La historia de Minoti - El impacto del Programa de Micro Finanzas de HEED

Elgin Saha.

Foto: Richard Hanson/Tearfund
Foto: Richard Hanson/Tearfund

Recientemente, asistí a un seminario de capacitación de un día para representantes elegidas en Fakirhat Thana Nirbahi en el sur de Bangladesh. HEED ha organizado varios grupos de mujeres en este área y un tercio de las dirigentas elegidas provenía de nuestros grupos de HEED.

Allí me encontré con Minoti, una de estas dirigentas elegidas, que estaba asistiendo al seminario. La reconocí porque ella trabajó como una de nuestras voluntarias de salud 15 años antes. Me asombré de verla allí y decidí visitarla y hablar con ella y saber de su historia. Como la esposa de un hindú, ser elegida como representante pública local no es sólo un éxito, sino un éxito asombroso.

Minoti como voluntaria de salud del pueblo 

Minoti recibió un poco de capacitación para ayudar en su papel como partera tradicional. Ayudaba a las madres embarazadas, tanto antes como después del parto, y recibía una paga muy pequeña por esto. Con la promoción de la planificación familiar, nacieron menos bebés y su pequeño ingreso se hizo aun más pequeño. Su marido era agricultor, pero no tenía suficiente tierra para producir comida durante el año entero. Parte de su tierra se hipotecó a un hacendado local para juntar dinero para pagar por el tratamiento de salud para su suegra. Como Minoti y su marido fueron incapaces de devolver el dinero, la tierra permanecía en las manos del hacendado. Tristemente, la suegra se murió de tuberculosis.

Después, Minoti fue escogida para hacerse una voluntaria de salud del pueblo (VSP). Pudo hacer un poco de dinero vendiendo losas para letrinas en su pueblo. Recibió el 20% de la venta de cada losa. Durante sus cuatro años como VSP, animó al 90% de los lugareños a mantener letrinas. Sin embargo, su ingreso disminuyó una vez que la mayoría de los lugareños poseyó una letrina.

Minoti empieza su propio negocio

Entonces Minoti se metió en un grupo de ahorros local organizado por HEED. Como miembro recibió el primer préstamo pequeño de dos mil taka (EE.UU. $30). Usó este dinero para empezar a criar patos. También inició una pequeña huerta. Minoti siempre ha sido traba-dora y sincera y Dios también bendijo sus esfuerzos. Con el éxito de la crianza de patos y el cultivo de su huerta, Minoti y su marido pudieron salvar la tierra de su marido que había estado hipotecada durante más de doce años. El caso no fue fácil, pero ella pidió ayuda del sangothan – la representante femenina elegida en la localidad.

Sin embargo, su éxito no duró mucho. El cultivo del camarón se hizo muy importante en el área y no podía permitirse que los patos salieran por miedo de que se comieran a los camarones jóvenes. Minoti tuvo que cambiar su negocio una vez más.

El criadero de pollos de Minoti 

Minoti solicitó un préstamo más grande de HEED para establecer un pequeño criadero de pollos. HEED estaba precisamente introduciendo Programas de Micro Finanzas sobre una base piloto. Minoti recibió un préstamo de taka 30.000 (EE.UU. $450). Empezó con 500 polluelos de un día. ¡Minoti dice que Dios ha sido muy generoso con ella en todos sus esfuerzos! En el primer año, su criadero de pollos fue un verdadero éxito. Fue la que tuvo el mejor desempeño entre doce personas que recibieron dichos préstamos. Al año siguiente, su hija e hijo tuvieron buenos resultados en la escuela. ¡Su hija se está capacitando para médico ahora, y Minoti dice que ésta es la más grande bendición!

Minoti todavía está ocupada con sus pollos. Está debidamente orgullosa de su criadero donde cría a los pollos, tanto para carne como para huevos. Su ingreso mensual es ahora más de taka 10.000 (EE.UU. $150). La visité para aprender más sobre las razones de su éxito y le pregunté por sus planes futuros.

