Los barrios marginales y la lucha por la seguridad

Paso a Paso 105 - El derecho a la tierra

Paso a Paso 105 analiza los derechos a la tierra, por qué son importantes y qué podemos hacer para protegerlos.

Los barrios marginales y la lucha por la seguridad

Dr. Viv Grigg  

ONU-Habitat prevé que para 2020, mil cuatrocientos millones de personas podrían vivir en barrios marginales. Para mí, se trata del mayor desafío para un ministerio urbano en nuestra época. En este artículo, les explicamos algunos de los pasos que la gente que vive en barrios marginales generalmente tiene que cumplir para lograr una tenencia segura de la tierra y mejores servicios. El orden y la naturaleza exacta de los pasos varían según el lugar.

Para 2020, mil cuatrocientos millones de personas podrían estar viviendo en barrios marginales. Foto: Francesca Quirke/Tearfund
Para 2020, mil cuatrocientos millones de personas podrían estar viviendo en barrios marginales. Foto: Francesca Quirke/Tearfund

Durante muchos años, fui pastor en un barrio marginal en Manila, la capital de Filipinas. Recuerdo cómo las paredes quedaron salpicadas de sangre cuando los soldados y las excavadoras destruyeron nuestro barrio. Los miembros de la iglesia ayudaron a los residentes a cargar camiones con sus materiales de construcción y a reconstruir sus casas en la nueva «zona de reasentamiento». El nuevo lugar carecía de agua y se encontraba a más de catorce kilómetros de las fuentes de trabajo en la ciudad, de las que la gente dependía.

El pastor de un barrio marginal debe solidarizar con las personas que se encuentren en riesgo de perder sus viviendas y tierras. Este es el Paso Uno.

Sin embargo, me pregunté si este enfrentamiento podría haberse evitado. El sacerdote que trabajaba en la comunidad antes que yo fue más astuto. Previamente a otro enfrentamiento que se produjo en el pasado, él había organizado a la comunidad de modo que cuando las excavadoras llegaron, se encontraron de frente con la gente tendida en el suelo. Este sacerdote contactó a la prensa y luego, llamó al alcalde y le informó que los periodistas y las cámaras se encontraban en el lugar. Además, advirtió al jefe de la policía que evitara un derramamiento de sangre porque el alcalde venía en camino.  

Lógicamente, cuando el alcalde llegó y vio a los periodistas, dijo: «Tenemos que resolver este asunto de forma pacífica, por medio de conversaciones». Al final, la gente recibió la mitad de los terrenos. Este es el Paso Dos: el liderazgo astuto de un movilizador capacitado de la comunidad. 

El Paso Tres es la organización de la comunidad para el trabajo de incidencia. Los representantes de la comunidad deben dedicar tiempo a reunirse con los funcionarios gubernamentales y asistir a conferencias de trabajadores sociales y académicos. Esto les permite adquirir una reputación y contactar a las personas indicadas cuando sea necesario, como lo hizo el sacerdote en el ejemplo que doy más arriba.

El Paso Cuatro es el trabajo de incidencia respaldado con conocimientos. La investigación es fundamental. Cada semana, me comunico por Skype con trabajadores de ocho ciudades del mundo. Los trabajadores tienen que aprender los complejos sistemas que es necesario seguir para obtener la tenencia de la tierra. Este proceso suele constar de entre 40 y 80 pasos. Entre las preguntas que debemos intentar responder por medio de la investigación, se incluyen las siguientes: ¿Qué oficinas deben emitir los diferentes certificados? ¿Qué información necesitan? ¿Qué funcionarios de esas oficinas nos ayudarán y cómo podemos evitar a quienes pedirán sobornos?

El Paso Cinco es lograr que una persona se vuelva experta en planes de vivienda estatales y privados. Esta persona necesita una formación sólida en el área de las finanzas, lo cual ayudará a la comunidad a cumplir el Paso Seis: el establecimiento de objetivos en términos de grupos y procesos de ahorro. Es probable que las comunidades necesiten fondos para cubrir varios aspectos de los procesos de mejoramiento del barrio y de registro. La gestión de un grupo de ahorro puede resultar una tarea complicada y puede generar conflictos. Los líderes necesitan tener buen corazón, pero también ser inmunes a las críticas.

El Paso Siete consiste en la negociación de contratos a mayor escala entre las organizaciones de la comunidad, bancos y planes habitacionales. Los líderes de los barrios marginales pueden convertirse en expertos en el área de los negocios y ayudar a organizar la prestación de mejores servicios para la comunidad. En una sociedad abierta como Filipinas, esto es posible lograr, pero en países donde la corrupción es más común, se trata de un mayor desafío.

Paso Ocho: ¡Esto es muy difícil! ¡Démonos por vencidos!

Paso Ocho alternativo: recordar que, cuando llegamos a estos lugares peligrosos y difíciles, Dios nos acompaña. Durante la lucha, tenemos que permanecer cerca de Él. Con la ayuda del Espíritu Santo, podemos seguir adelante.


El doctor Viv Grigg creó el máster en Liderazgo Urbano Transformacional, que ofrecen numerosas universidades del mundo. Es director de la Urban Leadership Foundation [Fundación de Liderazgo Urbano] y coordina la Encarnação Alliance of Urban Poor Movement Leaders [Alianza Encarnação de Líderes de Movimientos de Personas en Situación de Pobreza de Zonas Urbanas].

En el siguiente enlace, se ofrece un curso y materiales sobre los derechos a las tierras en zonas urbanas (en inglés): www.urbanleaders.org/655LandRights 

Sitio web: www.urbanleaders.org
Correo electrónico: viv@urbanleaders.org