Agricultura sostenible

Las buenas prácticas agrícolas constituyen un aspecto fundamental para lograr la sostenibilidad medioambiental, ya que es crucial encontrar maneras de adaptar y desarrollar la agricultura en el marco del cambio climático.

Nuestro enfoque de agricultura integra la gestión del agua, la tierra y el ecosistema a nivel del paisaje más que a nivel individual. Utilizamos el enfoque de «agricultura climáticamente inteligente», que consiste en una serie de técnicas agrícolas para aumentar de forma sostenible la productividad y la resiliencia del sistema, y al mismo tiempo reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. Por medio de este enfoque, la adaptación al cambio climático, así como su mitigación, constituyen en todo momento un aspecto central de nuestra planificación e inversión en el desarrollo agrícola.

Los tres objetivos de la agricultura climáticamente inteligente son:

1. Aumentar la producción y los ingresos agrícolas de forma sostenible y equitativa.
2. Propiciar sistemas alimentarios y medios de vida agrícolas más resilientes.
3. Minimizar las emisiones de gases de efecto invernadero agrícolas.