Las enfermedades, los insectos y el medio ambiente

por el Professor Malcolm Molyneux.

Cuando uno lo piensa, una sorprendente cantidad de enfermedades pueden contagiarse debido a los insectos. Se discutirán algunas de estas enfermedades en este número de Paso a Paso. Estas se cuentan entre las más importantes y graves enfermedades del mundo, especialmente en las regiones que no están todavía industrialmente desarrolladas.

Los insectos son parte de nuestro medio ambiente, el mundo natural que nos rodea, y se ven por lo tanto afectados en gran medida por las cosas que provocan cambios en este medio ambiente. Los cambios ecológicos pueden tener una influencia sobre las enfermedades por la manera en que afectan la forma en que se comportan o sobreviven los insectos. Esto significa también que podemos atacar las enfermedades transmitidas por los insectos mediante el control del medio ambiente en que vivimos.

Los cambios en el medio ambiente natural, y la habilidad de los insectos vectores (aquellos que transmiten enfermedades) para responder a estos cambios pueden tener un efecto importante en la transmisión de las enfermedades.

Avances en la agricultura Los sistemas de regadío crean nuevos habitats para algunos insectos, especialmente el mosquito anofeles que transmite el paludismo. Cuando los agricultores se trasladan a los bosques para cazar o para deforestar y cultivar nuevas tierras, pueden encontrarse con moscas tsetsé que transmiten los parásitos que causan la enfermedad del sueño de los animales salvajes o los mosquitos que acarrean el virus de la fiebre amarilla de los monos. En Tailandia son los mineros que trabajan en las minas de diamantes en la selva los que están particularmente en peligro de contraer el paludismo debido a que los mosquitos viven en las regiones mineras forestadas.

La guerra y los cambios sociales Uganda y la nueva República Democrática del Congo son ejemplos de países en los que la guerra, al producir cambios ambientales, ha causado epidemias de enfermedades transmitidas por los insectos. Como resultado directo de la guerra, se permitió que los arbustos de lantana y otros arbustos crecieran en forma silvestre, lo que proporcionó un habitat ideal para las moscas tsetsé. Aumentaron los casos de las enfermedad del sueño y murieron centenares de personas. El despeje de la vegetación excesiva redujo en gran medida el problema.

Movimientos de población En las tierras altas hace mucho frío para que se desarrollen los parásitos del paludismo dentro de los mosquitos, por lo que la enfermedad no se propaga (aunque puedan haber muchos mosquitos en los alrededores). La gente que vive en esos lugares no padece de paludismo y por lo tanto no desarrollan anticuerpos ni inmunidad contra éste. Cuando los individuos o comunidades completas se mudan de las tierras altas a las bajas, como sucedió en Etiopía durante la década de los ochenta, el paludismo se propaga en el nuevo ambiente donde hace más calor y se producen epidemias de la enfermedad, que pueden ser graves o incluso fatales.

Al reconocer que existe un peligro en circunstancias como éstas, es posible tomar precauciones para evitar que se declare la enfermedad.

Las dificultades económicas Cuando la gente carece de recursos básicos puede ser difícil mantener la lucha contra las enfermedades transmitidas por insectos. Por ejemplo, en Sudamérica los bichos que transmiten la enfermedad de chagas se pueden mantener a raya encementando las grietas de las paredes de las chozas o sustituyendo los techos de paja por metal. Sin embargo, estos cambios les cuestan caro a la gente y, sin ellos, las condiciones se mantendran favorables a la propagación de los insectos. Igualmente, los mosquiteros tratados con insecticidas pueden proteger contra muchas de las enfermedades transmitidas por los insectos, pero la falta de recursos para comprar o tratar los mosquiteros pueden reducir la efectividad de esta solución.

Comenzar donde se vive

Con la comprensión de cómo influye el medio ambiente en los insectos y las enfermedades que éstos acarrean, todos podemos ayudar a reducir la propagación de estas enfermedades. Un ejercicio comuntario de utilidad es el de efectuar una reunión de grupo para discutir los siguientes aspectos:

  • ¿Cuáles son las enfermedades transmitidas por insectos que causan mayores problemas en nuestra comunidad?
  • ¿Qué cosas podemos hacer en la localidad para reducir la diseminación de estas enfermedades entre nosotros?
  • ¿Cuáles son los obstáculos o dificultades que nos impiden dar dichos pasos?
  • ¿Dónde podríamos encontrar consejos o ayuda para introducir cambios positivos?

Las páginas que siguen pueden dar algunas ideas acerca de lo que se puede hacer que resulte efectivo para reducir los efectos de las enfermedades transmitidas por insectos en la comunidad local. Muchas de estas medidas están a la mano y pueden ser posibles aun con recursos muy limitados. Hay un proverbio de la tribu Achewa de Malawi: ‘Konza kapansi kuti kamwamba katsike’ que significa ‘Atiende al problema en tu propia casa y los objetivos más distantes serán más fáciles de alcanzar’. Este es un mensaje muy bueno para el control del medio ambiente – no necesitamos esperar a los gobiernos o los programas a nivel nacional para actuar. Hay muchas cosas que podemos hacer nosotros mismos, ‘en nuestra propia casa’.

El Profesor Molyneux es co-director del Wellcome Trust Clinical Research Centre y del Malaria Research Project en el Colegio de Medicina, PO Box 30096, Chichiri, Blantyre 3, Malawi. Es un profesor honorario en el Colegio de Medicina, Universidad de Malawi, y en la Escuela de Medicina Tropical, Universidad de Liverpool, Inglaterra.