El saneamiento y el VIH

por Jennifer Organ

El VIH está afectando a comunidades en todo el mundo, especialmente en África subsahariana. A menudo las personas que viven con el VIH sufren de diarrea y agotamiento. La diarrea aumenta la necesidad del uso fácil y frecuente de un inodoro, mientras que el agotamiento disminuye la movilidad de las personas y su acceso a instalaciones sanitarias.

Muchos niños se han convertido en huérfanos debido al SIDA, y en zonas gravemente afectadas, los niños, los ancianos y los enfermos a menudo deben cuidarse los unos a los otros. En estas situaciones, ni siquiera la excavación de una letrina de pozo simple puede considerarse una tarea simple o asequible (ver la casilla a la derecha).

El hecho de no tener ni utilizar instalaciones sanitarias adecuadas puede aumentar la propagación de muchas enfermedades. Las personas que viven con el VIH tienen un sistema inmune debilitado de manera que son más vulnerables a la enfermedad y a menudo su tiempo de recuperación de una enfermedad es más lento. Muchas de estas enfermedades se agravan debido a la mala calidad del agua y el saneamiento y son fácilmente prevenibles por medio de un acceso mejorado a las instalaciones y una mejor higiene.

En Copperbelt, Provincia de Zambia, a finales de la estación seca del 2006 se llevó a cabo un estudio en comunidades afectadas por el VIH. Se entrevistaron a personas que viven con o están afectadas por el VIH para tomar en cuenta sus necesidades, dificultades y capacidades en cuanto a acceso al agua y al saneamiento.

Las entrevistas mostraron que habían muchos problemas asociados con el saneamiento:

Foto: Jennifer Organ
Foto: Jennifer Organ

Uso de letrinas La mitad de las personas que viven con VIH dijeron que tienen dificultades para utilizar una letrina de pozo. Muchas personas explicaron que cuando están enfermas y tienen poca energía, se les hace difícil acuclillarse. Una mujer utiliza una cubeta dentro de su casa que le ofrece la comodidad de sentarse y luego desecha los residuos. A pesar de que esto la ayuda, implica un cierto nivel de incomodidad y de falta de dignidad. También hay un riesgo agregado de enfermedad diarreica para los que ayudan a vaciar la cubeta, especialmente si no hay agua y jabón o ceniza disponibles para lavarse las manos luego. Se necesitan normas de higiene especiales para las personas que viven con el VIH y para sus cuidadores cuando están enfermos. Ellos necesitan saber cómo deshacerse de los residuos que contienen fluidos corporales, como el uso de desinfectantes y guantes o fundas plásticas.

Dos mujeres explicaron que ellas no utilizan sus letrinas durante la estación lluviosa por temor a caerse dentro de las mismas porque la lluvia pone las letrinas en riesgo de colapsar.

Costo para construir las letrinas A pesar de que una familia pueda tener su propia letrina de pozo en la actualidad, si esta colapsa (como ocurre con frecuencia en la estación de lluvia), necesita reparación o se llena, la familia puede sufrir dificultades cuando se hace necesario construir otra. Todas las personas que respondieron que tenían letrinas básicas dijeron que no podrían reemplazar sus letrinas si surgiera la necesidad. Aunque la familia tenga las condiciones físicas para excavar, podría no tener las herramientas para hacer posible la construcción de una nueva letrina.

Las familias que no tienen sus propias letrinas informaron que no pueden construir el pozo ellas mismas ni pagar a otra persona para construirlo. Estas familias a menudo deben pedir permiso para utilizar la letrina de un vecino o simplemente usar las zonas abiertas en los alrededores. Esto da como resultado una falta de dignidad, riesgos a la salud y un ambiente poco atractivo.

Hay disponible una versión completa del estudio HIV and water: working for positive solutions (VIH y agua: cómo trabajar en pro de soluciones positivas) de Action Against Hunger UK.

E-mail: info@aahuk.org
Sitio Web:
www.aahuk.org/publications.htm


Falta de recursos

Elena tiene 16 años. Ella vive con sus hermanos y hermanas en una pequeña comunidad en las afueras del centro de la ciudad de Kitwe. El padre de Elena construyó su letrina de pozo pero ésta colapsó luego de que él enfermara y ahora utilizan los arbustos de los alrededores como inodoro. Ellos piensan que juntos podrían construir una letrina de pozo, sin embargo su lucha principal es localizar las herramientas para hacerlo. Con solamente un pequeño ingreso disponible compartido entre diez miembros de la familia, una simple tarea se convierte en algo casi inalcanzable.


Preguntas para la discusión

  • ¿Qué problemas de saneamiento afectan a las personas que viven con o están afectadas por el VIH en nuestra localidad?
  • ¿Podemos encontrar modos de permitir a las personas que están debilitadas por enfermedades relacionadas con el VIH un acceso más fácil a las letrinas?
  • ¿Cómo puede apoyarse a las familias afectadas por el VIH en la construcción de letrinas si no tienen la fuerza o el dinero para hacerlo ellas mismas?
  • ¿Cómo podría el estigma desafiar los esfuerzos por dar respuesta a las necesidades de saneamiento de las personas que viven con el VIH en nuestra comunidad? ¿Qué puede hacerse en cuanto a esto?