Dar a luz

Señales de que se acerca el parto

Estas tres señales muestran que el parto está empezando o pronto empezará. Es posible que no ocurran todas las señales y pueden ocurrir en cualquier orden.

  1. Sale de la vagina mucosidad transparente o de color rosado. Durante el embarazo la apertura del útero (cérvix) está obturada con moco espeso. Esto protege al bebé y útero de las infecciones. Cuando el cérvix empieza a abrirse libera esta obturación de moco y también un poco de sangre.
  2. Sale agua clara de la vagina. La bolsa de aguas que envuelve al bebé puede romperse justo antes de empezar los dolores de parto o en cualquier momento durante el parto. 
  3. Empiezan los dolores de parto (las contracciones).  Al inicio las contracciones pueden estar espaciadas por diez o 20 minutos o incluso más. El parto real empieza cuando las contracciones se vuelven regulares (suceden a intervalos de tiempo casi iguales). Cuando ocurre cualquiera de estas señales, es momento de alistarse para el parto:
        • Haga saber a la partera que el parto ha empezado.
        • Asegúrese de que los suministros para el parto estén listos.

La madre deberá:

    • lavarse, en especial sus genitales
    • continuar ingiriendo pequeñas raciones de comida y tomando líquidos cada vez que sienta sed
    • descansar mientras pueda.

Etapa 1 Se abre el cérvix

La Etapa 1 empieza cuando las contracciones empiezan a abrir el cérvix y termina cuando el cérvix se encuentra completamente abierto. Cuando la mujer es primeriza, esta etapa dura, por lo general, de diez a 20 horas o más. En partos posteriores, con frecuencia dura de siete a diez horas. Puede variar mucho.

Se abre el cérvix. Ilustraciones por Annabel Milne © Dorling Kindersley


Ilustraciones por Annabel Milne © Dorling Kindersley

ETAPA 2 PUJAR

La Etapa 2 empieza cuando el cérvix está abierto y termina cuando el bebé ha nacido. Esta etapa, por lo general, es más fácil que la Etapa 1 y no deberá tomar más de unas dos horas.

Pujar. Ilustraciones © Dorling Kindersley

Ilustraciones © Dorling Kindersley



Parto asistido

A veces la madre necesita ayuda para hacer salir al bebé. El bebé o la madre podrían estar demasiado cansados para pujar o el bebé podría mostrar sufrimiento fetal. En un centro de salud u hospital un doctor o una partera pueden usar fórceps o una ventosa extractora para sacar suavemente al bebé. Esto no deberá causarle daños al bebé. Es posible que la cabeza del bebé luzca deformada durante unos cuantos días después del nacimiento, pero esto no es motivo de preocupación.

Parto asistido. Ilustraciones © Dorling Kindersley

Ilustraciones © Dorling Kindersley

ETAPA 3 SE EXPULSA LA PLACENTA

Esta es la parte más fácil del parto para la mujer, pero debe ser manejada con cuidado. Dar el pecho inmediatamente al bebé estimula las contracciones del útero y expulsa la placenta. Cuando la placenta sale debe revisarse con cuidado para verificar que esté completa. Si no está completa, busque ayuda de un trabajador de la salud. Después de haber nacido el bebé puede haber sangrado abundante, incluso si el parto ha salido bien hasta este momento. Ésta es la razón por la que es importante hacer planes de antemano para el parto –para asegurarse de que una persona capacitada esté presente en esta etapa.

Señales de peligro en el parto 

  • Se rompe la fuente, pero el parto no comienza
  • Bebé está colocado de lado
  • Sangrado antes de nacer el bebé
  • Parto demasiado largo (contracciones por lo menos cada 10 min. durante 24 horas o más)
  • Aguas verdes o turbias
  • Fiebre
  • Convulsiones o ataques

Si observa cualquiera de estas señales, busque ayuda médica de inmediato

Cesárea

Cuando el bebé no puede nacer a través de la vagina es necesaria una operación denominada cesárea. A la madre se le administrarán medicamentos para hacerla dormir sin sentir dolor (anestesia) o se le colocará una inyección en la espalda para que no sienta dolor por debajo de la cintura. El doctor hace una incisión en su vientre y con cuidado saca al bebé. Después de suturada la incisión la madre permanece en el hospital durante algunos días para recuperarse. Luego es aconsejable que sus futuros bebés nazcan en un hospital. Una mujer puede dar a luz mediante parto normal después de tener una cesárea por un parto anterior, pero existe un leve riesgo de rasgadura del útero, lo que puede conducir a la muerte de tanto la madre como del infante. En un hospital las parteras y los médicos pueden evitar que esto suceda.

Información tomada de Donde no hay doctor para mujeres, con permiso gentilmente otorgado por los editores, Hesperian, 1919 Addison Street Suite 304, Berkeley, CA 94704, EE. UU., www.hesperian.org