R4 ¿Cómo practica Dios la justicia?

En el Antiguo Testamento, en Éxodo, Levítico, Números y Deuteronomio, Dios estableció leyes detalladas para asegurar una práctica justa y justicia en cuanto a la propiedad y la libertad. Él sabía que con el tiempo, la gente probablemente se explotaría la una a la otra y a la tierra, pero Él estableció leyes para asegurar que, cada cierto tiempo, las cosas fueran restauradas a su estado original. Estas leyes aseguraban que la gente que era pobre o esclava, tuviera la esperanza de una justicia futura.

Estas leyes están basadas en el principio del Jubileo. Ellas previenen que la tierra se agote o se vuelva infértil. Ellas otorgan la liberación de las deudas y de la esclavitud cada siete años y aseguran la redistribución de las riquezas y de la tierra cada 50 años (cada generación). Estas leyes son explicadas en tres libros distintos del Antiguo Testamento. No sabemos a qué grado fue practicado el principio del Jubileo en los tiempos del Antiguo Testamento. Sin embargo, estos principios de prevenir que el rico se vuelva más rico y que el pobre se vuelva más pobre, permanecen en el corazón del deseo de Dios por justicia.

Discusión
  • Leamos Éxodo 23:10-11, Éxodo 21:2-6, Deuteronomio 15:1-18 y Levítico 25:1-55. Estas leyes abarcan varias cosas diferentes: la liberación de los esclavos, el cuidado de la tierra, el perdón de las deudas y la redistribución de la propiedad y de la tierra. ¿Cuáles serían las consecuencias si las leyes del Jubileo estuvieran todavía en uso hoy en día?
  • ¿Qué podemos aprender de las leyes del jubileo sobre el plan de Dios?
  • ¿Nuestras leyes nacionales tratan de asegurar que las riquezas sean distribuidas de manera más justa en nuestro país? ¿Son efectivas las leyes en cuanto a esto (por ejemplo, el pago de impuestos)?

Artículos 1, 17, 25 Declaración Universal de Derechos Humanos de la ONU