Ayuda para quienes no se escuchan

Andrew Tomkins.

En los últimos años se ha visto un enorme cambio tanto en la conciencia como en la disponibilidad de medicinas para el tratamiento de adultos con VIH y SIDA. La eficaz defensoría de derechos internacional ha ayudado a reducir los precios de las medicinas anti-retrovirales (ARVs). Ahora, mucha más gente con VIH y SIDA puede recibir tratamiento, a menudo gratis. En una reciente conferencia sobre el SIDA en Bangkok, se presentaron muchos informes de éxitos. Antes de concluir el 2005, la Organización Mundial de la Salud aspira a apoyar el tratamiento para tres millones de personas adicionales quienes han sido contagiadas con VIH. Sin embargo, la mayoría de estas personas son adultos – en general los niños han sido ignorados.

Esto ocurre por varias razones. En primer lugar, si el financiamiento es limitado, la gente tiende a tratar a los adultos antes que a los niños. En segundo lugar, la mayoría de la gente cree que todos los niños contagiados con VIH se morirán a temprana edad. Una madre joven contagiada con VIH en el pueblo de Capotillo recientemente le puso el nombre ‘Sin esperanza’ a su bebé porque la convencieron que iba a morirse rápida-mente. De hecho, eso simplemente no es verdad. Por razones que todavía no entendemos, muchos niños contagiados con VIH crecen y se desarrollan suficientemente bien, siempre y cuando que cualquier enfermedad infantil sea bien tratada y se alimenten bien. Su sistema inmunológico

continúa siendo capaz de luchar contra la infección. Nosotros cuidamos a niños contagiados con VIH en nuestro hospital aquí en Londres. Sólo la mitad de estos niños tiene una inmunidad tan pobre que necesitan tratamiento anti-retroviral.

Si leemos el evangelio de Mateo, podemos estar seguros de que Jesús incluiría a los niños entre los pacientes contagiados de VIH con los que podría encontrarse. Ahora el desafío es incluir a los niños entre los seleccionados para recibir tratamiento ARV en más y más países.

Sin embargo, la prevención siempre es mejor que la cura. Hay varias nuevas maneras de prevenir la transmisión de VIH de las madres a los niños.

La educación

En algunos países el VIH es transmitido por madres que se inyectan drogas. En Ucrania, la tasa de mujeres que se inyectan durante el embarazo (contagiandose a sí mismas y a sus bebés) se ha reducido del 30% al 5% como resultado de mensajes de salud claros, consistentes y de apoyo. Menos bebés están naciendo ahora con VIH en tales países.

Protección de los bebés

Las madres contagiadas con VIH pueden pasar el virus a sus bebés en el útero, durante el parto y a través de la leche materna. Si las madres contagiadas con VIH reciben tratamiento ARV durante el embarazo y no amamantan a sus bebés, el riesgo de contagiar a sus bebés con VIH se reduce del 30% al 1%. Sin embargo, esto sólo es posible para aquellas mamás que tienen la posibilidad de comprar formula y que pueden prepararla con limpieza y la concentración suficiente. La mayoría de las madres en los países pobres no tiene los recursos para hacer esto. Sin embargo, si las madres contagiadas con VIH reciben una dosis de nevirapine durante el parto, y el bebé también poco después de nacer, y si amamantan durante sólo seis meses sin dar otro tipo de alimento, entonces sólo el 10% de los bebés se contagia. Esta es un área dónde la nueva investigación y el trabajo están trayendo cambios y mejoras rápidas. Si pudiera tratarse a más madres embarazadas con tratamiento ARV, menos bebés se contagiarían.

El estigma es un problema enorme en muchas comunidades. Las iglesias tienen muchas oportunidades de animar más franqueza sobre el VIH y cómo tratarlo y prevenirlo. Lamentablemente, muchas mujeres no reciben tratamiento ARV porque no están de acuerdo en hacerse un análisis de VIH en la clínica prenatal.

El darles a los niños contagiados con VIH una dosis diaria de co-trimoxazole – un antibiótico barato y eficaz – durante el primer año de vida, previene varias infecciones que los niños con VIH contraen a menudo, sobre todo la pulmonía. Mejora su salud y sobrevivencia, aun cuando no estén recibiendo tratamientos ARV.

Lactancia materna

La lactancia materna exclusiva (sin otros alimentos o líquidos, ni siquiera agua) es más segura para el bebé que la alimentación mixta, ya que existe menor riesgo de contagiarse con el virus. En primer lugar, el agua y otros alimentos pueden estar contaminados con gérmenes y suciedad que dañan el intestino del bebé y que permiten al virus entrar en el cuerpo del bebé. En segundo lugar, el vaciar de los pechos regularmente, cuando se amamanta exclusivamente, reduce la cantidad de VIH en la leche.

La lactancia materna exclusiva satisface todas las necesidades nutricionales del bebé hasta los 4–6 meses. Después de eso, el bebé necesita una mezcla de otras comidas nutritivas. Si las madres entonces continúan amamantando mientras dan otras comidas, es más probable que se contagien sus bebés. Este es un desafío para las madres – necesitan dejar de amamantar en cuanto introduzcan otras comidas. Sin embargo, muchas madres temen el estigma que enfrentan si no amamantan.

En Entebbe, Uganda, la mayoría de las madres contagiadas con VIH deja la lactancia alrededor de los 4–6 meses y alimenta a los niños con cereales preparados con leche de vaca. El tomar aspirina durante 48 horas reduce el dolor de los pechos hinchados por detener la lactancia abruptamente. ¿Qué es más importante, sufrir un estigma o prevenir que un niño contraiga VIH?

Hay investigadores que ahora están pro-bando maneras de mejorar las comidas locales para que los bebés puedan crecer y desarrollarse bien sin leche materna. La leche de origen animal debe hervirse o mezclarse con cereales. Están desarrollando cereales económicos fortificados con minerales y vitaminas, los cuales estarán más disponibles.

Sería bueno saber si los lectores de Paso a Paso han encontrado maneras eficaces de alimentar a los bebés de madres contagia-das con VIH sin leche materna.

El catedrático Andrew Tomkins dirige el Centre for International Child Health, Institute of Child Health (Centro Internacional para la Salud del Niño, Instituto de Salud del Niño), Londres, Inglaterra.
Web:
www.cich.ich.ucl.ac.uk

Algunos hechos…

  • El VIH y el SIDA afectan a todo tipo de personas en todos los países. 20 millones de personas se han muerto hasta ahora de SIDA.
  • Hay aproximadamente 40 millones de personas que viven ahora con VIH.
  • El problema está creciendo: en el 2003 había alrededor de 5 millones de nuevos contagios.
  • Más de la la mitad de todos los nuevos contagios ocurren ahora entre los jóvenes.