Saneamiento total liderado por la comunidad

Los pioneros del ‘Saneamiento total liderado por la comunidad’ fueron Kamal Kar (un consultor de desarrollo de la India) y el Village Education Resource Centre en Bangladesh mientras evaluaban el programa de saneamiento subsidiado de manera tradicional de una ONG. Ellos querían convencer a la ONG de dejar de subsidiar la construcción de inodoros porque los subsidios en el pasado no habían llevado a la apropiación de la comunidad ni al uso de los inodoros. En cambio, ellos sugirieron a la ONG animar a las personas a ayudarse a sí mismas. Ellos desarrollaron un enfoque llamado Saneamiento total liderado por la comunidad (SANTOLIC) y se propagó rápidamente entre las ONG de Bangladesh y las internacionales.

Como eje del enfoque del SANTOLIC está cambiar la construcción subsidiada de inodoros en domicilios individuales por el cambio de actitudes y de conducta de la comunidad entera teniendo como fin detener la defecación a campo abierto. Esto se logra por medio de la movilización de la comunidad. Como resultado, los miembros de la comunidad utilizan sus propias iniciativas para construir letrinas. El SANTOLIC no identifica normas ni diseños para las letrinas, sino que anima la creatividad local. Esto conlleva una mayor apropiación, asequibilidad y por lo tanto, sostenibilidad. El recuadro a continuación compara el enfoque del SANTOLIC con el enfoque de saneamiento tradicional. 

Enfoque tradicional al saneamiento Saneamiento total liderado por la comunidad (SANTOLIC)
Empieza con Cosas por ej., letrinas Personas

Actividad central 

Construcción de letrinas Inspirar a las personas y ayudarlas a moverse hacia la acción
Letrinas diseñadas por Ingenieros Innovadores comunitarios
Cantidad de diseños Uno o varios Muchos
Materiales Cemento, tuberías, ladrillos A menudo inicialmente bambú, sacos de yute, plástico, latas
Costos Alto Puede ser muy bajo
Indicadores Letrinas construidas Comunidades libres de defecación a campo abierto
Sostenibilidad Parcial y por zonas localizadas Hasta ahora muy alto
Motivación principal Subsidio Amor propio
Cobertura/utilización Parcial Total
¿Quién se beneficia? Por lo general los más ricos Todos incluyendo a los más pobres
 

Metodología 

El trabajo del facilitador no es convencer a la comunidad que detenga la defecación a campo abierto y empezar a construir inodoros. En su lugar, su papel es ayudar a la comunidad a analizar la situación sanitaria local. Por lo general, esto desencadena un sentimiento de disgusto y vergüenza y motiva a la comunidad a detener la defecación a campo abierto. Es importante que el facilitador no sermonee ni les diga a las personas qué hacer, sino que en cambio haga preguntas simples que llamen la atención de las personas a los problemas.

A través del proceso, se anima a los miembros de la comunidad a utilizar los términos locales para describir las heces fecales en lugar de los términos formales, para romper con los tabúes en torno al saneamiento.

A continuación algunas de las maneras utilizadas para provocar el SANTOLIC:  

Caminata transversal
Por lo general, el proceso inicia con una charla informal con unos cuantos miembros de la comunidad durante una caminata por la aldea (una ‘caminata transversal’). Durante la caminata, se señalan las zonas de defecación a campo abierto así como los distintos tipos de letrinas que están siendo usadas en ese momento. Es importante detenerse en las zonas de defecación a campo abierto y pasar un tiempo allí haciendo preguntas. El hecho de que una persona que visite la comunidad atraiga su atención hacia la desagradable vista y olor es un factor clave para provocar la movilización.

Una vez que se ha capturado el interés de unos cuantos miembros de la comunidad, el proceso continúa con todos los miembros de la comunidad.

Mapeo de zonas para la defecación

Foto: Lyla Mehta
Foto: Lyla Mehta

El mapeo implica la creación de un mapa simple de la comunidad para indicar las viviendas, los recursos y los problemas y para estimular el debate. A menudo el mapa se dibuja sobre el suelo. Deben invitarse a todas las familias para que localicen sus viviendas en el mapa, y utilizar una hoja o una piedra para marcar si tienen o no una letrina. También se marcan las zonas de defecación abierta y se dibujan líneas para conectarlas con las familias de las viviendas que acuden a ellas. El mapa puede provocar discusiones sobre cuándo y a qué distancia caminan algunas personas para defecar y lo que esto significa en cuanto a seguridad, así como indicar la contaminación de las fuentes de agua por las zonas de defecación a campo abierto.

