La importancia del derecho a la tierra

Paso a Paso 105 - El derecho a la tierra

Paso a Paso 105 analiza los derechos a la tierra, por qué son importantes y qué podemos hacer para protegerlos.

La importancia del derecho a la tierra

Barbara Codispoti  

Cuando comenzamos a trabajar en la defensa del derecho a la tierra, lo primero que aprendemos es lo difícil y compleja que es esta área porque en seguida nos damos cuenta de que se trata mucho más que de encontrar soluciones técnicas para repartir la tierra. El trabajo en la defensa del derecho a la tierra consiste en mejorar las reglas y las normas relacionadas con quiénes pueden acceder, utilizar y controlar la tierra y sus recursos. Significa realizar esfuerzos en favor de, y junto con, las mujeres, los hombres y las comunidades que generalmente tienen un poder escaso o nulo de decisión.

El acceso a la tierra y sus recursos es un aspecto central para los medios de vida de las personas. Foto: Layton Thompson/Tearfund
El acceso a la tierra y sus recursos es un aspecto central para los medios de vida de las personas. Foto: Layton Thompson/Tearfund

Garantizar y proteger el derecho a la tierra de las personas vulnerables es esencial para asegurar una sociedad justa y próspera. También es clave para combatir la pobreza y el hambre en las comunidades rurales, que dependen de la tierra para alimentarse. El derecho a la tierra es fundamental para abordar las desigualdades, proteger el medio ambiente y mantener la paz.  

Cuando las mujeres y los hombres pueden demostrar que disfrutan de derechos seguros a la tierra, les resulta más fácil acceder a créditos, préstamos y servicios de extensión, así como a planes de seguros y asistencia social, por ejemplo. La tenencia segura de la tierra permite a las personas invertir en sus tierras y realizar mejoras con más facilidad. En las zonas urbanas, el derecho a la tierra suele ser vital para acceder a servicios públicos, como agua y saneamiento.

los derechos de los grupos marginados

En el mundo, las mujeres poseen menos tierras que los hombres. Además, las tierras que poseen son de peor calidad y cuentan con un menor respaldo legal. Si se apoya a las mujeres para que puedan acceder a más tierras y obtener derechos de propiedad reconocidos, pueden lograrse cambios sociales transformadores. Cuando las mujeres poseen tierras, ya sea de forma individual o en conjunto con sus maridos, gozan de una situación más favorable dentro de la familia y la sociedad. Según las investigaciones, en comparación con los hombres, las mujeres suelen invertir más los ingresos que generan de la tierra y otros recursos en la alimentación y la educación de sus hijos.

También es sumamente importante trabajar por los derechos sobre las tierras indígenas y comunitarias. Los pueblos indígenas y las comunidades locales poseen y gestionan grandes extensiones de bosques y pastizales. Estos grupos también poseen valiosas habilidades y conocimientos sobre cómo conservar y cuidar sus tierras y recursos naturales. La protección de sus derechos no solo es importante para garantizar sus medios de vida e identidades culturales, sino también para conservar el medio ambiente y combatir los efectos del cambio climático. 

competencia, conflictos y corrupción

El mundo está viviendo una crisis relacionada con la tenencia de la tierra. Esto se debe a que existe cada vez más competencia por la tierra y los recursos naturales. La competencia ocurre a todo nivel: dentro de las familias, dentro de la misma comunidad, entre unas comunidades y otras, y entre las comunidades y el Gobierno o los inversores privados. Durante la última década, hemos presenciado el aumento del «acaparamiento de tierras». Este fenómeno ocurre cuando las élites o los inversores con poder obtienen tierras, con frecuencia a bajo costo y sin un proceso adecuado de consultas o de obtención de consentimiento. Las personas que no tienen medios de proteger y de reclamar sus derechos sobre las tierras son desalojadas y desplazadas a diario en beneficio de unos pocos. Esto es exacerbado por el alto nivel de corrupción de numerosos Gobiernos. La corrupción también puede encontrarse dentro de las comunidades, donde los líderes tradicionales a veces actúan de forma egoísta y en beneficio propio. 

Las relaciones rotas entre las personas debido a problemas relacionados con la tierra se convierten fácilmente en conflictos. Para evitar que esta competencia destroce nuestras sociedades, es fundamental contar con sistemas adecuados y justos de gestión de la tierra y sus recursos.

