¡Socorro! No hice una encuesta de referencia

Jonathan Simpson

¿Cómo podemos evaluar si hay algo que ha cambiado? En primer lugar, necesitamos saber cómo era la situación al comienzo. Un buen ejemplo es cuando seguimos una dieta: nos pesamos antes de comenzar con el fin de calcular al final cuánto peso habremos perdido.

Una encuesta de referencia es una manera de evaluar la situación de la comunidad al comienzo de nuestro proyecto. Se lleva a cabo ya sea justo antes de comenzar o al inicio del proyecto. Cualquier cambio futuro al que su proyecto contribuya puede medirse en base a estos datos. 

Pero ¿qué ocurre si usted ya ha comenzado su proyecto? Es posible que no se haya dado cuenta de que una encuesta de referencia iba a ser necesaria para demostrar el cambio que el proyecto pretende conseguir. También es posible que no haya podido realizar una encuesta de referencia antes de comenzar el proyecto. Por ejemplo, si usted está respondiendo a una situación de emergencia, es probable que no haya dispuesto de tiempo para realizar la encuesta antes de comenzar a proporcionar la ayuda humanitaria.

En casos como este, existen algunas maneras de reconstruir la información sobre la situación inicial.

  • Puede utilizar datos secundarios. Los datos secundarios consisten en información que ya ha sido recopilada por otras partes. Por ejemplo, registros de hospitales, datos gubernamentales y estudios llevados a cabo por otras organizaciones.
  • Puede pedir a la gente que recuerde lo que puedan sobre cómo era la situación al inicio del proyecto. Sin embargo, no siempre se puede confiar en la memoria de la gente. Si le es posible, verifique la información obtenida con otras fuentes.

Si decide encargarse usted mismo de la recopilación de información de referencia al inicio de un proyecto, puede hacerlo mediante grupos de discusión (ver páginas 8-9), entrevistas y encuestas a una muestra representativa de la comunidad. Al utilizarse varias fuentes de información se aumentan las posibilidades de que las conclusiones sean correctas.

Si lleva a cabo una encuesta:

  • decida sobre la manera en que recopilará la información: ¿con papel y lápiz o de forma digital? (ver página 6); y
  • haga preguntas que sean relevantes para su proyecto y con las que podrá obtener datos que querrá utilizar para sus evaluaciones en el futuro. Por ejemplo, si está implementando un proyecto de promoción de la higiene, puede calcular cuántas personas pueden nombrar los cinco momentos clave en que es necesario lavarse las manos. Al final del proyecto, puede volver a hacer las mismas preguntas y comparar los resultados.

Para más información sobre cómo llevar a cabo una encuesta, ver página 5.

Artículo compilado en base a la guía Baseline Basics [Aspectos esenciales sobre estudios de referencia], de la IFRC (ver sección Recursos en la página 14).

Jonathan Simpson es responsable de monitoreo y evaluación para África Meridional de Tearfund.


¿Para qué realizar una encuesta de referencia?

  • Ayudar a planificar, monitorear y evaluar proyectos.
  • Establecer objetivos realistas en su trabajo.
  • Convencer a los responsables de formular políticas y a los donantes sobre la necesidad de implementar el proyecto.