Trabajo de desarrollo integral

por James Harvey.

Los valores e ideas cristianos se necesitan desesperadamente dentro del trabajo de desarrollo y deben pasar como un hilo conductor a través del proceso entero de nuestro trabajo. Nuestras vidas cuentan una historia. Se ha descrito a los cristianos como el libro bíblico número 67. La gente lee nuestras vidas, nuestras palabras y nuestras acciones y deduce conclusiones sobre nuestra fe de ellas. La manera como nosotros vivimos nuestras vidas declara a quién amamos y en quién dependemos. Somos todos testigos todo el tiempo.

He aquí algunas ideas útiles para que consideremos al evaluar nuestras vidas y nuestro compromiso con el cambio integral. Tratar de reflexionar en sólo dos o tres de éstos cada día, a solas o con colegas.

En nuestro trabajo

  • Glorificar a Dios en todo lo que hacemos.
  • Usar la Biblia como una referencia y guía para todo nuestro trabajo de desarrollo.
  • Alinearse con los que están sufriendo y animarlos.
  • Pedir el poder de Dios en todas las situaciones en que participamos.
  • Mostrarle a la gente la pertinencia de la Biblia relacionándola con su propia situación.
  • Tomar posición por la justicia y contra la injusticia en todo momento.
  • En los cultos de la iglesia, incluir problemas relacionados con la comunidad, la justicia y la difusión práctica de valores bíblicos.

En nuestras acciones

  • Amar a los pobres.
  • Ver la imagen de Dios en todos, no importa cómo sean.
  • Escuchar antes de hablar.
  • Vivir vidas que planteen a los demás preguntas a las cuales el evangelio es la respuesta.
  • Mostrar sensibilidad.
  • Usar nuestro conocimiento y creatividad para ayudar y apoyar a las iglesias y a la gente en su trabajo.

En nuestras creencias

  • Pensar más favorablemente de los demás que de nosotros mismos y desear servir a la gente.
  • Tener pasión por ayudar a la gente a encontrar su verdadera identidad y atributos.
  • Vernos como cuidadores de los regalos y posesiones que Dios nos ha dado.
  • Tener un espíritu de arrepentimiento y estar deseoso de buscar perdón.
  • Tener esa humildad genuina que debe provenir de estar en Cristo.

En nuestras vidas personales

  • Vivir vidas confiables y honradas.
  • Ser flexibles en nuestra respuesta a las situaciones.
  • Vivir una vida que comparta el amor de Dios.
  • Estar abiertos al Espíritu Santo que nos dirige.
  • Estar deseosos de hablar sobre nuestras fuerzas y debilidades.
  • Crecer en nuestra comprensión y obediencia a la palabra de Dios.
  • Ser dependientes en Dios.
  • Ser abiertos.
  • Amar a Dios con todo nuestro corazón, mente y alma.
  • Ser un buen vecino.
  • Ser paciente en todas las situaciones.
  • Estar listo para permitir que Dios nos use en cualquier momento.

¡No se sorprendan los que no hayan logrado cumplir con todo esto todavía, ninguno de nosotros lo ha hecho! ¡Pero no rendirse, tampoco – seguir perseverando! La fuerza y gracia de Dios son suficientes para ayudarnos cada vez que nos quedamos cortos.

Adaptado del libro Christian Wholistic Development (Desarrollo cristiano integral) por CRUDAN. Recientemente James Harvey ha completado dos años de trabajo con CRUDAN en Jos, Nigeria. Este libro será publicado brevemente y también estará disponible en formato electrónico – ver la página 14.