La VSG y los conflictos

Si bien la violencia sexual y de género (VSG) existe en las comunidades antes de que se desata una crisis, los riesgos y la vulnerabilidad a la VSG aumentan durante las situaciones de emergencia y los períodos posteriores a ellas. En un contexto de crisis, donde el clima político, social, económico, medioambiental y de seguridad es frágil, las personas corren mayor riesgo de violencia. La VSG puede cometerla cualquiera, incluidos familiares, grupos armados, trabajadores humanitarios, miembros de comunidades anfitrionas, refugiados o personas desplazadas internas.

Quienes se encuentran en una posición de autoridad, como policías, funcionarios de seguridad, líderes comunitarios, docentes, empleadores, arrendadores y trabajadores humanitarios, pueden abusar de su poder. Los cambios en los papeles y las responsabilidades sociales y de género, así como el estrés del desplazamiento, pueden causar o agudizar las tensiones dentro del hogar y estas, a su vez, causar violencia intrafamiliar. El estrés y la inseguridad económica pueden aumentar la adopción de mecanismos negativos para enfrentar situaciones difíciles —como relaciones sexuales de supervivencia y matrimonios tempranos o forzados— e incrementar la vulnerabilidad a la trata de personas. Durante los conflictos armados, es posible que la violencia sexual se utilice a menudo como arma de guerra.

Prevenir y responder a la VSG ayuda a salvar vidas y, por lo tanto, es fundamental para la protección durante cualquier respuesta humanitaria.

Nuestra respuesta a la VSG en un contexto de crisis

Las intervenciones directas de VSG pueden dirigirse a:

  • Proporcionar acceso a servicios médicos, jurídicos y psicológicos adecuados para sobrevivientes o proporcionar información sobre cómo acceder a los servicios disponibles (es decir, las distintas formas de derivación). 
  • Compartir mensajes clave sobre seguridad para las mujeres y las niñas en la comunidad. 
  • Implementar actividades de prevención que promuevan la igualdad de género. 
  • Abordar el estigma social, que constituye una barrera clave para las sobrevivientes que intentan acceder a los servicios. 
  • Crear espacios seguros para que las mujeres puedan reunirse y dialogar sobre los temas que les conciernen, y establecer mecanismos mediante los que pueda denunciarse y abordarse la violencia.

También debemos asegurarnos de que las intervenciones sean integrales: las respuestas de emergencia en todos los sectores deben incluir la prevención de la VSG, y todo el personal humanitario debe respetar los códigos de conducta para la prevención de la explotación y el abuso sexual.

Existen numerosas normas y directrices internacionales para apoyar la incorporación e integración de la prevención de VSG durante las emergencias, y asegurar el cumplimiento de las normas mínimas durante ellas. Entre estas, se incluyen las siguientes:

IASC. Directrices para la integración de las intervenciones contra la violencia de género en la acción humanitaria

Directrices operacionales del IASC sobre la protección de las personas en situaciones de desastres naturales (en inglés)

UNFPA Estándares mínimos para la prevención y respuesta a la violencia de género en situaciones de emergencia (en inglés)

¿Cuál es el papel de las comunidades de fe?

Los líderes religiosos son líderes de opinión clave a escala local, y los grupos de fe están presentes incluso en las comunidades remotas, desplazadas o afectadas por conflictos, a las que los Gobiernos y otros organismos les resulta difícil llegar. En una crisis, las iglesias y las mezquitas suelen convertirse en refugios y, en la práctica, los líderes religiosos generalmente son los primeros en responder.

La falta de conocimientos o de capacidad, los tabúes y las creencias perjudiciales entre estos líderes pueden impedirles hacer una contribución positiva con relación a la VSG. En particular, es posible que sean reacios a hablar sobre temas sexuales y es posible que, de hecho, justifiquen o contribuyan a las creencias perjudiciales, que constituyen una de las causas fundamentales clave de la VSG. La falta de comprensión también entorpece la colaboración de muchos organismos humanitarios con los grupos de fe, lo cual limita las respuestas de prevención coordinadas y eficaces en el ámbito de la comunidad.

Cuando se involucran de forma significativa, los grupos de fe pueden favorecer enormemente la prevención de la VSG en las comunidades afectadas por conflictos.

Nuestros recursos sobre violencia sexual y de género y conflictos

Rethinking relationships - front coverRethinking relationships: Moving from violence to equality (PDF 608 KB) (en inglés)
Este reporte presenta los resultados completos de la encuesta final llevada a cabo en quince comunidades en la provincia de Ituri en la República Democrática del Congo, acerca de la fe, las normas de género y la violencia sexual y de género en comunidades afectadas por conflictos.
Este documento también se puede encontrar en el formato de resumen de evidencia (PDF 673 KB) (en inglés)

Does faith matter front coverDoes faith matter? (PDF 505 KB) (en inglés)
Este informe describe las principales conclusiones de una investigación de base llevada a cabo en quince comunidades de la provincia de Ituri, República Democrática del Congo, sobre fe, normas de género y VSG en poblaciones afectadas por conflictos. También está disponible en francés (PDF 537 KB).
Este reporte se encuentra también como un informe de política (PDF 335 KB) (en inglés). Disponible en francés (PDF 799 KB)

Who can we turn to front coverWho can I turn to? (PDF 468 KB) (en inglés)
Este informe ofrece una explicación sobre cómo representar gráficamente las conexiones sociales, la confianza y la resolución de problemas entre las poblaciones afectadas por conflictos en Irak. Este reporte se encuentra también como un informe de política (PDF 473 KB) (en inglés)

Paso a Paso 106Paso a Paso 106 
Edición especial de la revista en que se analizan las distintas maneras en que podemos acabar con la violencia sexual y de género y proporcionar apoyo holístico a las sobrevivientes.