Las necesidades cambiantes de las personas de edad

Una experiencia Sudafricana

por Val Kadalie.

‘En un contexto africano es bastante poco común tener un hogar para ancianos.’ Aunque esto es muy cierto del resto de África, la situación sudafricana tiene muchas diferencias en lo que respecta al cuidado de los ancianos.

Perspectiva histórica

Sudáfrica es una democracia joven que cambia con rapidez. Antes de 1994 habían enormes desigualdades en todos los aspectos de la vida entre los diferentes grupos sociales. Las formas de organizar las vidas de los ancianos sudafricanos varían ampliamente. Una de las mayores diferencias es que, entre los grupos acaudalados, las personas de edad prefieren vivir independientemente, mientras que entre los más pobres varias generaciones tienden a vivir juntos.

  • Las políticas del apartheid han dejado un gran legado de desigualdad, aunque esto está mejorando gradualmente. Algunos ejemplos de esta desigualdad son:
  • Antes de 1994, el gobierno proveía muy poco en lo que se refiere a financiar hogares o jubilaciones para ancianos de raza negra. Muchos negros vivían en medio de una gran pobreza y esto aún continúa hoy en día.
  • Mientras que el 10,5% de los ancianos blancos vive en hogares, sólo el 0,5% de los negros tiene esta posibilidad (aunque muchos dirían que esto da una muy mala impresión de la sociedad blanca).
  • Sudáfrica no tiene un sistema de previsión obligatorio. Muy pocas personas negras de edad reciben jubilaciones, aunque la mayoría de los blancos las reciben. Para los que no tiene una jubilación al retirarse, el estado provee una ayuda social, siempre que la persona demuestre que no tiene medios. La mayoría de los sudafricanos de edad, de los cuales el 90% son negros, dependen de esta ayuda de alrededor de US $80 al mes.
  • Los jubilados negros a menudo mantienen a miembros de la familia que no tienen trabajo y a sus nietos. No es raro encontrar entre 7 y 9 personas que dependan de una pension estatal mensual.
  • En la sociedad tradicional, los hijos son la fuente más importante de apoyo para sus mayores, con un 90% de personas negras de edad que viven con sus hijos.

Mirando al futuro

El problema de la pobreza durante la vejez no es pura imaginación. La economía sudafricana no será capaz de sostener la creciente cantidad de gente de edad, por lo que la prioridad la constituirán los extremadamente pobres. Muchos otros corren el riesgo de quedar marginados de los beneficios.

Es probable que la cantidad de personas de edad aumente de los 2 millones actuales a más de 3 millones en el curso de los próximos doce años; el grupo que aumenta con mayor rapidez son las mujeres de 85 años o más. Las redes de cuidado familiar tradicionales que enfrentan las dificultades de una urbanización acelerada y desafíos del período post-apartheid están a menudo sometidas a una enorme presión. Pueden tener muy pocos recursos, si es que los tienen, para ayudar a proveer atención especial para la gente de edad, particularmente los muy débiles o los enfermos mentales.

Sin embargo, sólo el 5% de todas las personas mayores están enfermas de gravedad o muy débiles. La gente de edad constituye una enorme fuente de potencial que se utiliza muy poco en nuestro país.

Luz, color, ruido

El Centro GH Starck en Ciudad del Cabo abrió sus puertas en 1982 como un milagro de oraciones escuchadas sobre el trasfondo explicado anteriormente y del desalojo forzado de comunidades enteras bajo las leyes de segregación. Se hizo realidad gracias a la visión y generosidad del fallecido George Henry Starck, originario del Reino Unido, pero que se había establecido en Sudáfrica.

Estamos autorizados para albergar a 52 ancianos residentes. Operamos sobre la base de un sistema familiar, con los residentes en unidades familiares de alrededor de diez personas cada una. Cada unidad familiar tiene una madre adoptiva que vive con ellos y es responsable por el grupo. Las madres son gente común y corriente de la comunidad capacitadas aquí en todos los aspectos de la atención de ancianos. La atención médica es la responsabilidad de personal capacitado.

Nuestro centro es acogedor y lleno de luz, color, ruidos y opciones. Los hogares de ancianos pueden aislarse fácilmente de la comunidad. Sin embargo, creemos que nuestros residentes no deben jamás transformarse en receptores pasivos de atención, sino que deben mantenerse informados y participar en actividades comunitarias.

Opciones

Hemos iniciado muchas actividades que han traído gran alegría y emoción a la vida de muchos cientos de ancianos, tanto aquí como en otros centros.

Olimpiátricas anuales Esto combina las palabras ‘olimpíadas’ y ‘geriátricas’ y es un día deportivo y de diversión para gente de 60 o mayores. Las actividades van desde una marcha espectacular, carreras cómicas, hasta postas en que participan entre 40 y 50 equipos de ancianos provenientes de varios hogares y clubes de ancianos. Se llevan a cabo paralelamente actividades especiales para los muy débiles y de pista para los de edad más activa.

Como resultado de esta actividad, el gobierno ha establecido un programa nacional de deportes y recreación para gente de edad.

