Transformando masculinidades: Enfoque de Tearfund para acabar con la VSG

Paso a Paso 106 - Violencia sexual y de género

Paso a Paso 106 analiza cómo podemos poner fin a la violencia sexual y de género y brindar apoyo integral a las sobrevivientes.

Transformando masculinidades: Enfoque de Tearfund para acabar con la VSG

¿Qué podemos hacer para acabar con la violencia sexual y de género (VSG) en nuestros hogares y comunidades? Tearfund ha desarrollado un nuevo enfoque basado en la fe llamado Transformando Masculinidades para ayudar a lograr este objetivo.

Un grupo participa en una actividad de Transformando Masculinidades en Brasil sobre género, poder y estatus. Foto: Prabu Deepan/Tearfund
Un grupo participa en una actividad de Transformando Masculinidades en Brasil sobre género, poder y estatus. Foto: Prabu Deepan/Tearfund

La desigualdad entre los hombres y las mujeres es un factor determinante de la VSG. Si realmente nos interesa acabar con la desigualdad de género, debemos abordar las ideas perjudiciales que tiene la gente sobre lo que significa ser hombre o ser mujer. 

Hasta ahora, muchos programas de desarrollo se han centrado en crear conciencia sobre la VSG, empoderar a las mujeres, las niñas y las sobrevivientes, y abogar por sus derechos. Sin embargo, no se ha hecho suficiente para involucrar a los hombres y los niños, que conforman el principal grupo que comete los actos de violencia (y que, a veces, también son víctimas). Además, los hombres tienen cargos de poder e influencia en muchos ámbitos, como el cultural, el político y el eclesiástico. Si nos involucramos adecuadamente con ellos, pueden convertirse en grandes aliados para la promoción de la igualdad de género.  

El enfoque Transformando Masculinidades examina las diferentes ideas que tiene la gente sobre lo que significa ser hombre, tanto en las relaciones, el hogar, la comunidad y la sociedad en general. A veces, la sociedad enseña a los hombres a adoptar comportamientos que son perjudiciales tanto para ellos como para los demás, especialmente con las mujeres y las niñas. El enfoque Transformando Masculinidades crea un espacio para las conversaciones, la reflexión, la responsabilidad y una experiencia compartida con otros hombres para romper el ciclo de la violencia. Además, promueve los aspectos positivos de ser hombre y pone a Jesús como ejemplo.

El uso de la fe y las Escrituras 

La mayoría de la población mundial tiene una religión o fe. A veces, los líderes religiosos (que, por lo general, son hombres) y ciertas interpretaciones de los textos sagrados pueden reforzar las creencias que otorgan más poder y valor a los hombres que a las mujeres. Estas interpretaciones dañinas perpetúan la desigualdad de género y, con frecuencia, incluso se utilizan para justificar la violencia y para avergonzar a las sobrevivientes de la VSG.

No obstante, los líderes eclesiásticos y las creencias religiosas también pueden ser poderosos agentes de cambio en la lucha contra la VSG. El enfoque Transformando Masculinidades involucra a líderes religiosos y capacita a «facilitadores de relaciones transformadas», que luego facilitan diálogos comunitarios.

Transformando Masculinidades

¿Cuál es el impacto?

Actualmente, Transformando Masculinidades se utiliza en ocho países, incluidos Brasil, Burundi, República Democrática del Congo, Birmania y Nigeria. Hasta la fecha, Tearfund ha capacitado a más de 400 líderes religiosos y 200 facilitadores, y más de tres mil personas han participado en el proceso de diálogos comunitarios. Los resultados y los datos de monitoreo iniciales indican las siguientes conclusiones:

  • La violencia íntima de pareja se ha reducido de forma considerable. 
  • Se llevan a cabo más conversaciones sobre género. 
  • La violencia de género entre los hombres y las mujeres se ha reducido.  
  • Los líderes religiosos hablan abiertamente sobre violencia de género con mayor frecuencia durante sus servicios. 
  • Ha mejorado el apoyo para las sobrevivientes. Los hombres se involucran más en las tareas domésticas. Han mejorado los procesos de toma de decisiones dentro de las familias.

