Estudio bíblico

Cuidando el medio ambiente
por el Reverendo Tim Oakley.

Cuando Diós creó a Adán y Eva, los puso en un jardín, con la responsabilidad de cuidarlo. Quizás no todos tengamos jardines, pero como descendientes de Adán y Eva, somos responsables del ‘gran jardín’ que nos rodea – el medio ambiente. Desafortunadamente, debido a nuestro pecado original, no somos muy buenos en cuidarlo. Solamente cuando Dios reconstruya completamente el universo, estaremos en perfecta armonía con nuestro medio ambiente. Mientras tanto la Biblia nos da algunas pautas sobre como vivir en este mundo de hoy.

1. Lea Levítico 25: 1–7 ¿Es esta una regla que debemos obedecer hoy en día (la mayoría no somos judíos) o son simplemente consejos que podemos seguir? ¿Por qué les dijo Dios que no cultivaran la tierra cada séptimo año? Yo sugeriría las siguientes razones… Primero, era en honor a Dios y con ésto se le recordaba a la gente que fue Dios quien les proporcionó las tierras y los cultivos. No fue sólo por sus propios esfuerzos.

Segundo, tal vez porque la gente misma se beneficiaba de un descanso en el ciclo anual de arduo trabajo.

Tercero, importante también, (versículo 7) por el bien del medio ambiente – de las plantas, del suelo, y los animales (¡y hasta los insectos!) Inclusive hoy en día, con frecuencia, se deja descansar la tierra por un año, beneficiándose por esto.

  • ¿Cómo demostramos que Dios nos ha dado la tierra, la lluvia y los cultivos?
  • ¿Nos tomamos un descanso del trabajo, durante el cual nos podemos relajar y dar gracias a Dios?
  • ¿Es posible hacer que la tierra trabaje demasiado?

2. Lea Levítico 26: 33–35

En realidad, la gente se olvidó de las reglas del Sábado. Por esta y otras razones, fueron alejados de la tierra. Vea como Dios casi se regocija, no porque la gente le hubiese desobedecido, pero porque al fin la tierra podía tener un descanso de los cultivos que se merecía en honor a Dios.

Nosotros no mantenemos las mismas reglas, pero una vez que hayamos establecido qué es lo mejor para la tierra, debemos tratar de adherirnos a lo que hemos decidido. ¡Trate de no desanimarse si se presentan dificultades!

3. Lea Deuteronomio 20:19–20

Durante la guerra, las reglas de la vida cambian. La gente puede olvidar de amarse de la misma forma. El medio ambiente también sufre. En esos tiempos, se cortaban los árboles para atacar las ciudades enemigas. Dios no pudo prevenir que esto sucediera, ya que las guerras algunas veces no se pueden evitar. En cambio, Dios puso un límite al daño causado por la guerra. Por eso no se tenían que cortar los árboles frutales ¿Por qué? Porque la gente estaría yendo en contra de sus intereses futuros. Sin árboles frutales no hay fruta, hay menos alimentos y más gente con hambre.

  • Trate de pensar si se ha cometido algún error en su localidad que más tarde significó una escasez de alimentos (o problemas de salud).
  • ¿Estamos planificando lo que plantamos o lo que hacemos al medio ambiente, simplemente para mañana, para el próximo año o para los próximos veinte años (cuando nuestros hijos hayan crecido)?

4. Lea Mateo 10: 29–31

¿Son importantes los pajaritos para Dios? ¡Sí! Los alimenta e inclusive viste a las plantas con hermosas flores. (Mateo 6:25–30) Pero lo que es aún más importante, es que Dios cuida a su pueblo. Fuimos creados a su imagen. ¡Hasta puede verificar si se nos ha caído un cabello! Por lo tanto, mientras nos debemos preocupar por nuestro medio ambiente (y pájaros y plantas) porque Dios se preocupa, más aún nos deberíamos preocupar por nuestros semejantes.

  • ¿Hay algunos cambios que se deberían hacer en nuestra zona que evidentemente ayudarían a sus residentes?
  • Si se realizan los cambios, ¿Habrán personas que se opondrán a estos porque el ambiente (los árboles, los animales, los ríos, etc.) es más ‘especial’ para ellos que los seres humanos que se beneficiarían? ¿Cómo podríamos resolver este problema para el bien de la comunidad?

En la Biblia, tanto toda la creación como las personas son importantes. Tenemos que trabajar en armonía con el mundo que Dios a creado para mantenernos. ¡No se desanime cuando trate de proteger el medio ambiente y la gente que vive en él! Esta tarea dificil también está en la agenda de Dios. Ore para que tenga éxito.