Oro negro - La importancia del abono

Peter Musgrave. 

La manufactura de abono es una oportunidad vital, salvadora de vidas, de ahorrar desperdicios y convertirlos en un uso productivo. El abono se hace de mezclar materiales orgánicos de desecho – como hojas, maleza y paja – y dejarlos descomponer hasta que se forme una tierra negra, desmenuzable. Los materiales necesarios para hacerlo están disponibles localmente, son accesibles y gratuitos. 

El abono fermentado ayuda a las plantas a crecer mejor. Enriquece la tierra, la que pierde nutrientes a causa de las plantas hambrientas de alimento. Usando abono, la gente puede cultivar más verduras y árboles para alimentarse. El abonar simplemente copia la manera de ser de la naturaleza. Las hojas se caen de los árboles, las plantas crecen y se mueren y el ciclo natural de descomposición devuelve los nutrientes a la tierra. Muchas personas saben sobre el abono, pero no se toman el tiempo para hacerlo de una manera organizada. Muchos agricultores confían en cambio en fertilizantes químicos. Sin embargo, éstos son caros y no mejoran la estructura de la tierra. 

Nosotros lemos en la Biblia del cuidado de Dios por la naturaleza. Por ejemplo, el Salmo 65 nos recuerda que Dios se preocupa de la tierra, sobre todo la tierra fértil. Dios creó todo lo que existe. Hay un tabú, sin embargo, en muchas culturas sobre tocar ‘las cosas sucias’ como el abono y el estiércol de la vaca y la educación puede reforzar esta idea. Para muchas personas, el propósito de la educación en Bangladesh es permitirles a los niños que salgan de la tierra hacia trabajos ‘limpios’. Entonces, ¿cómo ve Dios la suciedad? 

En la Biblia, se eleva a las personas pobres y humildes. ¡La suciedad y el estiércol de la vaca están en el corazón del mensaje de Navidad! Los ‘sucios’ pastores en los campos por la noche son los primeros a los que se les anuncia sobre el Niño Jesús. Ellos encuentran al bebé envuelto en una manta, acostado en un pesebre, (el comedero de una vaca). El mensaje para nosotros también, como agricultores, marginales o parte de una casta baja, es buscar entre los pobres para ver a Dios trabajando en el mundo. 

Producción de abono 

El abono puede hacerse de cualquier desperdicio vegetal disponible, incluso de la paja de arroz y del jacinto acuático. 

El jacinto acuático bloquea los cauces de agua por todo Bangladesh y es un verdadero problema. Sin embargo, si se corta y se pone rápidamente en los montones de abono se descompone rápidamente y produce un abono excelente. También se puede simplemente dejarlo podrirse en los campos y enriquecer la tierra para la próxima cosecha. 

Los agricultores cerca de Jobarpar y Bisherkandi han aprendido a hacer bolas de abono del jacinto podrido. Ellos plantan retoños de árboles en las bolas y los encuentran muy fáciles de vender a la gente en el mercado. 

Pozos y montones de abono  

En áreas húmedas se recomienda construir montones de abono sobre la tierra. En áreas secas, pueden excavarse pozos de abono. Los pozos o montones deben ser de alrededor de un metro cuadrado en tamaño. Para los montones, hacer una armazón de estacas de madera y ramas en tres lados. Hacer una base de piedras o varillas para el desagüe. Llenar los pozos o montones con capas de hojas muertas, malezas verdes, paja, basura, estiércol, desperdicios de la cocina y ceniza del fogón. 

Se recomiendan tres pozos o montones. El nuevo material para abono se agrega a un montón o pozo y luego se cambia a otro montón o pozo cada dos semanas para agregar aire, mezclar los materiales y acelerar el proceso de descomposición. Se agrega también agua. El abono terminado que está listo para usarse se puede guardar en el tercer montón o pozo. Cubrir con plástico o esteras para proteger el abono del sol y lluvia y prevenir la pérdida de nutrientes vegetales. ¡El material de desecho se ha convertido en algo nuevo, productivo y útil – oro negro! 

Peter Musgrave trabajó con la Iglesia de Bangladesh durante cinco años. Su dirección es: 3 Auckland Rd, Ilford, Essex, IG1 4SD, Inglaterra. Tel/Fax: +44 (0)20 8554 0923 E-mail: peter@redbridgecvs.net   

Diagrama mostrando las capas en un pozo de abono típico.