Asistencia para las familias de los presos

Paso a Paso 104 - Cárceles y presos

Paso a Paso 104 incluye consejos prácticos sobre cómo involucrarse en el ministerio de prisiones y asistir a los exconvictos.

Las actividades creativas ayudan a los hijos de presos a relajarse y a divertirse. Foto: Confraternidad Carcelaria Singapur
Las actividades creativas ayudan a los hijos de presos a relajarse y a divertirse. Foto: Confraternidad Carcelaria Singapur

Asistencia para las familias de los presos

Cuando alguien es enviado a la cárcel, sufre toda la familia. La asistencia para las familias es un importante servicio que forma parte del ministerio de Confraternidad Carcelaria Singapur (PFS). Apoyamos a unas setenta familias de reclusos mediante los siguientes programas: 

Grupos de apoyo. Cuando un ser querido debe ir a la cárcel, implica normalmente un gran sufrimiento para el cónyuge. Las esposas y las madres suelen aislarse debido a que sienten vergüenza. Los grupos de apoyo les ofrecen un espacio seguro para que puedan expresar sus sentimientos sin sentirse juzgadas. También brindan una plataforma para actividades sociales y sesiones de orientación psicológica en grupo. 

Visitas a domicilio. El equipo de Asistencia Familiar y un grupo de voluntarios visitan periódicamente a las familias de los presos para ofrecerles su amistad, consuelo y orientación psicológica. Las visitas son especialmente útiles si los miembros de la familia están enfermos o en cama. 

Empleo, capacitación profesional y asistencia financiera. PFS ayuda a las familias de los presos a buscar empleo, proporcionándoles capacitación en expresión oral y escrita, computación y artesanía. También ofrecemos apoyo financiero a corto plazo a las familias que necesitan ayuda urgente. 

Derivaciones a centros de servicios para familias, a proveedores de orientación psicológica y a la comunidad de fe. PFS trabaja en colaboración con varias organizaciones para proporcionar servicios profesionales de orientación psicológica y de asistencia social. Mientras llevamos a cabo esta tarea, cultivamos una amistad con las familias, con el fin de ayudar a los reclusos a reunirse con ellas tras su liberación. 

Ministerio de padres. Los padres de los presos con frecuencia se convierten en los cuidadores de sus nietos. PFS les proporciona asistencia emocional, médica y práctica en general. 

Apoyo para los hijos de los presos. Los hijos de los presos a menudo sufren aislamiento, vergüenza y pobreza. A veces, sufren de una falta de atención por parte de sus cuidadores porque a ellos mismos les suele resultar difícil resistir la situación. Care Club es un club semanal para los hijos de los presos. Organizamos actividades como clases individuales, lectura, música, arte y danza los sábados con la ayuda de voluntarios. Care Club también organiza salidas y campamentos durante las vacaciones escolares donde realizamos actividades divertidas con los hijos de los presos.

Pregunta para el debate

  • ¿Cómo podría su iglesia u organización apoyar a las familias de los presos?

Redactado por el personal de Confraternidad Carcelaria Singapur.

Sitio web: www.pfs.org.sg
Correo electrónico: admin@pfs.org.sg


Cómo cuidar a un hijo de un preso

El encarcelamiento de un ser querido puede resultar abrumador tanto para los niños como para quienes se quedan a cargo de su cuidado. Si usted cuida a un hijo de un preso, a continuación le ofrecemos algunos consejos sencillos sobre cómo puede ayudarlo durante los momentos difíciles.

  • Cree seguridad. Por las mañanas, dígale al niño algo de lo que hará durante el día. Por ejemplo, «Tu abuela te irá a buscar a la escuela. Después, irán al parque y más tarde cenaremos todos juntos». 
  • Demuéstrele compasión. Dele al niño un corazón de papel para que lo guarde en el bolsillo. Por ejemplo, puede decirle: «Esto es para recordarte que te amo y que siempre estaré a tu lado». 
  • Exprese sus emociones. Hágase tiempo durante el día para preguntarle: «¿Cómo te sientes?». Recuerde decirle que no hay problema si tiene sentimientos intensos y que no importa qué sentimientos sean. 
  • Respóndale con honestidad. Cuando le explique dónde está su padre o su madre, puede decirle: «Tu papá estará en un lugar llamado prisión (cárcel) durante un tiempo. Los adultos a veces van a la cárcel cuando incumplen una regla llamada ley». 
  • Mantenga la comunicación. Si es posible realizar llamadas telefónicas, este medio constituye una excelente manera para que el niño se mantenga en contacto con su padre o su madre. Ayúdelo a pensar en algo que le gustaría decirle, y dele una foto de él o ella para que la tenga durante la conversación telefónica. 
  • Prepárense juntos. Antes de ir a visitar a su ser querido a la cárcel, cuéntele al niño algunas de las cosas que pueden ocurrir. Por ejemplo, «No podremos sentarnos en la misma sala con tu mamá, pero podremos verla a través de una ventana y leer un cuento juntos».

Adaptado del conjunto de herramientas de Sesame Street «Niños pequeños, retos grandes: encarcelamiento». Véase la sección «Recursos» para más información.