Una voz para los niños que trabajan

por Bhima Sangha y CWC con Paul Stephenson.

La historia de los niños de Bhima Sangha, un sindicato de niños que trabajan en Karnataka, es un fascinante ejemplo de cómo los niños se organizan para efectuar cambios para mejorar su situación. El desarrollo de este sindicato ha sido facilitado por la organización ‘Concerned for Working Children’ (CWC) (‘Preocupación por los Niños que Trabajan’).

Miembros fundadores de CWC

Damodara ‘Damu’ Acharya, uno de los miembros fundadores de CWC, proviene de un medio sacerdotal. Mientras estaba en la universidad, Damu se comprometió mucho en su papel de activista, luchando por un gobierno descentralizado. Una vez empleado, participó activamente en el Sindicato Obrero y conoció a Nandana Reddy que ya tenía suficiente experiencia como sindicalista que trabajaba para mejorar las condiciones y derechos de los obreros.

A medida que conocían y hablaban con obreros en Bangalore, junto con Lakshapathi, el otro miembro fundador, se dieron cuenta de los muchos niños que trabajaban en hoteles y negocios. Los niños preguntaban, ‘¿Por qué no hacen con nosotros lo que están haciendo con los adultos? Trabajamos en las mismas condiciones que ellos.’ Se dieron cuenta de que los niños tenían una buena causa.

Legalmente la mayoría era demasiado joven para trabajar, por lo que se les negaban todos los derechos de los obreros, sufriendo a menudo a manos de sus patrones. Otros sindicalistas se burlaron de sus preocupaciones diciendo, ‘Los problemas son suficientes para los adultos sin siquiera empezar con los niños. Ellos no son importantes.’

Sin embargo, continuaron recogiendo información sobre las condiciones de trabajo de los niños y empezaron a solicitar al gobierno que examinara el problema. Su trabajo empezó a tener un poco de efecto mejorando las condiciones de los niños que trabajaban en las ciudades. Entre todos, inscribieron formalmente a CWC en 1985.

Los niños que trabajaban, que de muchas maneras eran más militantes que los adultos, quedaron profundamente defraudados cuando sus esfuerzos no dieron fruto, ya que la ley todavía no los reconocía como obreros. Como no podían cambiar las causas por las que tenían que trabajar, querían que la ley los reconociese como obreros y los protegiese como niños. Junto con miembros del sindicato comenzaron un ejercicio para bosquejar legislación alternativa para los niños que trabajan. En 1985 esto se convirtió en una ley oficial del Ministerio del Trabajo y se presentó al Gabinete Central para su aprobación. Aunque no todas sus demandas fueron aceptadas, la ley fue finalmente aprobada en 1986, después de haber causado un gran debate sobre el problema de los niños que trabajan.

Sin embargo, cada vez llegaban más niños a las ciudades de las zonas rurales. CWC llegó a la conclusión de que no era justo trabajar sólo en las ciudades. Querían tratar de mejorar la situación en las zonas rurales y prevenir el flujo de jóvenes a las ciudades y su posible explotación.

La historia de un niño

Los activistas de CWC trabajaron para reunir grupos de niños y escuchar sus historias y ganar su confianza. La historia de Nagaraja Kolkere es típica de muchas otras. Dejó la escuela a los once años y cuidó de su hermano menor, que era inválido, antes de dejar su aldea para trabajar en hoteles pequeños, en tiendas, como mandadero y en granjas por una paga y condiciones variables. A veces recibía sólo comida y albergue a cambio de su trabajo. Sus patrones rara vez le decían cuánto ganaría, lo que dejaba a Nagaraja a su merced.

A medida que los grupos se hacían más fuertes y más seguros, los niños decidieron que debían formar un sindicato de niños trabajadores, el que llamaron Bhima Sangha en Kundapurar, Distrito de Bangalore. Nagaraja era uno de los miembros fundadores.

Mirando hacia atrás a cómo Bhima Sangha se había desarrollado, los niños listaron varios puntos claves:

  • Los niños eran conscientes de sus problemas antes de la formación de Bhima Sangha, pero fueron incapaces de hacer nada al respecto.
  • Los padres no escuchaban a sus niños; tenían sus propios problemas. Los padres escucharían a los chicos mayores, pero nunca a sus hijas.
  • Los padres y adultos creían que era una pérdida de tiempo que sus niños asistieran a los centros organizados por Bhima Sangha y a veces impedían a los niños que asistiesen a las reuniones.
  • A medida que los miembros de Bhima Sangha iniciaron programas de acción como la plantación de árboles en sus comunidades, muchos adultos se convencieron de su sinceridad y de sus propósitos.

