El control natural de pestes y enfermedades

Hay tres enfoques para enfrentar las pestes y enfermedades en los cultivos y vegetales… 

1. Cultivar plantas fuertes y saludables

Las plantas, como la gente, crecen mejor cuando son ‘bien alimentadas’. Las tierras fértiles alimentadas cada año con abono y estiércol producirán plantas fuertes, saludables que pueden resistir el ataque de las pestes y enfermedades. Las variedades locales adaptadas al clima y al suelo también pueden ser más resistentes a las pestes y enfermedades locales. Seleccionar las mejores plantas al momento de la cosecha para recolectar semillas. No comerse las mejores verduras y los cultivos que maduran primero. En cambio, guardar sus semillas para que cada año los cultivos mejoren en rendimiento y en resistencia a las pestes y enfermedades.

 

2. Usar control biológico

Observar cuidadosamente qué pestes atacan los cultivos y qué rapaces atacan esas pestes. De esta manera se puede identificar rapaces útiles como las avispas, libélulas, pájaros y ranas. En lugar de intentar destruir todos los insectos, apoyar y animar a los insectos y pájaros útiles. Las áreas de malezas pueden animar a que los rapaces útiles se multipliquen.

 

¡ADVERTENCIA!

Tener mucho cuidado al producir y usar pesticidas naturales. Usar una cacerola vieja que ya no se use para cocinar y mantenerla bien lejos de los niños. Usar guantes plásticos o bolsas sobre las manos. Cualquier cosecha tratada con pesticidas naturales debe lavarse con agua antes de usarse. 

3. Pesticidas naturales

Estos pesticidas se preparan de las plantas localmente disponibles. La mayoría de las recetas contienen una pequeña cantidad de jabón para ayudar a que la solución se pegue a las hojas. Filtrar usando un pedazo de tela o saco.

Aplicar los pesticidas al atardecer o inmediatamente después para causar el menor daño posible a los rapaces útiles. Usar un pulverizador o regadera, o mojar una rama frondosa en la solución y rociar las plantas.

 

Recetas para pesticidas naturales… 

Tabaco

  • Tomar dos puñados de hojas secas (200g) o colillas de cigarrillos.
  • Hervir durante 15 a 20 minutos en 2 litros de agua.
  • Agregar jabón, mezclar y dejar enfriar antes de filtrar.
  • Diluir en 5 litros de agua.

Aplicar una vez por semana.

Eficaz contra los horadadores del tallo de maíz, orugas, áfidos, moscas y gorgojos y también contra las garrapatas del ganado.

 

Ajíes rojos

Picar una taza de ajíes rojos. (¡Tener mucho cuidado de no frotarse los ojos!)
Agregar 2 litros de agua.
Dejar reposar en el agua 2–3 días o hervir durante 15 minutos.
Agregar jabón en polvo o en escamas, mezclar y filtrar.

Durante la temporada seca, aplicar una vez por semana. Durante la temporada lluviosa, aplicar tres veces a la semana.

Eficaz contra las orugas, áfidos y hormigas.

 

Pyrethrum

  • Secar la mitad de un kilo de flores recién abiertas.
  • Desmenuzar las flores secas.
  • Hervir durante 15 a 20 minutos en 2 litros de agua.
  • Agregar jabón, mezclar y filtrar antes del uso.

Eficaz contra los áfidos, mosca blanca y los parásitos de las harinas.

También se puede hacer polvo de pyrethrum golpeando las flores secas. Rociar por toda la casa para matar pulgas y chinches.

 

Papaya

  • Tomar 1kg de hojas de papaya frescas, 2 cucharadas de querosén y remojar en 10 litros de agua durante 3 horas.
    Filtrar y rociar sobre las plantas

Eficaz contra varias pestes.

 

Ceniza de madera y de la cáscara de arroz

  • Colectar las cenizas al quemar cáscara de arroz o madera (el eucalipto y ciprés son los más eficaces) y enfriar.

Rociar la ceniza alrededor de las plantas jóvenes. Continuar rociando nueva ceniza durante dos o tres semanas hasta que las plantas se establezcan bien. Alternativamente, rodear la huerta entera con una zanja de 8–10cm de ancho, llena de ceniza.

Eficaz contra los caracoles, babosas y polillas del nabo.

 

Tratamiento para los esquejes o mamones de la planta

Esta receta produce un fungicida (previniendo la pudrición causada por diversos hongos) y nematicida (previniendo el daño de los nemátodos – diminutos bichos parecidos a los gusanos que se comen las raíces y tubérculos). Se ha usado con mucho éxito en mamones del cocoyam (taro) antes de plantarlos. Cualquier otro tipo de esquejes también se beneficiaría.

  • Machacar mezclando:
    • 1 taza de ceniza de madera
    • 1 puñado de raíces de jengibre frescas
    • 1 puñado de dientes de ajo.
  • Agregar un puñado de hojas de papaya y machacar de nuevo en un litro de agua.
  • Diluir esta mezcla con 5 litros de agua y revolver.

Sumergir los mamones y retoños en la solución y permitir que el líquido se seque lentamente a la sombra. Repitir por segunda vez. Plantar los mamones como de costumbre. Tres semanas después de plantar, esta solución puede rociarse en la tierra alrededor de las plantas jóvenes.

Compilado de información proporcionada por el Dr Mulowayi Katembwe, AMAVIC, BP 140, Goma, República Democrática del Congo y el Presbyterian Rural Training Centre (PRTC), Kumba, Camerún.