Las tierras de esta cantera de bauxita en Sierra Leona pertenecían a las personas del pueblo de Mbonge, pero fueron vendidas a una empresa minera por un pago único. Foto: Jay Butcher/Tearfund
Las tierras de esta cantera de bauxita en Sierra Leona pertenecían a las personas del pueblo de Mbonge, pero fueron vendidas a una empresa minera por un pago único. Foto: Jay Butcher/Tearfund

esfuerzos conjuntos para cambiar las cosas

Un aspecto positivo es que en la última década se han asumido compromisos a escala internacional dirigidos a regular la gobernanza de la tierra y de los recursos naturales. La protección del derecho a la tierra de los pequeños agricultores, las comunidades vulnerables y, en particular, las mujeres se menciona de manera explícita en los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Las organizaciones internacionales, nacionales y locales de la sociedad civil están hablando abiertamente y en voz alta, fomentando la solidaridad y movilizando a las comunidades. Estas organizaciones se proponen exigir cuentas a los Gobiernos y los actores privados sobre lo que han prometido por escrito. Muchos Gobiernos y actores privados están tomando medidas, pero aún quedan cosas por hacer.

¿qué pueden hacer los individuos?

La tierra es un tema que afecta a las relaciones entre las personas y dentro de la sociedad. Las acciones de los individuos pueden tener un impacto positivo a largo plazo solo si forman parte de esfuerzos conjuntos a mayor escala. Las personas pueden realizar las siguientes acciones por su cuenta: 

  • solicitar información sobre su derecho a la tierra y los recursos que les otorga la ley, e investigar maneras de resolver los conflictos; 
  • buscar apoyo para encontrar la manera más adecuada y rentable de documentar y proteger sus derechos individuales y comunitarios, por ejemplo, dirigiéndose a organizaciones que trabajan en este ámbito; 
  • una vez que adquieran estos conocimientos, educar y movilizar a otros miembros de sus familias y la comunidad sobre la necesidad de proteger su derecho a la tierra; y 
  • destacar la importancia de incluir a todos los miembros de la comunidad en la toma de decisiones.

¿qué pueden hacer las organizaciones de base?

Las organizaciones de base pueden cumplir un papel clave a la hora de ayudar a las comunidades y grupos específicos (p. ej., las mujeres) a unirse y a resolver problemas relacionados con la tierra. Las organizaciones de base pueden realizar las siguientes acciones:

  • ayudar a que las comunidades aprendan, se movilicen y se organicen para llevar adelante acciones relacionadas con el derecho a la tierra; 
  • reunir información sobre la situación de la tenencia de la tierra y los conflictos existentes en esta materia en sus comunidades locales, ya que necesitan pruebas suficientemente documentadas para realizar esfuerzos fructíferos con relación al derecho a la tierra; 
  • equiparse con las herramientas y los conocimientos necesarios para reunir datos sobre la tierra (p. ej., técnicas participativas de representación gráfica); 
  • acudir a otras organizaciones y organismos gubernamentales para obtener el apoyo legal y técnico que necesitan; 
  • representar los intereses de las comunidades en las negociaciones con los inversores potenciales; y 
  • establecer alianzas con otras organizaciones para realizar trabajo de incidencia con las autoridades regionales y nacionales.

¿qué acciones podemos pedir a nuestros gobiernos?

Los Gobiernos tienen el deber de proteger los derechos de sus ciudadanos. Podemos pedir al Gobierno que realice las siguientes acciones:

  • crear y hacer cumplir políticas y leyes en materia del derecho a la tierra que beneficien a las personas en situación de pobreza. Por ejemplo, políticas dirigidas a redistribuir la tierra, así como a reconocer y formalizar los derechos tradicionales y colectivos; 
  • crear políticas y leyes que beneficien a las mujeres en materia de tenencia de la tierra, que no solo deben incluirse en la legislación sobre el derecho a la tierra, sino también en otros marcos legales, como el derecho de familia y de sucesiones; promover y hacer cumplir programas como iniciativas de títulos de propiedad conjunta de tierras para parejas casadas, e incentivar estos programas; asegurarse de que las mujeres sean incluidas en los organismos de toma de decisiones en materia de tierras a todo nivel; 
  • asegurarse de que exista un proceso abierto y asequible para documentar y registrar los derechos sobre la tierra y para resolver conflictos; y 
  • combatir la corrupción en materia de tierras.


Barbara Codispoti es la responsable del programa mundial de tierras de Oxfam.  

Sitio web: www.oxfamnovib.nl/donors-partners
Correo electrónico: barbara.codispoti@oxfamnovib.nl


glosario

Tenencia de la tierra: derecho a poseer, utilizar, gestionar y transferir un terreno. 

Tradicional: conforme a las costumbres o las prácticas habituales en un entorno particular. 

Reglamentario: establecido por la ley. 

Justicia de género: cuando se valora a las mujeres y a los hombres por igual y se garantiza que tengan una proporción equitativa del poder, conocimientos y recursos.*

*Definición simplificada para los propósitos de esta edición. Si desea consultar una definición más completa de justicia de género, ver Transforming Masculinities, disponible en: www.tearfund.org/transformingmasculinities