Educación apropiada

Una investigación efectuada por CWC descubrió que el sistema de educación formal tenía una variedad de problemas que hacía más probable que los niños dejaran la escuela o fracasaran. Las asignaturas enseñadas a menudo no tenían relación con sus vidas; habían demasiados pocos maestros, debido a lo cual las clases eran muy numerosas y los niños de las castas bajas eran humillados y a menudo se les trataba mal. Por lo tanto, la educación se transformó naturalmente en una área prioritaria.

CWC fue precursor de un sistema de educación apropiado. Tuvo en cuenta las ideas de los niños en cuanto a lo que debería ser ‘la escuela soñada’. Los horarios y las asignaturas debían reflejar la realidad de las vidas de los niños. El enfoque adoptado por CWC les permite a los niños trabajar en grupos de diferentes edades y habilidades y a veces por su cuenta. Las actividades se centran alrededor de los niños – ellos escogen una actividad y trabajan a través de ella y sólo le piden ayuda al maestro o a un niño mayor si no entienden algo.

Kanasina Shale (una Escuela Soñada piloto) fue construida por una comunidad en 13 días. Los niños y miembros de la comunidad ayudaron en el trabajo de construcción. Tiene 80 niños entre cinco y ocho años de edad. En contraste con la mayoría de las escuelas de la India, el ambiente en la clase es tranquilo y relajado. Los niños se sientan en un círculo sobre esteras coloridas y trabajan calladamente en sus propias actividades. El maestro no levanta la voz, no lleva un palo ni pontifica a los niños. Se pasea alrededor de la clase, observando y dando ayuda cuando se necesita o haciendo preguntas.

Este nuevo enfoque es muy diferente a sus 20 años anteriores de trabajo en la enseñanza. ‘Aunque fue difícil conseguir que los niños se organizaran y acostumbraran al nuevo sistema,’ explicó, ‘ellos pueden trabajar ahora sin mi dirección. Es un sistema mucho mejor. Aprenden muy rápidamente y disfrutan de las actividades.’ Continuó, ‘Tengo una buena relación con los niños. Me hablan y comparten cosas personales, lo cual no habría pasado antes.’

El Departamento de Educación del estado ha reconocido la Educación Apropiada como un proyecto piloto y CWC ha estado de acuerdo en proporcionar capacitación y seguimiento de apoyo para los maestros. CWC están planeando introducir el sistema para niños mayores.

Makkala panchayats (concilios de niños)

Al principio CWC empezó trabajando a través de panchayats, cuerpos responsables del gobierno local. Seleccionó cinco panchayats dentro de la región con situaciones muy diferentes, desde aldeas rurales aisladas a aldeas tribales que viven de la pesca o aldeas semi-urbanas. Miembros de Bhima Sangha pidieron participar en el grupo de trabajo, que incluía a ministros y funcionarios gubernamentales junto a representantes de la comunidad, ONGs y de Bhima Sangha.

Sin embargo, todavía no se permitió igualdad de oportunidades a los niños dentro de estos grupos de trabajo. Por ello decidieron formar sus propios makkala panchayats en cinco panchayats de Kundapur Taluk. Así como con los adultos, los niños que querían ser elegidos tenían que hacer campaña, ser elegidos a través del uso de votos y luego representar a los niños de su región. Algunos lugares eran reservados para chicas, niños de grupos tribales o de castas bajas y niños inválidos. Los representantes del makkala panchayat elegido pasarían los puntos de vista y observaciones de los niños al panchayat oficial.

Algunos llegaron a apreciar el apoyo y observaciones de los niños, lo que llevó a un cambio de actitud entre los miembros del panchayat. Se han notado cuatro cambios:

  • Reconocimiento y respeto por el trabajo de los niños.
  • Ahora pueden planearse mejor las necesidades y proyectos para los niños.
  • Los niños han ayudado a acercar más a la gente al panchayat. Si algo pasa, los niños lo traen de inmediato a la atención de los miembros del panchayat. La confianza de los niños ha ayudado a otros a que se expresen y compartan sus puntos de vista.
  • Ha habido un aumento en la participación de la gente en obras públicas tales como la construcción de puentes peatonales, escuelas y guarderías.

No hay ninguna duda que, preparando sus propias makkala panchayats, los niños han ganado confianza y aprendido en gran medida sobre el proceso de las elecciones que les ayudarán a participar en el funcionamiento del gobierno local cuando sean adultos.

Este artículo se adaptó de los informes de Paul Stephenson sobre el trabajo de CWC y Bhima Sangha, el cual empezó en Bangalore y Kundapur en 1990. Colegas de CWC también contribuyeron al artículo: Nandana, Lakshmi, Kavita y Madhu. Su dirección es: The Concerned for Working Children, 303/2 L B Shastri Nagar, Veemanapura Post, Bangalore 560 017, India. Tienen una página de Internet: http://www.workingchild.org