de mantenimiento del lugar. Esto permite al barrio bajo trans formarse en un complejo habitacional autosuficiente a cargo de sus propios asuntos. Estos proyectos han transformado completamente barrios bajos pantanosos, sucios y superpoblados. Un rasgo único e innovador es que la propiedad de la tierra se da a las mujeres que viven en los barrios bajos. Este modelo se ha transformado ahora en la base de la política de los barrios bajos de Delhi. El gobierno municipal ha reproducido este modelo en muchos barrios bajos.

El mejoramiento del medio ambiente de los barrios bajos, combinado con la tenencia de la tierra, el empoderamiento de la comunidad y los programas de salud, ha producido mejoras extraordinarias en las condiciones de vida y salud de los habitantes de los barrios bajos. En los barrios bajos donde trabaja Asha, las cifras de muertes entre los niños jóvenes se han reducido significativamente y las enfermedades relacionadas con el agua sucia y el saneamiento inadecuado se han reducido en gran medida.

La Dra Ambika Rajvanshi es un médico que ha trabajado en Asha durante dos años y medio. La dirección de Asha es: Asha Community Health and Development Society, Ekta Vihar, RK Puram Sector 6, New Delhi – 110 022, India
E-mail: ambika@asha-india.org
Sitio web: www.asha-india.org


Puntos clave de aprendizaje

  • El mejorar la salud requiere mejorar el medio ambiente, particularmente el acceso al agua segura y al saneamiento.
  • Los grupos comunitarios movilizados son claves para provocar cambios, tanto en el comportamiento individual como en las autoridades locales, para producir cambios en los servicios.
  • Proporcionar objetivos claros a los políticos y a las autoridades locales.
  • Las cooperativas de vivienda que dan la propiedad de la tierra a las mujeres pueden transformar las áreas de los barrios bajos.

Estudio de caso: Complejo de baños públicos de Seelampur

El poblado de casuchas Seelampur es la morada de 25.000 personas. Durante los últimos siete años los baños públicos habían sido descuidados y estaban sucios e infestados de pestes. Hace dos años se desplomaron el tejado y el suelo. 

La agrupación de mujeres de Seelampur (mahila mandal) había estado cabildeando a las autoridades locales durante muchos años para intentar conseguir nuevos baños públicos. Durante las elecciones de 2003 aumentaron sus esfuerzos. Cuando la concejal local empezó su campaña, las mujeres de mahila mandal le dijeron que no recibiría su apoyo hasta que no se llegara a un acuerdo sobre los nuevos baños públicos. Pronto les prometieron un nuevo complejo de baños públicos. Sin embargo, la batalla no acabó allí. Las mujeres tuvieron que visitar a la concejal y el departamento de los barrios bajos constantemente, golpeando persistentemente a sus puertas hasta que empezó el trabajo ocho meses más tarde.

Durante la ceremonia de inauguración, la nueva concejal agradeció a Asha su apoyo. También habló de la persistencia del grupo de mujeres mahila mandal en Seelampur. Como musulmana, la concejal alabó a las mujeres por quitarse sus velos y hablar para proveer esta mejora para sus familias. También prometió construir más baños públicos y lavanderías.

Este sector de los barrios bajos tiene ahora servicios higiénicos que prevendrán las enfermedades y conservarán la dignidad de los residentes. Este logro es una expresión práctica del empoderamiento de las mujeres.