Cálculos

Puede ilustrarse el tamaño del problema de saneamiento al calcular la cantidad de heces fecales producidas. Las familias pueden utilizar sus propios métodos y medidas locales para calcular cuánta excreta humana están generando por día. Puede utilizarse la multiplicación para encontrar una cifra para la comunidad entera, y para calcular la cantidad de heces fecales producidas por semana, mes o año. Por lo general, las cantidades sorprenden a la comunidad. Los cálculos conllevan más discusiones sobre adónde van las heces fecales y los efectos que tienen las mismas sobre el suelo.

El punto clave en el proceso que provoca el SANTOLIC es cuando la comunidad se da cuenta de que debe detenerse la defecación a campo abierto. A menudo la discusión gira en torno a quién defecaría a campo abierto al día siguiente o quién tomaría un baño en el río. Si nadie haría estas cosas la comunidad está lista para discutir alternativas a la defecación a campo abierto. En este punto, el facilitador debe señalar que él o ella no está ahí para ofrecer una solución, vender inodoros o subsidiar la construcción de letrinas.

La comunidad empieza a sostener debates sobre qué acción tomar. Si le hacen una pregunta al facilitador, él o ella la devuelve a los miembros de la comunidad, de manera que ellos mismos se respondan. Si las personas expresan interés en construir letrinas pero dicen que sería muy costoso, el facilitador podría hacer un dibujo de una letrina de pozo simple construida de materiales disponibles localmente, para mostrar que no tiene que ser costosa.  

Planificación de la acción

Algunas actividades que las comunidades podrían decidirse a llevar a cabo incluyen:

  • formar un grupo de acción de saneamiento con representantes de cada una de las vecindades en la comunidad
  • hacer una lista o un mapa de las viviendas y de su acceso al saneamiento en la actualidad
  • desarrollar planes familiares individuales para detener la defecación a campo abierto
  • excavar pozos y usarlos como letrinas temporales hasta construir otras
  • hacer que las familias adineradas construyan letrinas inmediatamente. Estas familias podrían prestar tierra, donar madera o bambú para construir las letrinas, o permitir a las familias pobres utilizar sus letrinas a corto plazo
  • buscar proveedores de materiales de construcción de letrinas.

Actividades de los niños

Los niños pueden ser fuertes defensores en contra de la defecación a campo abierto. Por ejemplo, ellos pueden dirigir desfiles en los que griten lemas y canten canciones sobre la necesidad de detener la defecación a campo abierto. En algunas comunidades se utilizan banderitas para marcar las heces fecales y llamar la atención a las mismas.

Retos

Desde el año 2000, el SANTOLIC se ha propagado a muchos países de África, Asia y América Latina, incluyendo la India, Indonesia, Pakistán, Camboya, Etiopía, Tanzania, Kenia y Bolivia. El uso de este enfoque en estos otros países ha despertado retos.

El enfoque de SANTOLIC ha desafiado los pensamientos y las prácticas tradicionales, especialmente la idea de que los subsidios son necesarios porque la gente no puede costear el saneamiento. Al utilizar el SANTOLIC, los miembros de la comunidad no tienen ayuda externa sino que son empoderados para ayudarse a sí mismos y el uno al otro. Son motivados al darse cuenta de que a menos que detengan la defecación a campo abierto, los riesgos de enfermedad permanecerán para todos en la comunidad. Esto significa que:

  • as agencias que usan el enfoque de SANTOLIC deben confiar en la capacidad y la solidaridad social de las comunidades. Las agencias deben convertirse en facilitadoras en lugar de suministradoras
  • a veces les ha resultado difícil utilizar el enfoque de SANTOLIC a las agencias que previamente habían suministrado subsidios para saneamiento porque se les dificulta romper la dependencia de ellos por parte de la comunidad para el suministro ferretero
  • a las agencias podría parecerles difícil hacer que el enfoque de SANTOLIC funcione en las comunidades donde hay otras agencias que están subsidiando y promocionando modelos de inodoros.

El Institute of Development Studies (IDS) está llevando a cabo una investigación y un programa de trabajo en red apoyado por el DFID, titulado Going to Scale? The Potential of Community-Led Total Sanitation. El objetivo de este proyecto es obtener un mejor entendimiento de los problemas y los desafíos a nivel comunitario de manera que el enfoque del SANTOLIC se convierta en un movimiento general que apoye el logro de los Objetivos de Desarrollo del Milenio.

Para obtener más información sobre el SANTOLIC y la investigación dirigida por el IDS favor dirigirse a: www.livelihoods.org/hot_topics/CLTS.html o ponerse en contacto con Petra Bongartz, E-mail: P.Bongartz@ids.ac.uk