Las nuevas «familias de acogimiento»

Paso a Paso 101 - Niños huérfanos

Con estudios de caso, actividades para los niños y una emotiva entrevista sobre la experiencia de crecer en una institución para niños huérfanos.

Las nuevas «familias de acogimiento»

Casa Viva es la única organización que implementa de forma activa el acogimiento familiar en Costa Rica. En colaboración con la iglesia local, animan a las familias a ofrecer un hogar a los niños necesitados. 

Participantes de Honduras, Panamá, Costa Rica y República Dominicana al finalizar un curso de capacitación de Casa Viva. Foto: Casa Viva
Participantes de Honduras, Panamá, Costa Rica y República Dominicana al finalizar un curso de capacitación de Casa Viva. Foto: Casa Viva

Philip y Jill Aspegren fundaron Casa Viva en 2003. Antes habían estado a cargo de una institución en República Dominicana durante seis años. Aunque ellos adoraban su trabajo, se preguntaban si habría mejores alternativas al cuidado residencial. En 2003, la organización Viva invitó a los Aspegren a investigar esta posibilidad en América Central. 

Philip y Jill escogieron Costa Rica para establecer su base. Cuando comenzaron el proyecto, el término «familias de acogimiento» ni siquiera se conocía en Costa Rica. 

Primeros pasos 

Los Aspegren comenzaron por establecer relaciones con el Gobierno nacional y la autoridad local. Estudiaron las leyes y políticas costarricenses para determinar qué se les permitiría hacer. Luego, comenzaron a compartir su visión con las iglesias. Casa Viva contrató a profesionales, como trabajadores sociales, y desarrolló un plan de capacitación para las iglesias y las familias.  

Al cabo de ocho meses, se envió al primer niño a vivir con una familia de la iglesia local. Desde entonces, gracias a los esfuerzos de Casa Viva, se han enviado a más de 400 niños a vivir con familias de acogimiento. El departamento de protección de la infancia del Gobierno ahora deriva a niños a esta organización de forma regular.

Estrategias 

Como primer paso, Casa Viva coloca a los niños en familias de acogimiento a corto plazo. Con esta medida, se responde a las necesidades inmediatas del niño mientras se estudian soluciones a más largo plazo. La primera opción de Casa Viva es siempre reunificar a los niños con su familia biológica al tiempo que se les presta apoyo adecuado. No obstante, cuando esta opción no es viable o no es una opción segura, busca una colocación permanente a través de la adopción. Si no hay ninguna familia dispuesta a adoptar al niño, organiza el acogimiento familiar a corto o largo plazo.

Un elemento central del trabajo de Casa Viva es la colaboración con la iglesia local. La organización se dio cuenta de que a las iglesias las inspira la idea bíblica de ser hospitalarios con las personas necesitadas. Las iglesias son responsables de conseguir familias de acogimiento y apoyan a las familias una vez que los niños se trasladan a vivir con ellas. Los profesionales que trabajan en Casa Viva realizan evaluaciones para asegurarse de que la colocación sea adecuada, ayudan a la familia a prepararse y la acompañan. 

Difusión del mensaje 

Cambiar las mentalidades puede representar todo un reto. Casa Viva ahora ofrece capacitación a iglesias, organizaciones y Gobiernos de otros países latinoamericanos. Philip y Jill responderán encantados cualquier consulta sobre sus cursos de capacitación, que se encuentran disponibles en español e inglés. 

IDEAS PARA SACAR PROVECHO A ESTE ARTÍCULO 

En grupo, debatan sobre si el acogimiento familiar es una práctica común en el lugar donde ustedes viven. ¿Considerarían las personas de su iglesia o comunidad ofrecer acogimiento familiar a niños huérfanos y vulnerables? Si es así, ¿con quién deberán vincularse para comenzar el proceso?

Agradecemos la contribución de Philip y Jill Aspegren. Artículo compilado del documento de CAFO Replicable models for transition to family-based care [Modelos reproducibles de transición al acogimiento familiar]. Véase www.cafo.org/resource/replicable-models-for-transition-to-family-based-care 

Sitio web: www.casaviva.org
Correo electrónico: cafecito@casaviva.org 


Rosa's artwork
ESTUDIO DE CASO

«¿Una familia… para mí?»

Cuando la madre y la abuela de Rosa* murieron, no había nadie que pudiera cuidarla. La enviaron a un orfanato estatal donde parecía que iba a pasar el resto de su niñez.

Un año después, la pareja formada por Stefano y Marielos se enteraron de la historia de Rosa. La pareja había recibido capacitación de Casa Viva y estaba dispuesta a ofrecer un hogar a largo plazo a la niña.

Un trabajador social del Gobierno le dio la noticia a Rosa. Al comienzo, Rosa estaba tan sorprendida que se quedó sin habla. Al final, exclamó: «¿una familia… para mí? ¿Para mí, que ya soy tan grande?». Los niños de once años en su situación tienen escasas posibilidades de ser acogidos por una familia. 

El primer día con su nueva familia, Rosa encontró una caja de materiales de arte. Dedicó tiempo a jugar con su nueva «hermana» y a expresar sus sentimientos por medio del arte. 

Esa noche, cuando Stefano y Marielos se fueron a acostar, encontraron un dibujo de Rosa (en la fotografía de arriba) metido debajo de las sábanas. Había dibujado un árbol genealógico y se había asignado un lugar en la nueva familia. Tenía un sentido de pertenencia. 

*Los nombres se han cambiado.