Intercambio de vacaciones Durante estas actividades anuales, prácticamente cambiamos camas con los residentes de otros hogares de ancianos durante doce días. Esta ha sido una maravillosa forma de exponer a los ancianos del campo a la vida en la ciudad y viceversa. Ha llevado a profundas amistades y con el pasar del tiempo ha dado por resultado tres bodas.

Normalmente, alrededor de 80 ó 90 ancianos toman parte cada año. Cada hogar se compromete a proporcionar un programa completo de actividades y visitas a lugares de interés, tanto para sus propios residentes como para los visitantes durante el período de ‘vacaciones’.

Competencia de cocina La gente de edad que vive en hogares raramente tiene la posibilidad de continuar con sus habilidades culinarias tradicionales, por lo que desafiamos a otros hogares de ancianos a una competencia anual de cocina. Se invita a los residentes a que proporcionen las recetas de los platos favoritos que preparaban para sus familias. Luego, un experto en cocina selecciona 12 de éstas. La competencia se lleva a cabo en presencia de un jurado. Finalizamos comiendo los platos preparados por nuestros viejos residentes. Los platos son de un estándar muy elevado. Las recetas se publican en una revista familiar muy popular.

Actividades relacionadas con la iglesia Nuestro hogar de ancianos es un ‘hogar de la iglesia’ para muchas personas en nuestra comunidad. Hay un catecismo para los niños, en tanto que la comunidad se congrega constantemente en nuestro hogar, con grupos juveniles, estudios de la Biblia / grupos de oración, consejería sobre drogas y reuniones de mujeres. Esto impide el aislamiento de la comunidad en su conjunto.

Trabajadores de atención comunitaria Hemos capacitado a grupos de personas de la comunidad para que nos ayuden a atender a los ancianos que viven en sus casas, a los que convalecen de derrames cerebrales y como ayuda adicional para el personal de nuestro centro. Este trabajo es en su mayoría voluntario, aunque les pagamos por el tiempo que trabajan aquí en el centro. Proporcionamos el apoyo profesional, supervisión, recursos prácticos y la capacitación que necesitan en forma permanente.

Rehabilitación de derrames cerebrales El hospital cercano no cuenta con personal suficiente y está bajo una gran presión. Es incapaz de proporcionar atención de salud adecuada para nuestros ancianos.

A causa de esto, operamos un activo club para convalecientes de derrames cerebrales. Todas las semanas asisten entre 40 y 50 personas que han sobrevivido derrames cerebrales. La mayoría son personas de avanzada edad pero, debido a las necesidades, también atendemos a personas más jóvenes que han sufrido derrames cerebrales. Recaudamos nuestro propio financiamiento para proporcionar terapeutas capacitados. El club está mayoritariamente atendido por voluntarios, que son un don de Dios para nosotros.

Cuidado diurno y de apoyo Proporcionamos cuidado diurno para ancianos de manera que las personas que los cuidan en la casa puedan continuar trabajando para sustentar a sus familias. Además, se proporciona cuidado de apoyo para fines de semana o hasta cuatro semanas, para dar períodos de descanso a las personas que cuidan a ancianos, las que también pueden ser de edad.

Proyectos de responsabilidad social Las mujeres que ofician de jefes de hogar estimulan a sus ‘familias’ a que trabajen en conjunto para juntar fondos durante el año para las obras de caridad que deseen. Esto les recuerda a los residentes que todavía tienen un valer en su avanzada edad. El contribuir a las vidas de los demás les da un gran sentido de autoestima.

VIH / SIDA Nuestro hogar de ancianos es también un recurso para la gente con VIH / SIDA. Se proporciona atención de emergencia a los que tienen necesidades desesperadas mientras esperan que se encuentre atención alternativa. Hemos tenido el privilegio de ofrecer ayuda práctica a muchos adultos y niños.

Actividades con niños Algunas escuelas de la localidad han adoptado nuestro centro. Tenemos una colección de objetos y artesanías muy viejos que provocan una fascinante discusión con los niños acerca de la vida, los tiempos y los métodos de antaño. Los niños también participan activamente en actividades tales como las Olimpiátricas, tanto como voluntarios como en el papel de apoyo a los equipos.

Vida abundante y aprendizaje

Reconocemos la importancia de ayudar a los ancianos a quedarse con sus familias y comunidades tanto como sea posible, pero la realidad de las cosas en nuestro país hoy en día es que los servicios de apoyo simplemente no están a la mano para la mayoría de nuestros ancianos. Aunque la generosidad de GH Starck al establecer este hogar no esté disponible en otras partes, las actitudes y actividades pueden ciertamente repetirse en cualquier parte.

Es nuestra convicción que Jesucristo promete vida abundante incluso hasta avanzada edad. Cuando la internación en nuestro hogar se hace necesaria para una persona de edad, queremos que esa estadía no sea una de decepción y desesperanza sino una oportunidad positiva para seguir teniendo oportunidades, vida y aprendizaje.

Val Kadalie es una enfermera geriátrica altamente calificada que ha sido la Matrona del GH Starck Centre de la Misión de Ciudad del Cabo durante 17 años. PO Box 36091, Glosderry 7702, Sudáfrica.