Dios nada desperdicia: inspiración desde Brasil

La propiedad tiene como nombre “Casa da videira” que significa “Casa de la vid”. Foto: Thais Kaniak
La propiedad tiene como nombre “Casa da videira” que significa “Casa de la vid”. Foto: Thais Kaniak

Conozca a Claudio Oliver, un ambientalista y pastor de Brasil que compartió sus experiencias en agricultura urbana en una entrevista con la Editora de Paso a Paso.

Qué le inspiró a convertirse en un agricultor urbano? 

Un día, después de años esperando y soñando con tener un pedazo de tierra, fui a mi balcón y miré mi terreno de 0.6 metros cuadrados lleno de tierra muy mala. Luego fui a mi cocina donde recolecté mis desechos de comida. Viendo la conexión entre los dos lugares, tuve la inspiración de hacer una oración parecida a esta...“Señor, en lugar de quejarme o soñar con tener tierra, tomaré la decisión de honrarte a ti y a tu creación. No crearé basura que no pueda usar de nuevo dentro de mi hogar y sacaré el mayor provecho de la tierra que me has dado”.  

Empecé mi primer cubo de gusanos [editora – un modo de hacer composte usando gusanos] y en seis meses el composte me ayudó a producir una muy buena cosecha de tomates, lechuga y moras de la pequeña “finca” que había crecido en este espacio desaprovechado con tierra mala.  

Habiendo sido fiel en utilizar ese pequeño espacio, pronto empezamos a transformar el estacionamiento de nuestra iglesia para convertirlo en un huerto. ¡Después de tres años teníamos 300 vegetales, árboles, frutos y flores diferentes creciendo allí! Luego alquilamos nuestra primera casa para empezar lo que hemos denominado “Casa de la vid”, porque queríamos demostrar que es propiedad de la Vid (véase Juan 15:1-8).

Claudio les da la bienvenida a los visitantes. “Nos encanta decirle a todo el que podemos, ‘venga a ver’”, dice él. Foto: Claudio Oliver
Claudio les da la bienvenida a los visitantes. “Nos encanta decirle a todo el que podemos, ‘venga a ver’”, dice él. Foto: Claudio Oliver

Toma mucho esfuerzo cosechar alimentos, pero tanto alimento se desaprovecha. Cómo se minimizan los residuos de alimentos en su vida en la ciudad? 

Comienzo con este principio: los residuos pueden contaminar o los residuos pueden ser devueltos al ciclo de vida. Una vez uno ha comprendido esto puede dar los pasos prácticos para hacerlo, dando los residuos de alimentos como comida a los animales o haciendo composte. Siempre debemos hacernos la pregunta: ¿cómo puede este residuo traer nueva vida? Descubrimos que este tipo de enfoque conduce a la abundancia y la abundancia conduce a compartir, a la amistad y a una comunidad fuerte. Nadie sale de nuestra casa sin algo en sus manos.  

Creemos que la mejor manera de manejar nuestros residuos no es por medio del reciclaje, sino por lo que nosotros denominamos el preciclaje. Esto significa no comprando cosas en primer lugar, para no tener que deshacernos de ellas. El próximo paso lo denominamos sobreciclaje. Una vez ya existe el residuo, podemos buscar maneras de extender su vida utilizándolo por tanto tiempo como sea posible.  

Usted participa en un movimiento denominado “Do Meu Lixo Cuido Eu” que se traduce como “yo me encargaré de mi basura” – nos puede contar más acerca de este movimiento? 

Es muy simple, no existen residuos en la naturaleza. El principal mensaje de la campaña es que si usted ha producido residuos, puede encontrar una solución para ellos. O si no puede encontrar una solución, puede dejar de usar lo que sea que esté creando el residuo. Cualquier persona puede unirse a la campaña o utilizar nuestro nombre de campaña, porque todos pueden encargarse de sus propios residuos. 

Si queremos sacar el mayor provecho de los alimentos que tenemos por dónde podemos empezar? 

Pueden empezar estudiando el modo en que utilizan los alimentos en sus propios hogares. Cuando Dios nos creó nos puso en un jardín y nos dio todo lo que necesitábamos para la vida. Pueden pensar adónde van sus residuos de alimentos y tratar de utilizarlos para darles vida a cosas nuevas. Esto lo pueden hacer dándoles los residuos de alimentos a los animales como comida o dejando que los gusanos los conviertan en tierra. Con otros tipos de basura, como botellas plásticas o latas de aluminio, siempre que sea posible, eviten utilizarlas y si necesitan utilizarlas, continúen usándolas hasta el mismo fin de sus vidas útiles. También pueden ayudar compartiendo sus experiencias conmigo ¡me encantaría aprender de ustedes! 

Claudio Oliver vive y trabaja en Curitiba, Brasil. Tiene más de 25 años de experiencia como ambientalista, agricultor urbano y pastor. Siente pasión de ver a las personas vivir relaciones positivas unas con otras y con la creación. 

E-mail: secretariadavideira@gmail.com 

Este artículo aparece en el número 94 de la revista Paso a Paso, dedicado al tema del cómo valorar los alimentos. Puede leer Paso a Paso en línea, suscribirse para recibir Paso a Paso periódicamente o comunicarse con nosotros para pedir copias impresas.  

Paso a Paso 41 tiene más información sobre cómo utilizar los gusanos para hacer composte.

Alice Keen
Alice Keen is the Communications for Development team leader at Tearfund. She edited Footsteps magazine for four years.