Enseñando a leer y a escribir...

Tres Estudios de Caso


1 El Rendille, Kenia

Traducción de la Biblia y Alfabetización es un grupo que se dedica a la traducción de la Biblia, alfabetización y al análisis de idiomas para que sea posible darles una forma escrita. Trabaja con grupos de idiomas aislados con poca habilidad para comunicarse con el resto del mundo, y que por lo tanto sufren las consecuencias: aislamiento, falta de recursos y otras dificultades. El grupo cree que la alfabetización, la educación para adultos y el desarrollo comunitario pueden fortalecer a estas comunidades para que puedan resolver sus propios problemas.

El Rendille es un grupo nómada de unas 30,000 personas. El trabajo con este grupo empezó en 1981, pero poco después una sequía terrible significó que durante uno o dos años todos los esfuerzos se dirigieran a aliviar el hambre y a reponer ganado.

En 1985, reiniciaron las clases de alfabetización. Al principio se usaban grabaciones de cuentos folklóricos, canciones, cría de camellos, cuentos Bíblicos y asistencia de salud comunitaria, para introducir el valor de la grabación y el poder compartir información. Los ancianos dieron a conocer sus prioridades - cada cassette debería tratar primero la salud de animales, luego la salud de las personas y luego cualquier otro tema de interés. Cada manyatta (comunidad) ya tiene su propio grabador con muchas grabaciones de líderes respetados de la comunidad.

Se construyó un centro de alfabetización en Korr y se invitó a los ancianos a elegir algunos miembros respetados de la comunidad para que sean capacitados. Se capacitaron a 26 hombres y mujeres - primero aprendieron a leer y a escribir y luego aprendieron a enseñar estas habilidades. El enseñar a una persona analfabeta a que enseñe a otros a leer y a escribir demuestra que todos podemos aprender. Los maestros regresaron a sus pueblos a enseñar a otros.

El programa tiene éxito debido a su respeto y su sensibilidad hacia la cultura Rendille, a los materiales adecuados y al alto nivel de motivación que existe entre los líderes, estudiantes, trabajadores de la iglesia y entre la comunidad en general. El haber planificado y evaluado con cuidado ha sido de mucha importancia. Actualmente el programa se ha extendido e incluye: capacitación para salud de animales, asistencia sanitaria, reabastecimiento de inventario, agua y artesanía ¡Un verdadero éxito!

Micah Amukobole, Bible Translation and Literacy, PO Box 44456, Nairobi, Kenia

2 SUMUCAJ, Perú

Este es un grupo peruano que empezó a trabajar con mujeres en 1989 en la zona montañosa de Cajamarca. Los líderes se han dado cuenta más y más de la necesidad de combinar la alfabetización y la educación con la capacitación en artesanía, para que las mujeres puedan generar ingresos para sus familias.

Enseñan varias habilidades - costura (usando muchas veces ropa vieja), tejido, bordado, nutrición mejorada y salud. Hasta que los productos artesanales se puedan regularizar - usando los mismos patrones y medidas - no se pueden producir en cantidad y comercializar. Por esta razón la alfabetización es muy importante, para que las mujeres puedan leer y seguir los patrones y desarrollar habilidades de comercialización. Los maestros viajan de pueblo en pueblo con una pizarra, enseñando clases de alfabetización básica y habilidades artesanales y por supuesto animan a las mujeres en su trabajo y su fe.

Mediante el énfasis a la alfabetización, SUMUCAJ logra cambiar las vidas de muchas mujeres en zonas rurales. No sólo se podrían presentar oportunidades de ventas sino que las mujeres tendrán acceso a una gama de información pública que antes les había sido negada por no poder leer, incluyendo la Biblia.

Ingrid Hanson, Tear Fund

3 Nehru Place, India

Hace algunos años, David Selveraj se hizo amigo de dos niños de las calles de Delhi que cuidaban su motocicleta mientras él trabajaba. Comenzó a desarrollarse una amistad estrecha entre David, los niños y algunos de sus amigos. Empezaron a reunirse todas las semanas en una cafetería. Si estaban enfermos o en problemas, su verdadera preocupación cristiana por ellos significaba que los buscaba, a veces los visitaba en sus casas situadas en los barrios pobres. Formaron un grupo juvenil de 15 personas - Youth for Action (Juventud en Acción). Una de sus primeras actividades fue organizar una encuesta de los barrios pobres - recaudaban información y preguntaban cuáles eran las prioridades de la gente. Encuestaron a 3,200 familias cuyas prioridades principales eran la educación y el empleo. La salud no era una prioridad, aunque sí consideraban importante la inmunización.

Al completarse la encuesta decidieron empezar programas de alfabetización y educación, apoyados por EFICOR. Se establecieron dos guarderías infantiles para que los niños mayores que se quedaban en casa cuidando a los más pequeños pudieran asistir. Hay clases para todas las edades - a los más pequeños se los asiste para que se puedan poner al día con sus estudios y entrar a la escuela. Para los niños mayores hay dos clases. Las mujeres reciben clases en sus hogares. A medida que la amistad entre David y las familias de los barrios pobres crecía, él dio el paso radical de mudarse al barrio. Su casa y dos otras (todas con dos cuartos pequeños) son alquiladas. Las clases, las guarderías y una clínica pequeña se llevan a cabo en estas condiciones estrechas e incómodas. Ahora David y algunos de los miembros originales del grupo imparten la mayoría de las clases.

Se inició un fondo rotativo de préstamos para que las personas puedan establecer sus propias microempresas. Hasta ahora todos los préstamos (aunque muy pequeños) han sido recuperados. Los siguientes son algunos ejemplos de los proyectos exitosos de las microempresas: bolsas de papel, reparaciones de bicicleta, reciclaje de basura, vendedores ambulantes de fruta y de alimentos.

Este es un ejemplo de cómo un comienzo sencillo puede tener resultados extensos...