Reducirla, usarla otra vez, reciclarla

Foto: Mike Webb/Tearfund
Foto: Mike Webb/Tearfund

Todos producimos basura. Normalmente no pensamos en ella. Sólo la tiramos. Pero el mundo se está quedando sin espacio para guardar toda la basura que se está amontonando. Si se la deja por ahí, la basura se transforma en un riesgo de salud y se ve mal. La quema de basura contamina el aire y las cenizas son a menudo tóxicas. A veces la basura se descarga en ríos y lagos y contamina el agua. A menudo la basura se entierra. La basura enterrada puede contener sustancias tóxicas que se filtran por la tierra y contaminan el suministro de agua.

Hay tres cosas que podemos hacer para limitar el impacto de la basura en el medio ambiente – reducirla, usarla otra vez y reciclarla.

Reducirla 

La mejor solución es reducir la basura que producimos en primer lugar. Por ejemplo, debemos comprar sólo productos que no tengan muchos envases y que realmente necesitemos.

Pensar cuidadosamente sobre qué tipos de materiales se usan en las cosas que compramos. Una vez que se transformen en basura, podrían tardar largo tiempo para descomponerse.

Plásticos Hay normalmente casi 50 tipos de plásticos que se usan comúnmente para manufacturar desde envases de jugo y bolsas de basura hasta ventanas y puertas. Muchos plásticos son fuertes y durables. Estos no se pudrirán, no se descompondrán ni se disolverán. Sin embargo, la manufactura de plástico usa mucha energía. Muchos productos plásticos no pueden usarse de nuevo, por lo que los tiramos. El problema con la basura plástica es que se convierte en productos venenosos. Por ejemplo, el vinilo que se usa para hacer botellas, repuestos de automóvil y bolígrafos, contamina la tierra si se entierra y suelta substancias venenosas en el aire si se quema. Debemos intentar reducir la cantidad de plásticos que usamos. Sin embargo, algunos plásticos pueden reciclarse para hacer peinetas, baldosas y ropa de poliéster.

Usarla otra vez 

La gente es a menudo muy imaginativa para volver a usar los artículos, en lugar de tirarlos. Por ejemplo, podemos aplanar latas de aluminio vacías y usarlas como planchas de metal. Podemos hacer muebles de madera desechada y usar frascos de vidrio bien lavados para guardar comida, artículos de carpintería y de oficina. Se dan más ejemplos en las páginas 8–9 de este número de Paso a Paso.

Reciclarla

Si los artículos como botellas de vidrio, metal y latas de estaño, periódicos y plásticos no pueden usarse otra vez, tal vez sea posible reciclarlos. Por ejemplo, el vidrio se lava en plantas especiales, se tritura y luego se funde para hacer ‘nuevo’ vidrio, listo para ser transformado en algo más. Algunos países tienen plantas que reciclan estos materiales.

¿La decomposición de la basura?

Periódicos unas semanas

Zapatos de cuero hasta 50 años

Cajas de cartón varios meses

Plástico fino hasta 5 años

Hojas de banana unas semanas

Llantas desconocido

Bolsas plásticas 10–20 años o incluso ciento de años, dependiendo del tipo de plástico

Desechos de metales hasta 50 años

Latas de aluminio hasta 80 años

Botellas plásticas cientos de años

Fragmentos de vidrio hasta miles de años

Desechos peligrosos 

Algunos tipos de basura son más peligrosos que otros. La basura peligrosa se llama desechos peligrosos. Esto incluye la basura química como las pilas, el líquido para limpiar suelos e insecticidas. Los desechos médicos, como las agujas, las jeringas, las medicinas caducadas y las vendas sucias también pueden ser muy peligrosos. Los desechos peligrosos pueden dañar grave-mente el medio ambiente y nuestra salud. 

Los desechos tóxicos Algunos de los desechos peligrosos son venenosos. Si se los toca, este tipo de desechos puede entrar en el cuerpo y causar cáncer u otras enfermedades. Puede dañar grave-mente a los bebés nonatos. También puede entrar en el aire, el agua y la tierra, y matar a peces y animales. Los desechos tóxicos vienen de tales cosas como productos de limpieza, veneno para ratas y pesticidas. Este tipo de desechos normalmente tiene un símbolo con una calavera en el envase. 

Los desechos corrosivos Algunos de los desechos peligrosos disuelven casi cualquier cosa que tocan, incluso la carne humana. Los desechos corrosivos vienen de tales cosas como las pilas, limpiadores de desagües y hornos y los limpiadores basados en amoníaco. Normalmente tienen el símbolo del esqueleto de una mano en el envase. 

Los desechos inflamables Algunos desechos peligrosos pueden incendiarse y descargar emanaciones tóxicas en el aire. Ejemplos son la gasolina, los aceites y los limpiadores de pintura. Los desechos inflamables normalmente tienen el símbolo de una llama en el envase.  

Los desechos explosivos Algunos desechos peligrosos pueden explotar cuando se mezclan con otras substancias químicas o si se deja caer en la tierra. Los químicos explosivos se encuentran en las latas de aerosol, gasolina y fluido para encendedores. Los desechos explosivos normalmente tienen un símbolo de una bola estallando en el envase.

Si un envase tiene cualquiera de estos símbolos, manejarlo con mucho cuidado. Contuvo alguna vez material peligroso y podría contener todavía un poco de desechos. No quemar nunca estos envases porque el calor soltará los gases y emanaciones venenosas en el aire. Ser consciente de que a menudo los envases no tienen ningun signo de advertencia.

Gobiernos en todo el mundo están forzando lentamente a las industrias a que hagan las desechos menos peligrosos. Entretanto, podemos hacer nuestra parte para manejar los desechos peligrosos correctamente. Nunca vertir líquidos tóxicos, como el lubricante usado, pintura y pesticidas en ríos o lagos o por el desagüe. Guardarlos separadamente y buscar la planta más cercana que los reciba y se deshaga en forma segura de ellos. Esto es muy importante para nuestra salud y para la salud del medio ambiente.

Adaptado de Developing Countries Farm Radio Network – Package 43, Script 4, Jan 1997 y Package 50, Script 10, Nov 1998.