Trabajando con niños vulnerables

En 2013, la cantidad de niños huérfanos (de padre, madre o ambos) a causa del sida ascendía a 17,8 millones en todo el mundo.

Cuando Chenda quedó huérfana a los ocho años de edad, tuvo como mentora a una joven mujer de su iglesia. Ahora, a los 18 años de edad, Chenda se ha convertido en mentora de Alongsiders, ayudando a Vary, que también perdió a su madre. Foto: Hanna Tzou/Alongsiders
Cuando Chenda quedó huérfana a los ocho años de edad, tuvo como mentora a una joven mujer de su iglesia. Ahora, a los 18 años de edad, Chenda se ha convertido en mentora de Alongsiders, ayudando a Vary, que también perdió a su madre. Foto: Hanna Tzou/Alongsiders

Niños huérfanos a causa del sida

Los niños que han quedado huérfanos a causa del sida son vulnerables a una amplia gama de problemas. En primer lugar, tienen que enfrentar el dolor emocional de haber perdido a un progenitor. Además, es muy probable que los ingresos del hogar se vean reducidos, con la consecuencia de que estos niños no puedan satisfacer sus necesidades físicas básicas, como la alimentación, el cobijo y la salud. Es posible que deban asumir responsabilidades extra en el hogar. Además, pueden ser estigmatizados por personas que los relacionan con el sida.

El enfoque de Alongsiders

¿Cómo podemos ayudar a los niños que han quedado huérfanos a causa del sida? La organización Alongsiders ha desarrollado un enfoque innovador. Si bien fue fundada para dar respuesta al sida, hoy en día también trabaja con niños de la comunidad local que se encuentran solos o en situación de vulnerabilidad o marginación. Alongsiders capacita a personas jóvenes para desempeñarse como mentores que brindan amor y animan a otros niños pequeños vulnerables de la misma comunidad que necesitan dicho apoyo.

Los jóvenes mentores tienen entre 16 y 35 años. Para desempeñarse como mentores deben ser recomendados por su pastor, y es aconsejable que la iglesia se cerciore de su idoneidad para trabajar con niños.

Evolución de Alongsiders

En 2000, el creador de Alongsiders, Craig Greenfield, comenzó un movimiento para brindar cuidado a niños huérfanos en los barrios pobres de Phnom Penh, en Camboya, empoderando y apoyando a las comunidades para que cuiden a sus propios huérfanos.

Sin embargo, Craig y su esposa estaban frustrados porque solo podían ayudar a un reducido número de niños. Y se dieron cuenta de que la solución no era contratar más personal. Fue así que Craig ideó un movimiento de jóvenes voluntarios cristianos camboyanos que pudieran ayudar a miles de niños en todo el país. Hoy en día, cientos de jóvenes cristianos actúan como mentores de un niño o niña vulnerable de su propia comunidad, y el movimiento ahora presta servicios en siete provincias del país.

La mayoría de los integrantes del primer grupo de niños que recibieron apoyo ahora tienen alrededor de veinte años. Algunos se han convertido en líderes de sus iglesias y comunidades, y un gran número de ellos han pasado a ser mentores de Alongsiders.

En 2013, Alongsiders creó movimientos similares en Indonesia e India. Ahora buscan expandirse en Asia, África y otros lugares, y tienen interés en asociarse con redes de iglesias y confesiones.

¿Qué hacen los mentores de Alongsiders?

Los mentores de Alongsiders visitan a los niños que guían por lo menos una vez por semana y suelen pasar entre dos y tres horas juntos.

  • Comen juntos.
  • Ayudan a los niños a leer, escribir y a hacer las tareas de la escuela.
  • Algunos leen la Biblia juntos.
  • Estudian juntos el programa de Alongsiders, para aprender acerca de temas prácticos y espirituales de forma divertida utilizando libros en formato cómic.
  • Algunos de los mentores eligen llevar a los niños a comprar útiles escolares con su propio dinero.
  • La mayoría de los mentores ayudan a los niños en temas de higiene y limpieza; por ejemplo, los ayudan a lavar la ropa.
  • En algunos casos, los mentores ayudan a los niños a tomar cualquier medicación que necesiten. Para los niños con VIH, esto incluye medicamentos antirretrovirales.
  • Todos los mentores oran por los niños que tienen a su cuidado a la hora de decir sus oraciones personales, y algunos oran por ellos cuando están juntos.
  • Una vez al año, asisten juntos al campamento de Alongsiders.

Agradecemos la colaboración de Craig Greenfield.

Escriba a info@alongsiders.org si a su confesión le gustaría asociarse con Alongsiders para emprender un movimiento similar. También puede escribir por carta a Alongsiders, PO Box 2475, Phnom Penh, Cambodia.


Ideas para sacar provecho a este artículo

  • En grupos, intercambien opiniones acerca de las cosas que se pueden lograr con el enfoque de Alongsiders.
  • Debatan las formas en que su iglesia o comunidad pueden apoyar a los niños vulnerables, como aquellos que han perdido a sus padres a consecuencia del sida o que estén pasando por otras dificultades.