Ser sordo en Afganistán

Estudiantes sordos y maestros de SERVE EMAD diciendo sus nombres en lenguaje de señas. SERVE
Estudiantes sordos y maestros de SERVE EMAD diciendo sus nombres en lenguaje de señas. SERVE

por Justin Power.

SERVE Afganistán ha estado trabajando con grupos estigmatizados de afganos por muchos años. Al igual que en todo el mundo, la sociedad afgana tiene ideas falsas sobre las personas con discapacidades. Para dar respuesta a este estigma, SERVE ofrece información correcta y demuestra que las ideas de la sociedad necesitan cambiar.

Nosotros en SERVE hemos tenido el privilegio de aprender de afganos con discapacidades en nuestra lucha en contra del estigma social. Hace poco me senté con dos empleados sordos de SERVE para preguntarles sobre sus experiencias con el estigma. Khalil es un supervisor en el proyecto de capacitación y movilización de las personas con discapacidades afganas (Enabling and Mobilising Afghan Disabled, EMAD) de SERVE. Ha trabajado con SERVE por más de 20 años. Faiz Mohammad es un egresado de la escuela para sordos de SERVE en Jalalabad, una de las pocas personas sordas graduadas de la escuela secundaria en el país. Ahora también trabaja en el proyecto EMAD.

¿Cómo se siente tu familia respecto a tu sordera?

Faiz Mohammad: Algunos de mis familiares no tenían una mentalidad tan abierta. Se burlaban mucho de mí y decían que no debía asistir a la escuela. Un día mi padre me llevó a sentarme con todos los tíos. Les dijo que me hicieran cualquier pregunta que quisieran. Mis tíos escribieron preguntas en papel y yo respondí cada una de ellas. Estaban completamente sorprendidos de ver que una persona sorda pudiera aprender a leer y escribir. Creo que se dieron cuenta en ese momento que las personas sordas pueden asistir a la escuela y aprender al igual que lo hacen las personas que pueden oír.

¿Qué piensan los afganos de las personas sordas?

Khalil: La mayoría de los afganos piensa que las personas sordas están locas de alguna forma, por lo que se burlan de ellas. A mí me han tirado piedras porque soy sordo. Puede ser una lucha comunicarse con personas que pueden oír.

Faiz Mohammad: En el transcurso de mi niñez, las personas en las calles se reían de mí mientras caminaba hacia la escuela. Preguntaban, “¿Cómo puede ayudarle a una persona loca ir a la escuela?” No fue sino hasta justo el final de mi educación escolar que las cosas cambiaron. La gente vio que yo había obtenido un di-ploma, que podía leer y que había encontrado un empleo. Sólo entonces, 12 años después, las personas comprendieron que habían estado equivocados todo ese tiempo.

¿Cómo se cambian las actitudes de las personas hacia las personas sordas?

Faiz Mohammad: La información es importante. Una manera de compartir información es reunir a miembros de la comunidad que puedan oír y enseñarles sobre la sordera y el lenguaje de señas y sobre la capacidad de las personas sordas de ser alfabetizadas y trabajar. Si los líderes de una comunidad son los que están compartiendo la información, los miembros de la comunidad escucharán y cambiarán su modo de pensar con mayor rapidez.

Khalil: A veces reunimos a miembros de la comunidad y compartimos vídeos con ellos sobre las causas de la discapacidad. Las personas parecen aceptarlos y aprenden bien con ellos.

Faiz Mohammad: El aprendizaje también ocurre entre vecinos. A menudo mi madre compartía la información que ella había aprendido con sus vecinos. Las mezquitas son un buen lugar donde compartir información y enseñarles a las personas que es un pecado burlarse de las personas sordas.

¿Cómo te sientes tú respecto a tu sordera?

Faiz Mohammad: Ahora tengo muchas convicciones sobre la sordera. Las personas sordas son descuidadas en todas partes de Afganistán. La mayoría es analfabeta, se queda en el hogar todo el día y no tiene mucha esperanza. Yo soy uno de los afortunados que puede leer. Quiero servir a las personas sordas y ver que Af-ganistán se desarrolle, de modo que algún día las personas sordas en todo el país tengan la misma visión y oportunidades que yo.

Los proyectos de SERVE estimulan la esperanza de las personas ciegas, sordas, con discapacidades físicas e intelectuales en Afganistán.

SERVE
PO Box 4015
Karte Char, Kabul
Afghanistan
info@serveafghanistan.org