Editorial

Si se le da un pescado a una persona, tendrá suficiente alimento para un día. Sin embargo, si se le enseña a pescar, tendrá alimento para el resto de su vida. Antiguo proverbio chino

Este proverbio es muy conocido. En algunas partes del mundo, sobre todo en aquellas comunidades que viven cerca de lagos y grandes ríos, la pesca es parte del tipo de vida tradicional. En muchas otras partes del mundo, la piscicultura es una idea reciente, quizá hasta sea una idea totalmente nueva. Bob Hansford compara de una manera muy útil la piscicultura con los demás tipos de agricultura. En este número, tratamos la piscicultura en pequeña escala, de tal forma que cualquier persona podría probar estas ideas fácilmente en un pequeño pedazo de tierra. Si la idea de la piscicultura (o aquacultura como se le llama a veces) es algo nuevo para usted, esperamos que este número le de la confianza suficiente para poner estas ideas en práctica. La página de recursos ofrece detalles de donde obtener más información, de centros de recursos y capacitación. Los departamentos de agricultura o de pesca de la localidad pueden dar asistencia.

Si, en cambio, la piscicultura le es familiar, tal vez este número sea útil para capacitar y entusiasmar a otros agricultores. En un mundo donde cada vez escasean más los alimentos, especialmente los que contienen proteínas, los peces no sólo proveen una fuente valiosa de proteínas y vitaminas, sino que también pueden traer beneficios a los cultivos cuando se combina la piscicultura con la agricultura, como se puede apreciar de la experiencia de ITAG. La cría de peces o de alevines puede ser también una fuente de ingresos útil.

La piscicultura es muy apropiada para los grupos comunitarios. La construcción del estanque es una tarea dura que se hace más fácil si es compartida. La cosecha de los peces también se disfruta mejor si la comunidad participa como grupo.

por Isabel Carter