Nosotros consideramos que Transformando Masculinidades ayudará tanto a cambiar el comportamiento individual como a construir una sociedad libre de toda forma de VSG.


Actividad en grupo: Jesús, nuestro ejemplo

Esta reflexión bíblica, que puede llevarse a cabo en grupos pequeños, se adaptó del manual Transformando Masculinidades.

Leer Efesios 5:22–25

Invite a los participantes a formar tres grupos. Cada grupo debe hacer una lista de 10 a 12 características de los hombres de su comunidad, y luego 10 a 12 de Jesucristo.

Pida a cada grupo que discuta lo siguiente y presente los puntos clave ante todo el grupo. Deles 20 minutos para discutir/reflexionar.

Grupo 1: Observar las relaciones. ¿Cómo interactuó Jesús con Su familia, amigos, colegas, discípulos y las mujeres que lo siguieron? 

Pensamientos para guiar la reflexión: si los hombres de hoy fueran como Jesús, ¿cómo tratarían a las mujeres, niñas, hijas, hermanas, esposas, madres? ¿Qué clase de padres o maridos serían? 

Piense en Jesús lavando los pies de Sus discípulos (Juan 13:1-17), cocinando para Pedro (Juan 21:10-14), diciéndole a Marta que prestarle atención a Él era más importante que estar ocupada (Lucas 10:38-42), llorando por Su amigo Lázaro (Juan 11:17-43), etc.

Grupo 2: ¿Cómo respondió Jesús a aquellos que fueron estigmatizados por su comunidad, como las mujeres que fueron rechazadas y discriminadas?

Pensamientos para guiar la reflexión: si los hombres de hoy fueran como Jesús, ¿cómo tratarían a los sobrevivientes de abuso, a las mujeres que son abusadas o violadas en sus comunidades, hogares o iglesias? ¿Culparían a las «víctimas»? ¿Las estigmatizarían? ¿Las rechazarían? ¿Permitirían que volvieran a abusar de ellas? Vea cómo Jesús trata a la mujer samaritana (Juan 4:4-26), la mujer con un flujo de sangre (Lucas 8:43-48), la mujer sorprendida en adulterio (Juan 8:1-11), la mujer que lavó Sus pies (Lucas 7:36-50), etc.

Grupo 3: ¿Qué clase de líder era Jesús? ¿Cómo lideraba? ¿Cómo enseñaba? ¿Cómo interactuaba con los que lideraba?

Pensamientos para guiar la reflexión: si los hombres o las mujeres quieren ser líderes como Jesús, ¿cómo deben hacerlo? ¿Qué harían para poner fin a la violencia sexual y de género? ¿Cómo abordarían la desigualdad de género? ¿Poligamia? ¿Las prácticas nocivas en el hogar, en nuestras iglesias, en nuestra comunidad? ¿Qué harían para responder a lo que ven? (Enfóquese en Jesús como el líder servidor: vino a servir y no a ser servido, lideró en humildad, con amor, compasión y empatía).

En conclusión...

Argumente que podemos considerar que Jesús fue un gran modelo para los hombres. Incluso en circunstancias que no siempre eran justas o correctas, mantuvo el autocontrol. Se enojó, pero nunca fue violento. De hecho, habló en contra de la violencia. Se comunicó sin agresión y fue paciente, atendiendo a la gente cuando lo necesitaban. Más importante aún, desafió todas las normas sociales, religiosas y culturales para un hombre de ese tiempo. 

Pida a los participantes que reflexionen sobre cómo pueden promover este modelo en sus comunidades, iglesias y hogares, y cómo pueden modelar tal comportamiento ellos mismos.

Prabu Deepan
Prabu Deepan dirige el trabajo en el área de género y masculinidad de Tearfund. Sitio web: www.tearfund.org/transformingmasculinities Correo electrónico: prabu.deepan@tearfund.org