Minoti dijo que nunca ha planeado cambiar nada ella misma. Más bien, depende de Dios para dirigirla a medida que cambian las circunstancias de su vida. ‘HEED también ha ayudado y me ha motivado para cambiar mi curso. Ahora mi marido está entregando más tiempo a los pollos para que yo pueda dar más tiempo a la comunidad ya que me han elegido como representante femenina para nuestro distrito electoral.’

Le pregunté a Minoti qué la motivó a presentarse a la elección. Contestó, ‘aquí los hindúes son un grupo minoritario. Enfrentamos mucho acoso y opresión. Ahora estoy operando un negocio pequeño con éxito, y todos saben de este éxito. Pero si yo no me hubiera presentado para un cargo político, nadie me proporcionaría seguridad. Ahora, por la gracia de Dios, he sido elegida, y tengo un poco de influencia y poder. Si voy a la comisaría policial con una demanda, ellos por lo menos intentarán ayudar. Sin esto, nadie nos escucharía.’

‘Como líder político de extracción hindú, siempre enfrento muchas amenazas. Pero nuestras buenas relaciones no sólo han ayudado a mantener a nuestra familia segura, sino también a otras minorías en el pueblo.’

Pregunté si, como líder elegida, ella ayudaría sólo a las minorías. ‘Cierta-mente que no,’ contestó Minoti. ‘Tengo más amigos musulmanes que hindúes y ellos me ayudan mucho. Aquí muchas personas de la comunidad musulmana también son vulnerables.’

Le pregunté a Minoti cuánto del préstamo de HEED quedaba todavía y lo que haría luego. Ella dijo que solamente quedaba un mes del préstamo por pagar.

No tenía planeado pedir otro préstamo inmediatamente. En el futuro, sin embargo, pedirá un préstamo para alquilar más tierra para un proyecto de pesquería con una cooperativa local pequeña.

Cuando volvía a casa, continué pensando sobre Minoti. El desarrollo puede significar muchas cosas:

  • cambio
  • potenciación
  • autoridad política
  • paz
  • vida en armonía con otros (seguridad)
  • compartir el talento.

La historia de Minoti muestra muchos indicadores de desarrollo exitoso. El desarrollo es un proceso continuado, y Minoti todavía está considerando desafíos futuros.

Como una agencia de desarrollo cristiana, HEED promueve la esperanza, luz y vida. Yo vi cada una de éstas en la vida de Minoti. Ella mencionó a menudo la gracia de Dios en su vida. Todo el crédito va ciertamente a él por estos cambios.

El Programa de Micro Finanzas de HEED

HEED tiene ahora 80.000 clientes de los cuales 72.000 son mujeres. En general, el 96% de los préstamos se pagan de vuelta. Hasta ahora, ha repartido más de £10 millones en más de 200.000 préstamos separados. Hasta la fecha, los miembros de las agrupaciones de ahorros han ahorrado casi £1 millón.

HEED ha descubierto que:

  • Las personas pobres pueden demostrarse merecedoras de crédito sin tener ningún tipo de garantías como posesión de tierras o inmuebles.
  • Las personas pobres pueden recibir préstamos sólo a través de las ONGs, cuando no están calificados para préstamos bancarios.
  • Se necesita una estricta disciplina para desarrollar la cultura de ahorro y crédito.
  • Sólo deben hacerse préstamos a grupos que puedan actuar como garantes para los préstamos.

HEED cobra una tasa de interés del 12% sobre los préstamos. De esto, se guarda el 2% en un fondo de bienestar social que se usa para cubrir las deudas impagas. Los préstamos deben reembolsarse dentro de 12 meses sobre una base mensual.

Elgin Saha es Director Ejecutivo de HEED, un grupo de desarrollo basado en el cristianismo que opera en Bangladesh durante los últimos 25 años. Su dirección es PO Box 5052, Nuevo Mercado, Dhaka 1205, Bangladesh. E-mail: elgin@agni.com