Reacción cristiana al sida

por el Doctor Patrick Dixon.

“Es ahora evidente que el número de víctimas del SIDA está incrementando en todo el mundo, sobre todo en los países en vías de desarrollo”.

Doctor Michael Merson, Director del Programa Global del WHO (“World Health Organization”, que trata sobre el SIDA)

Muchos expertos creen que el SIDA se va a convertir en el desastre más grande de este siglo, sobre todo en los países en vías de desarrollo. Según los expertos de la Organización Mundial de la Salud (W.H.O.), entre 8 y 10 millones de personas serán contagiadas, dejando así 10 millones de niños huérfanos.

El SIDA es un conjunto de síntomas causados por el virus VIH. Este virus puede vivir en el cuerpo humano durante 10 o 20 años sin manifestar ningún síntoma, la persona puede transmitir el virus durante este período. La forma más corriente de transmitirlo es  a través de relaciones sexuales; también a través de transfusiones de sangre contaminada o al compartir jeringas contaminadas. Las madres portadoras del virus lo transmiten a sus bebés durante la gestación o al dar a luz.

El SIDA se ha propagado rápidamente en todas partes. Los trabajadores sanitarios encontrarán, en casi todos los rincones del mundo, a alguna persona con el virus VIH o con el SIDA; ya sea un colega, un paciente o un familiar.

¿Cuál debería ser nuestra reacción hacia las personas enfermas del SIDA? ¿Qué tipo de ayuda práctica podríamos ofrecerles a ellas y a sus familias?

Estoy convencido de que solo hay una respuesta al SIDA: cuidar y querer incondicionalmente a los que sufren de esta enfermedad y continuar la enseñanza de cómo evitar la infección. Los cristianos siempre han sido los primeros en demostrar amor y piedad hacia los enfermos, sin tener en cuenta las causas de la enfermedad y otros factores. Tenemos también la responsabilidad de educar a los amigos, familiares y a todas las personas en general.

ACET- “Aids Care, Education and Training” (Organización que se ocupa de cuidar y educar a los enfermos del SIDA – es una sociedad benéfica. 

Fue establecida por la iglesia hace dos años, y es ahora la mayor proveedora independiente de ayuda práctica a hombres, mujeres y niños portadores del virus VIH, o enfermos del SIDA en Gran Bretaña. También es la mayor proveedora independiente de educación escolar sobre el SIDA y ofrece formación a profesionales, promotores sanitarios y a iglesias.

El año pasado, personal del centro ACET viajó en dos ocasiones a Rumania para llevar provisiones médicas y para evaluar la situación de la infección VIH en los bebés. Gracias a este esfuerzo, un rumano trabaja ahora para ACET en Constancia y se ha establecido un programa de educación en Brasov para formar a médicos y enfermeras, los cuales educarán a su personal sobre el SIDA.

A solicitud de las iglesias de Uganda, ACET ya ha efectuado tres visitas a su país. Subvencionados por Tearfund, ACET ha nombrado como Director en África al Señor Anthony Kasozi, de Uganda, especializado en administración y gerencia. El señor Kasozi ayudará a las iglesias a encontrar soluciones a los problemas que se presentan a causa del virus VIH y del SIDA, en Uganda y en los países vecinos.

El problema del SIDA es universal y afecta a personas de todas las clases sociales. El número de personas infectadas y el nivel  de ayuda sanitaria disponible, varía en cada país. El objetivo es el de utilizar, lo mejor posible, los limitados recursos disponibles para proveer una mejor vida a aquellos infectados y afectados por el virus VIH o el SIDA.

Mensaje Cristiano

Dios ama a todas las personas, incondicionalmente, sin importarle si son creyentes o no. Como cristianos tenemos el deber de cuidar a todos los enfermos, sin tener en cuenta las causas de sus enfermedades. Si seguimos la doctrina cristiana de ser fiel a un solo compañero durante toda la vida, la propagación de esta infección será menos probable.

El SIDA en su Iglesia

Debido a que la infección del virus VIH puede estar presente en el cuerpo por 20 años, o más, sin manifestarse, muchas de las personas que van ahora a la iglesia están enfermas o muriendo, como resultado de los riesgos que tomaron antes de encontrar la fe en Cristo. En algunas partes, hasta una cuarta parte de las congregaciones podría morir en un futuro muy próximo. Muchas personas enfermas del SIDA se refugian en la iglesia en busca de consuelo, ayuda y esperanza.

El Doctor Patrick Nixon es un médico con mucha experiencia, particularmente en el cuidado de las personas con enfermedades incurables. Fue uno de los fundadores de ACET, donde es ahora Director. Ha escrito dos libros sobre el SIDA.