Comunidad

Paso a Paso 102 - Salud y fe

Paso a Paso 102 incluye consejos sobre primeros auxilios, experiencias de trabajadores de la salud y un estudio bíblico sobre sanación.

Comunidad

Las iglesias que luchan contra el estigma relacionado con el VIH 

En Malaui, continúa habiendo altos niveles de estigma y discriminación contra las personas que viven con el VIH. Por consiguiente, la gente tiene miedo a hacerse la prueba de detección del VIH y a acceder a tratamientos y apoyo. 

El Livingstonia Synod AIDS Programme (Programa contra el Sida del Sínodo de Livingstonia, LISAP) congrega a las iglesias locales para abordar el problema del VIH y el sida en nuestras comunidades. Una de nuestras prioridades clave es reducir el estigma y la discriminación. Para lograrlo, compartimos información detallada en las iglesias y comunidades sobre el VIH y el sida, y las consecuencias negativas del estigma. Nuestro propósito es crear un entorno en el que la gente pueda hablar sobre temas «tabú» de forma abierta. También establecemos grupos de apoyo entre pares, organizados por personas seropositivas para otras personas que también viven con el VIH. El ministro de la iglesia y los adultos mayores apoyan a estos grupos. Además, nos aseguramos de que las personas que viven con el VIH puedan enseñar, predicar y guiar a los demás en la iglesia si cuentan con las habilidades pertinentes. Estas personas son parte del cuerpo de Cristo y son importantes para Dios. 

LISAP, Malaui

Foto: Jim Loring
Foto: Jim Loring/Tearfund

Problema espinoso 

Pregunta: «Muchas iglesias y ONG tienen programas alimentarios por medio de los cuales solo distribuyen alimentos. ¿Cómo podemos empoderar a las comunidades para que respondan a las necesidades de salud y de nutrición de sus niños? ¿Puede darme algunos ejemplos?» (Bing Roncesvalles, Filipinas) 

Respuesta: La mala salud, la malnutrición y la pobreza están estrechamente relacionadas. Los alimentos se distribuyen debido a diferentes razones. Por ejemplo, es posible que en un distrito haya escasez de alimentos, o que la gente se encuentre en una situación de pobreza tal que no puede comprar suficientes alimentos o los alimentos adecuados. En consecuencia, la primera tarea es entender el problema y sus causas. Luego, podremos encontrar soluciones adecuadas y sostenibles. 

La escasez de alimentos en una zona agrícola podría deberse a la pérdida de los cultivos. En este caso, podríamos analizar, junto con la comunidad, cómo podríamos ayudar a los granjeros a aumentar su resiliencia frente a las condiciones climáticas extremas y cómo mejorar las cosechas. Si el problema es la pobreza urbana, es posible que tengamos que centrarnos en la generación de ingresos y en la creación de pequeñas empresas. Si el problema afecta solo a un grupo, como el insuficiente crecimiento en niños menores de dos años, será importante identificar las razones de este problema. Entre estas razones, podrían incluirse enfermedades frecuentes debido a un entorno insalubre, la escasa lactancia materna o las malas prácticas de destete. En este caso, podríamos centrarnos en actividades como el lavado de manos o la capacitación de las familias en alimentación de lactantes. 

También es posible que varíe el tipo de «empoderamiento». Por ejemplo, si un granjero local pone a prueba nuevos métodos y obtiene mejores resultados, su experiencia puede ser compartida con los demás. O, en el caso de las familias que logran que sus hijos crezcan lo suficiente a pesar de su pobreza, si averiguamos cómo lo han conseguido, es probable que descubramos prácticas que otras familias en situación de pobreza podrían adoptar. No obstante, cuando ocurre un desastre o se produce una hambruna, es necesario distribuir alimentos, además de enseñar a la gente a prepararse para (y evitar) desastres futuros. Pero un programa alimentario solo debería ser una solución temporal, ya que no resuelve la raíz del problema. 

Respuesta por parte de la doctora Ann Ashworth, profesora emérita de nutrición comunitaria del London School of Hygiene and Tropical Medicine (Instituto Londinense de Higiene y Medicina Tropical). 
Correo electrónico: Ann.Hill@lshtm.ac.uk.  

Envíenos sus problemas espinosos a la dirección que se indica más abajo. 


Escriba a: The Editor, Footsteps, 100 Church Road, Teddington, TW11 8QE, Reino Unido  

publications@tearfund.org  

www.facebook.com/tearfundlearn  

www.twitter.com/tearfundlearn