Violencia Sexual

Poner fin a la violencia sexual

El objetivo de Tearfund es que para el 2018, en 150 comunidades en 15 países, no ocurran nuevos casos de violencia sexual y que las personas afectadas por la violencia sexual puedan acceder al apoyo y a los servicios que necesitan.

Tearfund considera que las iglesias desempeñan un papel clave en darles apoyo a las víctimas y en desafiar las actitudes y prácticas perjudiciales en torno a cuestiones relacionadas con el género que con frecuencia permiten la violencia.