Tiras Cómicas

por Rosalyn Rappaport.

Cuando menciono que he escrito un libro sobre La Protección de Cultivos en el Africa, la gente comienza a poner cara de aburrida. Pero, cuando añado que el libro contiene caricaturas, la gente comienza a animarse.

Hay una razón particular por la cual mi libro tiene caricaturas. Otros libros sobre agricultura tienen, como punto central, el proceso que están explicando. En los dibujos se ven las manos del agricultor haciendo algo con una herramienta o una azada. Las fotos muestran al agricultor obedeciendo las instrucciones. Se presenta al asesor técnico como un héroe que trae ideas nuevas.

Aquí surge un problema y es cuando la gente no cree en los consejos nuevos. ‘Quién es este hombre?’ se pregunta el agricultor ‘¿Conoce la tierra? ¿Es agricultor?’ El agricultor duda de que una persona de afuera por más buenas intenciones que tenga y experto que sea, pueda conocer la situación local.

En Mauritania, después de que mi dibujante, Mohammed, y yo hubiésemos publicado nuestra primera tira cómica con el agricultor llamado Alí y su esposa Miriam, los chóferes de nuestro proyecto dieron su respuesta. Dijeron que por fin alguien había tenido el sentido común de pedirle consejo a la gente que sí sabía sobre el trabajo. ‘Esta gente’ - decía Alesane, apuntando con entusiasmo al dibujo hecho por Mohammed - ‘realmente conoce el trabajo’. Las tiras cómicas forman la parte central del libro porque ponen al agricultor al centro del proceso de asesoramiento e información.

Pero el agricultor no actúa sólo. La familia, los vecinos y las experiencias tienen mucha influencia sobre él. La tira cómica se basa en la familia o sea una unidad de trabajo, donde el padre es a veces un héroe y a veces un tonto. Las caricaturas muestran lo que pasa con la asistencia técnica cuando llega al pueblo ¿Se debería usar tal como se recibe o se debería adaptar? ¿Quién lo debe adaptar? ¿Enseñan algo los pequeños accidentes? ¿Las ideas buenas vienen de las oficinas regionales de agricultura o de las granjas? ¿Quién debería estar enseñando y quién debería estar escuchando?

Las tiras cómicas se prestan a todo tipo de narración. Los personajes son como nosotros. Se preocupan por el dinero y la vida. Y sin embargo los pájaros y los insectos les hablan y se hablan entre sí. Sin mucho esfuerzo las tiras cómicas pueden incluir todo tipo de información científica de formas graciosas.

Las tiras cómicas también tienen otros usos. Los extensionistas pueden empezar una visita entreteniendo a la gente. Los dibujos ayudan a que las personas recuerden mejor un hecho o una técnica. Quizás una historia puede hacer que surjan otras historias. Si el agricultor no sabe leer, puede ser que sus hijos estén en la escuela. Muchas veces hay alguien que pueda leer.

¿Hay personas en su comunidad que puedan dibujar caricaturas? Piense cómo podría usar las caricaturas en su trabajo. Las tiras cómicas en el libro de Rosalyn (reseñado en la página Recursos) pueden ser fotocopiadas para uso didáctico.

Rosalyn Rappaport ha trabajado como extensionista para USAID (Agencia de Desarrollo Internacional de los EEUU) y como horticultora en Zambia y Mauritania. Se está planificando otro libro de tiras cómicas sobre Alamacenamiento y Procesamiento de Cultivos.