Campaña por el derecho a los alimentos en Brasil

Preparando la cena en el nordeste de Brasil. Marcus Perkins/Tearfund
Preparando la cena en el nordeste de Brasil. Marcus Perkins/Tearfund

Objetivo 1 Erradicar la pobreza extrema y el hambre

por Daniela Sanches Frozi.

Brasil es uno de los mayores productores de alimento a nivel mundial, sin embargo, millones de personas que viven en la región norte y nordeste del país sufren escasez de alimentos. 

El Consejo Nacional de Seguridad Alimentaria y Nutricional (CONSEA, por sus siglas en portugués) aconseja al Presidente sobre las acciones que deben tomarse a nivel nacional para garantizar el derecho al alimento. En el CONSEA, los miembros de la sociedad civil y del gobierno trabajan juntos para elaborar políticas públicas que protejan a las personas más vulnerables.

En 2009, CONSEA inició una campaña nacional en nombre de las personas que padecen hambre en Brasil. La campaña pidió una enmienda constitucional que tiene por objeto incluir el derecho a una alimentación adecuada en la Constitución de Brasil. Si tuviera éxito, la población brasileña obtendría más protección del gobierno durante tiempos de hambre. Distintos grupos apoyaron y se inscribieron a la campaña, incluyendo la Red Evangélica Nacional de Acción Social (RENAS) y la Red FALE de defensoría.

En diciembre de 2009, la Cámara de Diputados todavía no había aprobado la enmienda constitucional y la campaña nacional del CONSEA dejó de ser un tema político candente. Por tanto, Tearfund y sus asociados en Brasil decidieron presionar a la Cámara de Diputados para actuar. La oportunidad de unirse para lograr un objetivo común animó a muchas asociaciones, redes e iglesias participantes de RENAS y de la Red FALE a participar en la campaña nacional del CONSEA.  

Se utilizaron dos argumentos:

  • Casi 14 millones de brasileños viven en hogares con un nivel grave de inseguridad alimentaria, según los datos publicados por la primera encuesta sobre Seguridad Alimentaria realizada en el 2004 por el IBGE, un respetado instituto nacional de estadísticas.
  • La Constitución Federal de Brasil (Artículo 6) garantiza el derecho a la educación, a la salud, al trabajo, a la vivienda y a otras cosas – pero, ¿y qué se dice del derecho a la alimentación?

Dirigida por RENAS y la Red FALE, la campaña por el derecho humano a una alimentación adecuada inició el 22 de diciembre de 2009 y continuó hasta que llegó el momento de votar por la enmienda constitucional en el orden del día de la Cámara de Diputados el 4 de febrero de 2010. Utilizando sitios web y correos electrónicos, las personas involucradas diseminaron información a través de sus redes a personas a nivel regional y local, dando instrucciones claras sobre lo que tenían que hacer para apoyar la campaña. Se les pidió a las personas:

  • escribir a los miembros del Congreso brasileño
  • plantear temas de seguridad alimentaria con los políticos locales
  • orar. 

Esto condujo a la aprobación de la enmienda constitucional, lo que de inmediato garantizó el derecho humano a una alimentación adecuada a todos los ciudadanos de Brasil – una victoria muy importante. 

El Sr. Nazareno Fonteles, el representante del Frente Parlamentario para la Seguridad Alimentaria, le dijo al representante de RENAS en el CONSEA que la presión ejercida por los evangélicos fue muy importante porque:

  • se recibió una gran cantidad de mensajes
  • llegaron mensajes todos los días
  • se demostró que los evangélicos estaban preocupados por los derechos de la población brasileña a una alimentación adecuada.

El éxito de la campaña demuestra la influencia que los cristianos pueden tener en la política. El reto al que nos enfrentamos es el de seguir promoviendo otras campañas de defensoría, para que podamos trabajar hacia una sociedad libre de pobreza extrema.

Daniela Sanches Frozi es una asesora de políticas públicas que trabaja en Brasil.