“Aquí los hombres son tratados como reyes”

Foto: Faith Alive
Foto: Faith Alive

Faith Alive (Fe viva), un hospital localizado en Jos, Nigeria, ha tomado acciones expresamente para involucrar a los hombres en sus servicios prenatales, que incluyen pruebas de VIH para la prevención de la transmisión de VIH de padres a hijo. Cuando una mujer visita la clínica se le entrega una tarjeta invitando a su pareja a ir al hospital para una conversación de rutina. En la tarjeta no se hace mención alguna de la prueba de VIH. El personal del hospital agradece el hecho de que muchos hombres tomarán tiempo de sus trabajos para visitar la clínica, de modo que son flexibles al programar las visitas de los hombres y les dan prioridad a los hombres en la clínica.

Se invitan a los hombres a asistir a grupos de conversación. El líder del grupo inicia la sesión dándoles la bienvenida a los participantes, agradeciéndoles por asistir y explicándoles la importancia del papel que desempeña el padre en los cuidados prenatales. El líder del grupo le pide a un hombre voluntario demostrar sus conocimientos sobre cómo bañar a un bebé o cómo cambiar un pañal. Esto provoca mucha risa y entretenimiento y les permite a los participantes involucrarse de una manera divertida y juguetona.

Las sesiones terminan con enseñanza sobre el VIH y la importancia de hacerse pruebas para evitar transmitir el VIH de padres a hijo. Se ofrecen pruebas de VIH de inmediato a los hombres sin necesidad de hacer una cita aparte. Se dan antirretrovirales (medicamentos utilizados para tratar el virus del VIH) a aquellos que los necesiten.

Los hombres visten con orgullo las camisetas con letreros que dicen “Papá solidario” o “Papá amoroso” que les regalan cuando visitan la clínica. Éstas no hacen mención alguna del VIH ni del hospital. Esto anima a los hombres a seguir con sus responsabilidades como padres y a contarles a otros hombres lo que han aprendido en las conversaciones en grupo.

Caroline Onwuezobe, que dirige el programa que busca involucrar a los hombres en la clínica prenatal, afirma, “Aquí los hombres son tratados como reyes, a diferencia de otros hospitales donde no es parte de la cultura que los hombres visiten las clínicas prenatales”. 

Estudio de caso escrito por Jennifer Snelling.


Caroline entrevistó a uno de los hombres que visitó la clínica para una cita médica prenatal. 

¿Por qué empezó a acompañar a su esposa a las citas médicas prenatales?

Fui invitado por la clínica prenatal. Pensé que sería sensato asistir con ella a la clínica prenatal para yo mismo tener información sobre todos los temas y poder usarla con el fin de salvar tanto a la madre como al bebé.

¿Cuántas veces ha acompañado a su esposa a las citas?

Seis veces incluyendo el día del parto.

¿Ha cambiado algo para bien en la salud de su esposa desde que empezó a acompañarla? 

Sí, la actitud de ella hacia tomar los medicamentos que le dan en la clínica prenatal mejoró –ya no estaba renuente a tomarlos de manera adecuada. Ella siguió todas las instrucciones que le dieron.

¿Fue mejor la experiencia de dar a luz de su esposa debido a que usted asistió a las citas? 

Sí, ella estaba muy emocionada, alegre y motivada e incluso cuando fue a dar a luz, tenía apoyo.

¿Piensa que ahora es más probable que los hombres acompañen a sus esposas a la clínica prenatal?

Pienso que ahora más hombres acompañarán a sus parejas a la clínica prenatal, al ver lo que yo aprendí cuando fui y como me trataron con amabilidad. La mayoría de los hombres ignoran el hecho de que los padres deben estar involucrados y eso los hace reacios, pero estoy seguro de que asistirán a medida que vayan creando conciencia sobre esto.



¿Por qué debe hacerse una prueba de VIH en el embarazo?

  • Si los padres conocen su condición de VIH durante el embarazo estarán en una posición mucho mejor para proteger al hijo que esperan. 
  • Al mismo tiempo de hacerse una prueba de VIH se puede con frecuencia recibir una prueba de sífilis. Una mujer puede tener sífilis durante el embarazo sin saberlo y esto puede causarle daños, e incluso matar, al hijo que espera. Una única dosis de penicilina a inicios del embarazo protegerá a su bebé.
  • Es importante hacerse una prueba de VIH lo más temprano posible en el embarazo. Si la madre está viviendo con VIH puede empezar a tomar antirretrovirales, lo que reduce las probabilidades de que ella le transmita el VIH a su bebé.
  • Los padres que están viviendo con VIH pueden aprender sobre cómo planificar el parto y los primeros cuidados de su recién nacido para reducir las probabilidades de que su hijo también viva con el VIH. Para hacer esto van a necesitar el apoyo de trabajadores de la salud.